Borrar
El presidente del Cabildo de El Hierro, Alpidio Armas, en su despacho en Valverde. Juan Carlos Alonso

Entrevista a Alpidio Armas. Presidente del Cabildo de El Hierro

«El Gobierno de Canarias ni nos cuenta, ni nos informa ni nos llama para el tema de los menores»

Armas lamenta que el Gobierno de Canarias no les facilite información ni le llamen para abordar la crisis migratoria. Considera que El Estado debe reforzar los medios

Silvia Fernández

Valverde (El Hierro)

Sábado, 14 de octubre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

– ¿Cómo está afectando a El Hierro este repunte migratorio que ha traído hasta esta isla a más de 6.000 personas este año, casi todos ellos en poco más de tres meses?

– La fuerte inmigración que ha llegado a la isla está afectando al quehacer diario de los herreños. En los últimos meses ha habido una variación de las rutas de la inmigración y ahí es donde entramos nosotros. El hierro es la ruta más conveniente para los que vienen de Senegal porque así evitan las patrulleras marroquíes y de la Guardia Civil española. Pero recibir 400 o 500 inmigrantes al día, en una isla de 10.000 habitantes, condiciona y compromete muchas cosas: la alimentación, la sanidad, las guaguas… Y a todos: Protección Civil, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y al Cabildo que tiene que hacer frente a mil cuestiones y buscar recursos para estas personas. Los inmigrantes están saliendo muy rápido de la isla, con las derivaciones a otros centros, pero cuando llegan condicionan servicios. Incluso el Cabildo se ve afectado porque para cualquier cosa que necesita el ayuntamiento de El Pinar (al que pertenece La Restinga) nos llama. Su presupuesto es de 6 millones y el Cabildo tiene más capacidad operativa.

– ¿Cuántas plazas tienen para adultos en la isla?

– Ahora mismo está el polideportivo de San Andrés y el antiguo monasterio de La Frontera. Son unas 500 plazas, lo que supone que hay margen pero siempre que salgan con celeridad de la isla. Si no es imposible porque no hay capacidad. Los centros, sin embargo, no están adecuados al 100% para estas personas. Nuestro principal problema no son, sin embargo, los adultos sino los menores que no son derivados directamente. La tutela le corresponde al Gobierno de Canarias y el problema es que hay comunicación cero. Nos enteramos de lo que pasa porque alguien nos lo cuenta pero no de forma oficial, a diferencia de una comunicación directa y constante que hay con el tema de los adultos con el Gobierno de España. El Gobierno de Canarias ni nos cuenta, ni nos informa ni nos llama con los menores.

– ¿A qué se debe esa falta de relación y comunicación del Gobierno de Canarias con el Cabildo de El Hierro a que son de distinto color político? Ellos de CC-PP y ustedes del PSOE.

– Es lamentable pero creo que es así. Hubo un problema entre el Cabildo de El Hierro y el Gobierno de Canarias por un acercamiento no muy bien gestionado con la consejera de Servicios Sociales, Candelaria Delgado, que vino exigiendo recursos y ahí empezaron los problemas. La consejera no vino a establecer una colaboración sino a exigir y así no. Las cosas se hacen de otra manera. Exigió que le cediéramos el aula de la naturaleza para acoger a más menores y le dijimos que no. Los herreños se han gastado 1,2 millones de euros en esas instalaciones que están para programas educativos de gente de aquí y de personas que vienen de otras islas y ya había peticiones confirmadas, con lo que no nos parecía serio decir ahora que no. Ella no lo entendió y dijo que teníamos una política obstruccionista con el Gobierno de Canarias y no, por ahí no, porque no tiene nada que ver. A nosotros la inmigración nos compromete mucho y somos sensibles y hacemos todo lo posible. Hemos puesto mil cosas sin tener que hacerlo y tengo problemas ahora mismo con Intervención para ver cómo pago algunas facturas. Yo no pido que me den las gracias pero tampoco que digan cosas que no son. Se lo hice saber al presidente, Fernando Clavijo.

– ¿Fue a partir de ese momento que empezó la mala relación?

– Sí y desde entonces no sabemos nada de los menores. En este punto me gustaría destacar que el Cabildo de El Hierro es el único que no tiene ningún convenio firmado con el Gobierno de Canarias para el tema de los menores. Tampoco tiene el Gobierno ningún centro de menores en esta isla.

– ¿Por qué no existe ese convenio con El Hierro?

– El convenio no se firmó con anteriores presidentes en el Cabildo. Yo solidariamente lo hablé con la anterior consejera, Noemí Santana, y le dije que lo firmábamos cuando quisiera. Después tuvimos como ocho reuniones y siempre me dijo que iba a mandar a la viceconsejera a firmar pero nunca llegó. No fue porque nosotros no hubiéramos querido sino porque el anterior Gobierno nunca nos llamó para firmarlo. Nos ayudaría ese convenio para atender adecuadamente a esos menores.

– ¿Qué cambiaría con ese convenio? ¿Recibirían dinero?

– No es una cuestión de dinero sino de colaboración en una situación concreta. Cuando la pandemia el Cabildo de El Hierro estuvo atendiendo a los menores pese a no haber convenio. Entonces se atendió a 60. Fue entonces cuando nos enteramos que no había convenio. Había algunos que decían que si otros que no y luego vimos que efectivamente con El Hierro no existía.

– ¿Ustedes qué reclaman? ¿Una mayor implicación del Gobierno de Canarias con estos chicos?

– Yo lo que pido es que cada uno en el ejercicio de sus competencias se haga cargo de la situación de El Hierro y tome medidas. Nosotros ahora mismo no tenemos convenio ni competencias en menores e inmigración pero estamos actuando. Ayer por ejemplo nos dijeron que los baños de la residencia de estudiantes de Valverde (donde están algunos de los menores) están fatal y mandamos a gente para que los arreglen. Después tenemos a personas de Protección Civil, por ejemplo, que son voluntarios y se están llevando su bocadillo de casa. Pues vamos a hablar con un bar de San Andrés para que se los den allí y los pagamos nosotros. En el polideportivo de San Andrés, por ejemplo, donde están los adultos pagamos los gastos de agua y luz. Estamos arreglando temas de agua, limpieza, ventanas, y acondicionamos el antiguo monasterio de La Frontera para que entrasen los adultos. No pido dinero pero es cierto que estamos pagando y haciendo cosas que no nos corresponden. Y tiro para adelante y tengo problemas ahora con la Intervención porque no podemos esperar a un procedimiento administrativo que tarda meses para autorizar los pagos. La gente que llega necesita comer todos los días y que haya luz y eso no puede esperar.

– ¿Cómo abre el Gobierno de Canarias más centros para menores si no hablan con ustedes?

– Se lo piden al Ayuntamiento de La Frontera, que es también de CC, porque a nosotros no nos piden nada. Allí hay varios recursos pero los menores no están bien atendidos. No se trata solo de cama y comida. Hay que escolarizarlos, adoptar políticas de integración y ponerles actividades. La consejera cuando viene no nos llama.

– El otro día hablábamos con un menor extranjero no acompañado y nos decía que quería quedarse en la isla.

– Aquí están bien por la tolerancia que hay en la isla. Los herreños somos hospitalarios. Todos los herreños hemos sido emigrantes y todos tenemos familia en Venezuela y Cuba y lo llevamos en los genes. Es una cuestión de empatía. Hay que ayudarlos porque nosotros sabemos lo que es estar fuera de tu tierra. Yo tengo un tío, por ejemplo, que estuvo 40 días en una barquilla más pequeña que los cayucos que llegan a El Hierro para llegar a Caracas y luego estuvo más de tres meses en La Guaira, metido en una especie de centro porque no iban con papeles. Después tenía que venir alguien con una empresa a justificar que ibas a trabajar para él. Los herreños se ayudaban los unos a los otros.

– ¿Cuántos menores cree que puede atender El Hierro?

– Pasar de 40 ya son números poco manejables. Si tenemos más no podemos atenderlos bien. La administración española tiene una serie de requisitos y tareas que hacer con estos menores y no les damos nada porque no tenemos capacidad. Aquí ha llegado a haber unos 400; ahora, con las últimas llegadas habrá unos 200. ¿Cómo se van a quedar en la isla si por ejemplo el único centro de la ESO de la isla tiene 300 alumnos? Es inviable.

– Con los menores parece que todo el mundo se pasa la pelota. Ustedes piden derivaciones desde el Hierro y el Gobierno de Canarias exige al Estado que obligue a su distribución.

– La realidad es que la competencia de menores es del Gobierno de Canarias. Entonces lo que tiene que hacer es solucionar la situación actual y luego que vaya a pelearse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o con la presidenta de la Comisión Europa, Ursula Von der Leyen. Aquí no tienen ningún centro de menores, por ejemplo, porque la residencia de estudiantes de Valverde es de Educación y se la cede.

– ¿Cómo prevé que evolucionen las llegadas en los próximos meses?

– Sabemos que la llegada de inmigrantes va a seguir. Debido a la situación que atraviesan determinados países, como Senegal y Gambia, la gente va a seguir saliendo. Puertas al campo no se pueden poner. y si la ruta herreña sigue siendo conveniente para ellos vamos a tener inmigración por mucho tiempo.

– ¿Al Estado qué le pide?

– A El Hierro hay que mandar más medios. Diga lo que diga el ministro, Fernando Grande-Marlaska., tiene que mandar por ejemplo más guardias civiles a la isla para suplir a los que están ahora y que están trabajando 24 horas los 7 días a la semana. Ahora mismo hay unos 50 guardias civiles frente a los 35 habituales y nueve policías nacionales. Ellos no se quejan pero no se puede tener a la gente así, sin descanso porque los cayucos no dejan de llegar. Lo mismo pasa con las personas de Salvamento Marítimo, las personas de las oenegés y las sobre todo, las de Protección Civil de El Golfo, que son voluntarios al cien por cien, no cobran y están llevando el peso del centro de adultos. Esto es para hacerles un monumento porque no cobra nadie ni un duro. Con sus medios, sus recursos y se quitan horas de sueño, de su casa, de su gente… Pido un poco más de conciencia al Estado y al Gobierno de Canarias porque no les damos a estas personas lo que se merecen. A los menores los tenemos en recursos que no son convenientes: en campos de lucha, antiguas guarderías, en un campo de fútbol…

– ¿Ha llamado a Pedro Sánchez y hablado sobre este asunto?

– Yo creo que aquí nadie es consciente de lo que pasa. Estas personas llegan tras haber atravesado una travesía muy dura y nosotros somos Europa. Hay gente que mete a sus hijos de uno o dos años y se lo dan a cualquiera del cayuco para que llegue a Europa. Nadie hace eso si está bien en su país. Imagine la desesperación en la que tienen que estar. La inmigración debe estar por encima de la política y yo, me da igual que sean de mi partido o no. Digo lo que creo y me da igual si me tengo que pelear con Clavijo o con Pedro Sánchez.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios