El agua cayendo en el puente de Teror, en el casco. / C7

Incidencias leves en el Norte grancanario para el palo de agua caído

La lluvia apenas deja desperfectos materiales en municipios como Teror, que registró 115 litros por metro cuadrado

Patricia Vidanes Sánchez
PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ Las Palmas de Gran Canaria

En el Norte de Gran Canaria, como en el resto de la isla, 'Hermine', el ciclón reconvertido en tormenta tropical, dejó bastante agua pero de forma serena, sin destrozos. Eso sí, los servicios municipales y los efectivos de emergencias de los distintos municipios tuvieron que atender durante todo el fin de semana, y sobre todo el domingo, un sinfín de incidencias.

Donde los indicadores señalan que más agua cayó fue en Teror, con registros de hasta 115,6 litros por metro cuadrado según la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología).

El resultado de tanta lluvia son barrancos corriendo, caideros y escorrentías. En cuanto a los daños materiales, y según el balance del Ayuntamiento de Teror, son mínimos: la caída de una decena de taludes y muros en carreteras e inundaciones en viviendas y bajos.

En total, se registraron una decena de caídas de taludes y muros en carreteras, que interrumpieron el paso de vehículos en La Molineta, Espartero, Guanchía o en Lomo Pilón a El Cortijo.

También se registraron inundaciones importantes en viviendas de la zona de Hoya San Lázaro, El Álamo y Avenida de Venezuela.

En total, la Policía Local de Teror recibió 40 llamadas de la vecindad comunicando incidencias, especialmente en viviendas y caminos, algunas de ellas remitidas también a través del 112.

Sin fluido eléctrico en La Goleta

En el municipio de Arucas «hemos tenido bastantes incidencias», aseguró este lunes el alcalde, Juan Jesús Facundo, pero afortundamente leves y ningún daño personal.

Los desperfectos «se han ido resolviendo con los servicios municipales y con los servicios de Limpieza y también a través de Ferrovial».

Facundo señaló a su vez que Arucas registró debido a las fuertes lluvias cortes de electricidad, especialmente prolongadas en algunas viviendas de La Goleta, donde en la mañana de este lunes continuaban sin fluido eléctrico.

Labores de limpieza en una calle de Arucas. / C7

Entre las actuaciones más destacables, las que se han tenido que llevar a cabo en la calle La Fragata, en Bañaderos, y también en el Camino de La Cruz, Visvique, El Trapiche y Los Portales.

La mayoría de las incidencias que han tenido que solventarse están relacionadas con estancamiento de agua en calles, caída de piedras y arrastre de lodo y materiales de deshecho, así como inundaciones en alguna vivienda.

El alcalde de Arucas ha agradecido la labor desempeñada por los efectivos de Protección Civil, Policía Local, Limpieza, Canaragua y Alumbrado.

Incidencias leves y controladas

Los municipios de Moya, Santa María de Guía, Gáldar, Agaete o Valleseco, donde de forma incesante llovió durante todo el fin de semana, comparten el mismo balance: muchas incidencias leves y controladas.

Así, en la Villa de Moya se registraron caidas de piedra en carreteras, algún desbordamiento del alcantarillado y alguna casa anegada.

En Valleseco, lo más destacado fue la caída de un muro a causa de una barranquera de agua y el desbordamiento de rejillas de agua en la zona de Zumacal; derrumbes de terraplenes en la GC-21; y la inundación de la planta baja en una vivienda en la zona de Lanzarote.

En toco caso, desde Ayuntamiento se están llevando acciones para asegurar las zonas afectadas, siendo supervisadas por el personal de Protección Civil de Valleseco, concejal del área y el propio alcalde del municipio.

120 litros de agua en el casco de Gáldar

A su vez, en Gáldar se registraron cifras de vértigo en cuanto a caída de precipitaciones: 120 litros por metro cuadrado en el casco y en la cumbre unos 200 litros.

Pero el agua cayó sin causar males mayores y, en principios, es bien recibido en el sector primario.

Sin embargo, al Ayuntamiento de Gáldar lo que más le preocupa son las diversas incidencias eléctricas registradas, con familias sin luz después de 24 horas.

En la mañana de este lunes Endesa ya había repuesto el suministro en algún sector en el Barranco del Juncal, en Las Majadillas, en Lomo San Antón o en la parte baja de La Montaña.