Vista del chalé construido en Arbejales por el hijo del exalcalde socialista de Teror Juan de Dios Ramos. / C7

Arranca el juicio al exalcalde de Teror Ramos Quintana por el chalé de su hijo Abundio

El fiscal ve «una maniobra continuada y fraudulenta» para darle apariencia de legalidad a la construcción de una vivienda ilegal que propone derribar

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha señalado para hoy martes y los dos próximos días las sesiones del juicio oral del 'caso Abundio', en el que el fiscal solicita pena de prisión de tres años y de inhabilitación especial para empleo o cargo público durante 10 años, y multa de 10.800 euros, para el exalcalde socialista de Teror Juan de Dios Ramos Quintana como presunto autor de un delito contra la ordenación del territorio.

También figuran como acusados Abundio Ramos, hijo del que fue alcalde de Teror entre 1991 y 2015; el exconcejal de Urbanismo Armando Santana (PSOE); el Secretario General del Ayuntamiento, Rafael Lezcano; y el exarquitecto técnico municipal Germán Acosta.

LAS CLAVES

  • Acusados. Son cinco: exalcalde de Teror y su hijo, el exedil de Urbanismo, el Secretario General y el exarquitecto técnico.

  • Tres días. En las tres sesiones del juicio oral prestarán declaración los testigos, los peritos y los acusados, respectivamente.

  • Pena. El fiscal pide una pena de tres años de prisión y de 10 de inhabilitación para el exalcalde, y una multa de 10.800 euros.

  • Cambiazo. Con la calificación territorial para rehabilitar un alpendre y pajar se construyó un chalé a 200 metros de distancia.

«Existió una maniobra continuada y fraudulenta, conscientemente artera y falsaria, dirigida a dar apariencia de legalidad a la construcción de una edificación para vivienda a favor del hijo del regidor municipal que, de haber observado una tramitación rigurosa y no haber ocultado información y datos esenciales a los organismos competentes, en ningún caso podría haberse autorizado», relata el fiscal en sus conclusiones.

La maniobra consistió en pedir una calificación territorial al Cabildo, en febrero de 2003, para rehabilitar una edificación en Arbejales, con alpendre en la planta baja y pajar en la alta, para levantar con ella a 200 metros de distancia un chalé de dos plantas y 110 metros cuadrados construidos en una parcela de 1.433 metros cuadrados, cuando la superficie mínima exigida era de 4.000 metros cuadrados, en una fecha en la que el otorgamiento de licencias urbanísticas estaba suspendido en Teror.

Obtenida la calificación en octubre de 2003, explica el escrito del fiscal, Abundio logró licencia municipal de obra de rehabilitación en enero de 2004, firmada por su padre; licencia de primera utilización en abril de 2005, por resolución de Alcaldía; y cédula de habitabilidad en marzo de 2008.

Para conseguir la calificación presentó, entre otros documentos fotos de un inmueble de 80 años y un certificado del Consistorio firmado por el alcalde accidental Armando Santana y el Secretario General basado en un informe favorable de ese mismo día de Germán Acosta.

Con la calificación en la mano, el promotor pidió licencia de obra en noviembre de 2003, incluyendo copia de la escritura por la que sus padres le donaron una finca en Arbejales en junio de 2002. En enero de 2004 su padre dictó el decreto con el visto bueno del edil de Urbanismo. Ese mismo día Acosta presentó una propuesta favorable.

Las certificaciones finales de obra, de Acosta y la aparejadora Ana Belén Martínez, en febrero de 2005, mantuvieron que se había ajustado al proyecto.

Con nuevos informes a favor de Acosta y el Secretario, recibió licencia de primera utilización en abril de 2005 y pidió en octubre de 2007 la cédula de habitabilidad, dada en marzo de 2008 con nuevos informes de ambos.

El fiscal acusa a Abundio Ramos de dos delitos, por los que pide tres años de prisión y de inhabilitación para trabajar en la construcción en cada caso; al arquitecto Germán Acosta de cuatro; de dos al Secretario General; y de dos delitos al exconcejal Armando Santana.

También exige la demolición de la vivienda del hijo del exalcalde de Teror.

Hoy están citados a declarar los testigos, entre ellos varios vecinos de la zona de Arbejales donde están el alpendre y el chalé.