Bares y restaurantes acogen con alivio el fin del estado de alarma. / Atlas

El Gobierno amplía el horario de los bares y niega que el toque de queda sea esencial

El Ejecutivo canario deposita el peso de autocontrolar la pandemia en la ciudadanía, sobre todo en los más jóvenes

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

El Gobierno canario no solo desiste de defender ante el Tribunal Supremo su pretensión de mantener el toque de queda sino que ampliará hasta la medianoche el horario de los bares y restaurantes en las islas en nivel 2 de riesgo por contagio, una medida que entrará en vigor mañana una vez se publique en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), anunció ayer el portavoz del Ejecutivo canario, Julio Pérez, en una rueda de prensa ofrecida ayer tras un Consejo de Gobierno extraordinario.

Este viraje sorprendente es uno más de los que se han producido en Canarias tras decaer el estado de alarma. Cabe recordar que, el pasado jueves, el Gobierno canario aprobó prolongar fuera de este marco de excepcionalidad el toque de queda en el archipiélago por entender que era una de las medidas esenciales para el control de la pandemia. El domingo, esta restricción, junto al cierre perimetral en las islas con nivel 3 y 4 por riesgo de contagio, no obtuvo la ratificación del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) al estimar que ambas normas suponían una merma de los derechos fundamentales. Sin embargo, el Gobierno las mantuvo vigentes ese día ya que entendió que la resolución judicial, imprescindible para poder aplicarlas, no era firme. Así, hasta el lunes por la mañana, el Ejecutivo pregonaba su intención de recurrir el auto en el Tribunal Supremo acogiéndose a la reforma procesal exprés aprobada la pasada semana por el Gobierno central y basándose en un contundente informe de Salud Pública que demandaba contar con estas dos herramientas para evitar la transmisión del virus en las islas. Tanta era el ansia de mantenerlas que fue preciso un duro pronunciamiento del TSJC para que el Gobierno levantara el dichoso toque de queda, ya que el cierre perimetral no se aplica a día de hoy en ninguna isla.

LAS NOVEDADES

  • Horario nocturno La hostelería cerrará a la medianoche a partir de mañana en las islas en nivel de alerta 1 y 2.

  • Argumento El Gobierno sostiene que es más fácil garantizar el cumplimiento de las normas en estos establecimientos

  • Niveles Gran Canaria, Lanzarote, Tenerife y El Hierro están en nivel 2, y La Gomera, La Palma y Fuerteventura en el 1.

Sin embargo, este martes, el Gobierno confirmó que no peleará con el alto tribunal para mantener la limitación de la circulación nocturna, alegando que existen otras medidas alternativas para restringir las actividades que entrañen riesgo de contagio, incluida la limitación del número de personas en las reuniones en espacios públicos y privados, restricción, esta sí, que obtuvo el beneplácito del TSJC.

De hecho, en solo dos días, el toque de queda ha pasado a ser tan accesorio que el Gobierno canario aprobó ayer ampliar hasta la medianoche el horario de los negocios de restauración en las islas en nivel 2 (que ahora son Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y El Hierro), que desde mañana cerrarán a la misma hora que las que están en nivel 1 (Fuerteventura, La Gomera y La Palma).

«El consejero de Sanidad tendrá un contacto con una mesa técnica y con las organizaciones del sector de la hostelería en la que intercambiarán criterios y ahí se explicará la razón de este cambio. Si no hay toque de queda, es mejor aumentar las posibilidades de estar en locales cerrados o controlados por empresas para que en los espacios públicos no se tenga la tentación de organizar fiestas», dijo Pérez.

En todo caso, el Gobierno canario sí recurrirá ante el Supremo la suspensión del cierre perimetral en las islas en nivel 3 y 4, porque los informes jurídicos y sanitarios consideran que es la medida que tiene más posibilidades de tener «éxito jurídico» porque, a diferencia del toque de queda, «si no se adopta, no puede ser sustituida por medidas alternativas», apuntó el portavoz.

«Tanto el toque de queda como el cierre perimetral son medidas que esperamos que nunca haga falta volver a implantar. Creemos que es positivo contar con esta posibilidad pero, a partir de ahora, el control de la pandemia va a descansar mucho más en el comportamiento individual, en el seguimiento de las indicaciones y en el cumplimiento voluntario de las normas más que en la imposición radical, como hasta ahora», dijo el representante del Gobierno, que apeló a no bajar la guardia hasta vencer al virus.

Además, Pérez hizo un llamamiento especial a la población joven de entre 19 y 30 años, «un tramo de edad donde la pandemia sigue teniendo más incidencia», porque, añadió, «descansa en su comportamiento que derrotemos la enfermedad».