Terraza casi desmontada de un restaurante de la playa de Arinaga. / Arcadio suárez

Agüimes aplaza la retirada de las terrazas exprés hasta la remisión de la sexta ola

Un abogado remitió un escrito respaldado por 50 firmas para que se dejasen las terrazas. El gobierno local justifica su decisión para ayudar al sector por la aplicación del nivel 4

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Agüimes

El Ayuntamiento de Agüimes ha decidido aplazar la retirada de las terrazas exprés hasta la remisión de la sexta ola de contagios por la covid-19. El gobierno local, que preside Óscar Hernández, había ordenado levantarlas antes del 17 de enero, pero dada la entrada en vigor en la isla del nivel 4 de alerta sanitaria y el aumento de las restricciones de aforo y horario para los negocios de restauración, ha decidido poner en marcha una especie de moratoria. El alcalde avanza que este viernes tratará con los técnicos y abogados de la corporación la fórmula jurídica adecuada para la aplicación de esta extensión temporal y, sobre todo, la fijación concreta de un nuevo límite, si será el de la vuelta al nivel 3 de alerta o bien al nivel 2.

El regidor local explicó este jueves que desde que el Gobierno de Canarias anunció esta semana su decisión de recrudecer las condiciones de aforo, sobre todo en interior, de los locales de restauración, el equipo de gobierno municipal se planteó volver a permitir las terrazas exprés. « Desde el principio, cuando aplicamos hace un año esta medida excepcional, lo hicimos con la idea de facilitar el desarrollo económico de este sector; así que dado que ahora las nuevas normas sanitarias pueden volver a afectarles en el ejercicio de su trabajo, creemos que es de sentido común volver a implantarla», apuntó. Aún pidiendo el pasaporte covid a los clientes, en el nivel 4 el aforo en el interior de bares y restaurantes se reduce al 33%.

Hernández reconoce que como el plazo que inicialmente dio para la retirada ya venció hace días, el pasado lunes, habrá locales que cumplieron a rajatabla con el límite que se les anunció y que ya desmontaron sus terrazas, pero el alcalde entiende que, dado que son estructuras desmontables, tampoco les supondrá mayor problema recuperarlas. En cualquier caso, es una opción voluntaria.

Desde el 9 de enero, antes de la implantación del nivel 4, había llegado al Ayuntamiento una solicitud por escrito, remitida por el abogado Manuel Domínguez en representación de 50 firmas, en la que les instaba, en nombre de parte del sector, a reconsiderar su orden de mandar retirarlas. En ese documento, que no ha recibido respuesta, se le quejaban de una medida que entienden «inexplicable», adoptada, decía el letrado, «como si la pandemia hubiese desaparecido (...); mientras continúan las restricciones (...); mientras aparecen nuevas variantes de de la covid como la Ómicron, que resultan más contagiosas (...); y mientras la isla se halla en un pico de incidencia acumulada». En ese sentido, le reprochaba que, en ese contexto, «opte por tomar decisiones contrarias y muy perjudiciales contra el sector, obligando a cerrar terrazas o no autorizar las nuevas, mientras otros municipios hacen lo contrario». Por eso, le requerían para que rectificase con carácter de urgencia porque si no muchos negocios se verían obligados a cerrar. Un empresario, de forma anónima, confesó a este periódico su desesperación y calificó la medida de «atropello».

Sin embargo, el alcalde desvincula esta moratoria a las terrazas exprés de la existencia de ese escrito, entre otras cosas, porque Hernández duda de que las firmas que lo acompañan sean del sector. Asegura que desde que anunciaron la fecha límite para retirar este tipo de estructuras, concedidas de forma temporal y extraordinaria, no recibieron ninguna reacción contraria. En todo caso, fuentes municipales recuerdan que el Ayuntamiento también instó a los beneficiarios de esta medida a regularizar esas terrazas exprés, ajustando a la normativa aquellas que se pudiera. De la veintena de negocios que no las tenían y que las montaron hace un año al amparo de este paraguas normativo excepcional, al menos cinco ya tramitan su regularización.