Bancada de Coalición Canaria, En Marcha y Nueva Canarias. / C7

La oposición toma las riendas del pleno del Ayuntamiento de La Oliva

La voz cantante la llevó ayer en el pleno la oposición formada por CC, En Marcha y NC, que tumbaron los gastos del grupo de gobierno

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

La oposición del Ayuntamiento de La Oliva dejó sentir su músculo político en el pleno, rechazando la modificación presupuestaria propuesta por el equipo de gobierno de la alcaldesa Pilar González. Coalición Canaria (CC), En Marcha y Nueva Canarias (NC) resumen el debate como la «recupera de la mayoría del pleno para aprobar hoy un uso del dinero público coherente y responsable, eliminando gastos superfluos y arbitrarios, y recuperando las subvenciones que el grupo de gobierno había reducido a colectivos culturales y deportivos».

CC trajo a colación que, cuando Pilar González se proclamó alcaldesa de La Oliva por la moción de censura, había 34 millones en el remanente de tesorería. «Ya sólo quedaban 22 millones, y nos pedían gastar otros 11 millones más en la modificación de presupuestaria que llevaban a pleno». Isaí Blanco, portavoz nacionalista, recuerda que el año pasado el grupo de gobierno gastó «millones de euros con reparo de Intervención».

Por eso, la oposición se plantea «mantener los gastos necesarios y justos, y se eliminarán los que no lo son. Se ha terminado el expolio de las arcas públicas, y nos aseguraremos de que el dinero público se utilice con coherencia». De los once millones de euros que la alcaldesa, sus compañeros de Gana Fuerteventura, PSOE y PP y Podemos pretendían gastar, la oposición sólo matuvo las obras «adjudicadas y necesarias», como los dos millones de euros destinados a la rehabilitación de las calles en la urbanización Parque Natural.

La oposición también mantuvo los dos millones de euros de la adquisición de la parcela de Casa Mané, como había anunciado la alcaldesa, «pero no para que ponga allí su despacho, como quería hacer en la Casa de los Coroneles, sino para darle un verdadero uso público».