El investigador Aaron Morqueño Izquier ha analizado los restos óseos humanos de los mahos que están depostiados en el Museo Arqueológico de Fuerteventura, sito en Betancuria. / C7

Los huesos y la cerámica de los mahos, materiales de la investigación sobre el origen de la población aborigen

El Museo Arqueológico de Fuerteventura participa en el proyecto IsoCAN sobre el poblamiento aborigen de Canarias que lidera la ULPGC. Se analizan los restos óseos de un total de 27 aborígenes de la isla. La investigación permitirá conocer la dieta de los antiguos mahos analizando las caries y el desgaste de los dientes

CANARIAS7 Puerto del Rosario

El Museo Arqueológico de Fuerteventura participa en un proyecto liderado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) para estudiar la colonización humana de Canarias y el origen del poblamiento aborigen. Este proyecto de investigación IsoCAN se basa en tecnologías de última generación para la investigación del genoma humano y cuenta también con la colaboración de la Universidad de La Laguna y la Linköping University de Suecia. Se trata del estudio más importante que se ha llevado a cabo sobre el desarrollo de la población aborigen de Canarias.

Los objetivos de la iniciativa son estudiar la cronología inicial de Canarias, el origen geográfico y la variabilidad genética de los indígenas canarios, sus animales y plantas domésticas, así como el proceso de adaptación de los primeros pobladores a los diferentes ecosistemas insulares. Se investiga, al mismo tiempo, el impacto humano en el paisaje y la gestión de los recursos naturales.

La investigación analiza restos humanos de un total de 27 mahos o antiguos habitantes aborígenes de Fuerteventura. / C7

El área de Museos de Fuerteventura, que coordina Rayco León, destaca la importancia de un proyecto que utiliza el potencial de la arqueología canaria para ofrecer nuevos modelos e interpretaciones sobre los procesos que posibilitaron la colonización de las islas.

La metodología que se plantea para este trabajo es el estudio de materiales arqueológicos depositados en los museos canarios, entre ellos el Museo Arqueológico de Fuerteventura. Por ello, a este espacio museístico se ha desplazado el doctor Miguel del Pino Curbelo, experto en los recipientes de los antiguos pobladores canarios. Curbelo ha extraído muestras de las cerámicas de los mahos que custodia el MAF, así como de sus contenidos, con el fin de ver sus funcionalidades y realizar un análisis instrumental de las pastas cerámicas mediante estudio químico, mineralogía y petrografía óptica, entre otras técnicas.

Por su parte, el investigador Aaron Morqueño Izquier ha analizado los restos óseos humanos de un total de 27 aborígenes de Fuerteventura, realizando las extracciones necesarias para obtener dataciones por carbono 14, análisis de isótopos, estudios de ADN e higiene bucodental.

Análisi de los dientes provenientes de restos de los mahos para averiguar la dieta. / C7

Además de la adscripción cronológica de los restos, la investigación permitirá conocer la dieta de los antiguos majos analizando las caries, el desgaste de las piezas dentarias y la salud oral. Esto llevará a conocer un poco más sobre la base económica que permitió el desarrollo de la cultura de los mahos en Fuerteventura.