Un vehículo abandonado en una calle de Corralejo. / CANARIAS7

La Oliva comienza la retirada de todos los vehículos abandonados en las calles

Serán trasladados hasta un centro de tratamiento autorizado y, salvo que el propietario presente alegaciones, destruidos dos meses después

David Monserrat
DAVID MONSERRAT Puerto del Rosario

En unos meses no quedará un solo coche abandonado en las calles de La Oliva, ya que el Ayuntamiento y la Policía Local se han puesto manos a la obra para retirarlos todos. El protocolo de retirada se activa con la observación del vehículo, ya sea por la alerta vecinal o bien detectado por un efectivo policial. Posteriormente, se coloca un aviso en el vehículo advirtiendo al propietario de que está siendo objeto de un expediente administrativo por abandono.

Como último paso, se inicia el proceso para la retirada y destrucción del vehículo. Además, «si procede, se realizará la correspondiente denuncia por falta de seguro e ITV, ya que todo vehículo a motor incorporado o estacionado en vías públicas, aunque no se utilice, debe hallarse asegurado y con la ITV en vigor».

La legislación dice que la retirada del vehículo se puede ejecutar cuando lleve más de un mes aparcado en el mismo sitio y tenga desperfectos que imposibiliten su desplazamiento por sus propios medios, o bien cuando le falten las placas de matrícula. Entonces, el vehículo será trasladado a un centro autorizado de tratamiento, donde podrá ser destruido dos meses después si el dueño no presenta alegaciones.

El Consistorio advierte también de que a los vehículos en estado de abandono en terrenos o vías públicas, «atendiendo al grado de deterioro, también les será de aplicación la Ley de Residuos de Canarias, con sanciones que podrían conllevar multas de 6.010,13 a 300.506,05 euros».

La alcaldesa de La Oliva, Pilar González, recuerda que este problema «se viene arrastrando desde hace tiempo» y que «no podemos tolerar que nuestras calles se conviertan también en un potrero de coches abandonados, ya que representan no solo un foco de contaminación sino un gran impacto visual que afea el paisaje y las calles de los pueblos».