Camareras del hotel Oliva Beach, en las Grandes Playas de Corralejo, en una de las numerosas protestas a las puertas del mismo establecimiento. / Javier Melián / Acfi Press

Dar la licencia de obras al Oliva Beach antes de la transferencia de Costas conllevaría un «conflicto de recursos»

La parlamentaria Nereida Calero avisa de que el inmueble «se cae a cachos», lo que abre la puerta a la imposibilidad de asumir las nóminas de los 400 trabajadores

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

El Gobierno de Canarias empezará a tramitar la licencia de reforma del hotel Oliva Beach, ubicado en las Grandes Playas, en Corralejo, una vez consiga la transferencia en la gestión de las costas. Lo anunció José Antonio Valbuena, consejero de Transición Ecológica, hoy en el Parlamento de Canarias en respuesta a una pregunta de la parlamentaria nacionalista Nereida Calero.

Sobre estas transferencias en materia de Costas, Valbuena adelantó que a final de este mes de julio se reúne la comisión mixta entre Canarias y el Estado. «Para culminar el traspaso en cumplimiento de lo que recoge el nuevo Estatuto de Autonomía y así empezar a tramitar la licencia lo antes posible».

El consejero regional avisó de que, si se hiciera antes, « se podría incurrir en un conflicto de recursos» con el Ejecutivo central. Eso haría «imposible» conceder la licencia urbanística por lo que han optado por la «mejor solución».

Por su parte, la parlamentaria de CC lamentó que «no se ha cumplido» ninguno de los acuerdos alcanzados con los trabajadores. Trabajadores que tienen « incertidumbre» ante su futuro laboral por la «persecución» que realiza el Ministerio de Transición Ecológica al inmueble.

El hotel, nada más terminar el confinamiento por la pandemia. / Javier Melián / Acfi press

También añadió Nereida Calero que «el hotel se cae a cachos» y da una «imagen tremenda» para el destino turístico de Fuerteventura y del municipio de La Oliva, lo que obliga a abaratar los precios para captar clientes. «La situación es insostenible y no puede esperar más».

«No podemos abandonar a su suerte a este inmueble que necesita ser rehabilitado, con la excusa de no haber asumido la competencia de Costas, que parece que será a finales de este mes», advirtió la parlamentaria que apunta a que el deterioro del hotel podría conllevar al impago de las nóminas de los 400 trabajadores.