Una de las investigadoras realiza el trabajo de campo en los suelos agrícolas de Fuerteventura. / C7

Microplásticos también en los suelos regados del campo majorero

El estudio concluye que las aguas depuradas constituyen una fuente potencial de estos materiales, por eso los suelos agrícolas se conciben en general como «uno de los sumideros» más importantes del ecosistema terrestre

CANARIAS7 Puerto del Rosario

Las aguas depuradas constituyen una fuente potencial de microplásticos en suelos regados, lo que debe considerarse entre otros potenciales problemas y beneficios relacionados con el uso de esta calidad de agua en tierras agrícolas de regiones áridas. Es una de las conclusiones del estudio sobre la presencia de microplásticos en suelos agrícolas de Fuerteventura, que representa la continuación del trabajo de fin de Grado realizado por la estudiante del Grado en Ciencias Ambientales de la Universidad de La Laguna (ULL), Raquel Pérez Reverón, y tutorizado por los profesores Javier Hernández Borges y Francisco Javier Díaz Peña.

Los investigadores del grupo de Química Analítica Aplicada de la ULL publican en la revista Science of the Total Environment este estudio que evaluó la presencia de microplásticos en dos tipos de suelos agrícolas de Fuerteventura regados durante cuatro años con aguas residuales depuradas y con aguas subterráneas desalinizadas. Los resultados mostraron la presencia predominante de microfibras celulósicas (no plásticas) y poliéster de colores azul y transparente. El agua subterránea presentó la concentración más baja de microplásticos, mientras que en el agua depurada se alcanzaron concentraciones más importantes.

Los tipos y tamaños de microplásticos encontrados en la capa superior de los suelos regados coincidieron en gran medida con los observados en las aguas, y la concentración fue tres veces mayor en los suelos regados con agua depurada que en los regados con aguas subterráneas. Además, «no se observaron microplásticos en suelos no regados ni cultivados, lo que sugiere que las actividades agrícolas podrían ser la principal fuente de este contaminante en suelos alejados de núcleos urbanos», concluye la investigación.

Suelos agrícolas como sumideros de microplástiscos en los ecosistemas terrestres

Estos datos plantean «un nuevo desafío en la economía circular», ya que la reutilización de las aguas residuales depuradas constituye una actividad fundamental en territorios áridos como Fuerteventura, donde la disponibilidad de recursos hídricos es muy limitada. Por tanto, avanza la ULL, se requieren más estudios que evalúen a medio y largo plazo la eficacia en la eliminación de este material en las plantas de tratamiento y su potencial acumulación en suelos agrícolas.

Los suelos agrícolas constituyen uno de «los sumideros» de microplásticos más relevantes en los ecosistemas terrestres. Por un lado, debido a la gran cantidad de productos plásticos utilizados en la agricultura convencional (por ejemplo, acolchados, cubiertas de invernaderos, material de embalaje y riegos), que eventualmente se degradan en el campo y se transforman en microplásticos. Por otro lado, se debe a la aportación realizada a través de la aplicación de lodos de depuradora, compost y otras enmiendas orgánicas, así como con las aguas de riego, enumera la investigación del grupo de Química Analítica Aplicada de la ULL que publica el artículo en la citada revista científica.