Vista de cómo está quedando el muelle viejo. / ARCADIO SUÁREZ

Agüimes ultima las obras para hacer del muelle viejo un solárium

Este proyecto, cofinanciado por el Cabildo y el Fdcan, lo ejecuta Construcciones Rodríguez Luján SL por 85.579 euros

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Agüimes

El muelle viejo de Arinaga parece otro. De tener un uso industrial, que fue para lo que se construyó en 1893, pasará a convertirse en un gran solárium, 128 años después y tras décadas abandonado. Las obras están muy avanzadas y ya dejan ver el aspecto que lucirá.

Una plataforma de madera cubre toda la superficie superior del muelle y una pasarela de aluminio marino facilita la entrada al mar a los bañistas por la zona del espigón, donde una escalera servirá de acceso al agua. Este proyecto, cofinanciado por el Cabildo y el Fdcan, lo ejecuta Construcciones Rodríguez Luján SL por 85.579 euros.

Tramo final de acceso al agua desde el muelle. / Arcadio suárez

El muelle mide 57,39 metros de largo por 6 de ancho y terminaba en una cabeza semicircular, hoy en día destruida por el mar. Lo forman dos diques paralelos de 0,80 metros con un espacio interior que fue rellenado con pedraplén. Las obras han recuperado parte de su estructura.