Ofelia, Carmela, Luis, Pepe, Amada, Juan, Manolo, Luisa, Alejandro, Modesto, Miguel y Hortencia, los doce hermanos juntos en Los Tilos. / c7

Más de 1.000 años entre 12 hermanos

Entrañable encuentro en Los Tilos de esta generación de moyenses que no se reunía desde octubre de 2001

Rafael Falcón
RAFAEL FALCÓN

La Villa de Moya vivió este pasado fin de semana un entrañable encuentro. La familia Hernández Pérez se reunió en Los Tilos, al cobijo de sus doce hermanos, en una reunión que no se daba desde octubre de 2001. Modesto Hernández y Martina Pérez, pareja nacida en San Fernando (Moya), tuvieron doce hijos. Dedicados a la agricultura y ganadería, sacaron a su familia adelante en un entorno rural y lleno de pasión por el campo.

Martina falleció en 1991, a los 91 años de edad, mientras que Modesto murió en noviembre de 2002 con 105 años. La longevidad que tuvieron se ha trasladado a sus hijos: Ofelia, Carmela, Luis, Pepe, Amada, Juan, Manolo, Luisa, Alejandro, Modesto, Miguel y Hortencia.

Todos viven y los hijos de Juan han sido los anfitriones, con la colaboración de toda la familia, de un encuentro entre hermanos que no se producía desde hacía casi 21 años. Desde Pepe, con 98 años de edad, a Luis, con 76, la familia Hernández Pérez suma más de 1.000 años. Verlos a todos juntos supuso un momento único y entrañable para todos los presentes en una jornada inolvidable.

Un momento único

El ejemplo de longevidad de la familia Hernández Pérez es admirable y nada usual. Por tal motivo, al encuentro en Los Tilos asistió Raúl Afonso, alcalde de Moya, y la concejala Belén Rivero. Ahí departieron con los hermanos y con sus familiares, en una jornada llena de anécdotas y excelente armonía.

«Estaban encantados, fue un día precioso para todos», indicó a CANARIAS7 Leonardo, hijo de Ofelia. Las vivencias de todos ellos son múltiples. No fue fácil para sus padres sacar adelante a doce hijos, pero todos en casa tenían su función «y todo fue saliendo», destacaban.

El acto fue muy ameno y divertido, y no faltó la música, con la presencia de un grupo de mariachis. Hay datos impresionantes en la familia Hernández Pérez, ya que los descendientes nacidos son 135 y están todos vivos. Y la familia al completo la componen 187 personas, contando las 52 parejas actuales.

Luis Hernández Pérez, el más pequeño de la familia a sus 76 años de edad, está indagando en el árbol genealógico y en la historia de una familia con unos genes únicos. El ejemplo de la familia Hernández Pérez es digno de estudio a nivel nacional, ya que una familia que mantenga en vida a sus doce hijos, nacidos entre 1924 y 1946, no es nada habitual.

Las imágenes de este acto quedarán para el recuerdo de una familia que ha sabido labrarse el futuro desde la unidad y la armonía, y que hoy en día son un ejemplo para las nuevas generaciones. Ofelia, Carmela, Luis, Pepe, Amada, Juan, Manolo, Luisa, Alejandro, Modesto, Miguel y Hortencia compartieron miradas cómplices y diálogos únicos, en un encuentro imborrable.

Temas

Moya