Borrar
El viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Juan Márquez, en la Casa de los Coroneles. javier melián / acfi press
Juan Márquez: «El proyecto de Eduardo Chilllida en la montaña de Tindaya está finiquitado»

Juan Márquez: «El proyecto de Eduardo Chilllida en la montaña de Tindaya está finiquitado»

El viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias acudió a presentar la programación estable de la Casa de los Coroneles, en La Oliva

Catalina García

La Oliva

Martes, 20 de octubre 2020, 10:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Casa de los Coroneles, en La Oliva, se revitaliza con la agenda cultural trimestral diseñada por la Viceconsejería de Cultura, que trae música cada primer y segundo sábado de cada mes, talleres para niños, audiciones comentadas, observaciones astronómicas, etc. El inmueble también es, desde septiembre, la tercera sede de la Filmoteca Canaria con un ciclo de cine coreano. Todo con aforo limitado por las medidas sanitarias, por lo que requiere reserva en la web. Desde la azotea oeste del edificio histórico se ve la montaña de Tindaya, que el viceconsejero Juan Márquez concibe como un monumento que hay que proteger en su totalidad a través de la figura del BIC que hasta ahora sólo se circunscribe a los podomorfos.

–¿Afirma usted que resulta insuficiente convertir la Casa de los Coroneles, en La Oliva, sólo en el futuro Museo de la Historia de Fuerteventura y que la casona es compatible con otras actividades?

– Revitalizar la Casa de los Coroneles sólo se consigue programando y convirtiéndola en un espacio cultural estable, lo que es compatible y enriquece la oferta museográfica que pueda tener el inmueble, tanto el recorrido de la propia historia de esta edificación emblemática como del patrimonio cultural de la isla. En este caso, son las dos direcciones generales de mi viceconsejería, la de Cultura y la de Patrimonio Cultural, las que se complementan en esta oferta para la isla, pero sobre todo desde Fuerteventura porque no queremos que sea una programación pensada desde fuera y por esto tenemos un coordinador en esta casa que está en la Maxorata, lo que nos permite desarrollar pensada dentro del propio tejido cultural majorero.

La programación cultural estable de los Coroneles ya empezó, con carácter trimestral, este mes de septiembre, ¿para cuándo el Museo de la Historia?

–El proyecto museográfico ya se aprobó la legislatura pasada e iremos dando pasos progresivamente, sin dejar de realizar algunas reformas de mantenimiento en el edificio. No hay que olvidar que la reforma data de 2005, por lo que hay que llevar a cabo algunas restauraciones. Vamos a empezar primero por habilitar la casa y condicionar su propia estructura, controlar la humedades, etc. Una vez que el inmueble esté en condiciones, iremos mejorando la oferta museográfica.

–Manuela Armas, consejera de Cultura del Gobierno autónomo, confirmó en el Parlamento de Canarias que el ámbito de protección de Tindaya se iba a ampliar más allá de los podomorfos y englobando toda la montaña, con sus valores etnográficos y otros restos arqueológicos que no sean los grabados.

–Es un proyecto que estamos desarrollando. Tindaya es el espacio con quizás la mayor conservación de podomorfos del mundo y limitar la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) sólo a la punta de la montaña creemos que no tiene mucho sentido. Por eso hemos hecho un estudio y ahora se están realizando esos sondeos para catalogar y determinar esos posibles yacimientos y restos etnográficos que puedan existir en toda la montaña. A partir de ahí, ese estudio se devolverá al Cabildo de Fuerteventura y se le instará a incoar el expediente BIC en el plazo establecido. En el caso de que la primera institución majorera no lo inicie, lo hará entonces la propia Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno, Desde el mismo momento de inicio del expediente, la montaña de Tindaya quedará protegida en su integridad y no sólo los grabados, como ahora ocurre.

¿Acabaría entonces con cualquier posibilidad de que el proyecto escultórico de Eduardo Chillida pueda materializarse en la montaña de Tindaya?

–Sí, yo considero que el proyecto de Eduardo Chillida está finiquitado. Tindaya es un valor patrimonial en sí mismo, no necesita ninguna intervención en ese sentido. Sólo requiere que la protejamos y que la pongamos en valor. También en un futuro podrá formar parte de un gran parque arqueológico en el que el bien etnográfico y patrimonial en sí mismos ya es un atractivo lo suficientemente amplio. Nuestra obligación es proteger el patrimonio cultural y no es una cuestión política sino se trata de cumplir la ley: proteger el patrimonio, ponerlo en valor y contribuir a la difusión entre la ciudadanía de la información sobre nuestros aborígenes, eso es un cumplimiento legislativo.

– Tras el descubrimiento de que los majos ya conocían la agricultura frente a lo que hasta se sostenía, ¿qué más revelaciones atesora la Cueva de Villaverde ?

–En la Cueva de Villaverde estamos ampliando la zona de excavación con el fin de determinar la relación que existe con los restos encontrados. Las investigaciones de este tubo volcánico es uno de los diez proyectos que tiene la Dirección General de Patrimonio Cultural en Fuerteventura, entre ellos el convento de San Buenaventura en Betancuria, la restauración de la obra pictórica en la ermita de San Roque y de cerámicas aborígenes del Museo Arqueológico, los propios sondeos de Tindaya y la digitalización de los podomorfos.

– Con diez proyectos en marcha del Gobierno canario, ¿de que cuidados adolece todavía el patrimonio cultural majorero?

–Fuerteventura necesita un parque arqueológico, como ocurre también en otras islas. Ese proyecto tenemos que desarrollarlo y relacionarlo con la oferta turística de calidad, con un tipo de turismo que se interesa más allá del sol, del resort y del todo incluido, que pone en valor algo que podemos hacer y que nos puede hacer competitivos en un momento donde estamos generando tantas incertidumbres en ese sector turístico. Tenemos que ofertar más allá de las playas, es algo que tenemos que desarrollar y potenciar. Será un trabajo complicado, que requiere muchos estudios e investigaciones, pero estamos seguros de que vamos a seguir avanzando.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios