Los trabajadores del Oliva Beach aseguran sentirse 'perseguidos por Madrid'. / Javier Melián / Acfi Press

El grito de 'este hotel no se tira' vuelve a resonar en el Oliva Beach

Los trabajadores redoblan sus protestas frente a la caducidad de la concesión iniciada por el Ministerio para la Transición Ecológica. La plantilla asegura sentirse «cansados» y «engañados». El traspaso de competencias en Costas se retrasa de este mes de julio a enero de 2023

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

Al grito de 'este hotel no se tira', los trabajadores de la cadena Riu en Corralejo han retomado hoy con fuerza las concentraciones después de que el Ministerio para la Transición Ecológica pusiera en marcha esta semana el expediente de caducidad de la concesión en dominio público marítimo terrestre otorgada para el hotel Oliva Beach. Este expediente se debe resolver en un plazo de 18 meses.

« Estamos cansados por todos los años que llevamos sufriendo la plantilla de este hotel. No vamos a leer un manifiesto sino a transmitir la rabia acumulada durante todo este tiempo», dejaron claro los representantes de los trabajadores durante la manifestación. Una vez más, subrayaron, «hemos sido víctimas de promesas incumplidas y discursos caducos que se repiten una y otra vez sin veracidad ninguna; de la pasividad y el olvido del presidente del Gobierno canario».

Los representantes de los trabajadores tomaron la palabra durante la manifestación. / javier Melián / Acfi Press

La única solución del Ministerio para la Transición Ecológica frente a los problemas de los 300 trabajadores del hotel Oliva Beach ha sido «quitarnos la concesión, cerrar el establecimiento y dejarnos en la calle». Mientras se resuelve la caducidad, el traspaso de competencias de Costas del Gobierno central al Ejecutivo autonómico se retrasara de este mes de julio a enero de 2023, »con lo que otra vez nos han mentido», lamentó la plantilla.

El inicio del expediente de caducidad de la concesión obedece a las obras acometidas en domino público sin licencia, por las que también multa a la Riu con unos 205.000 euros. Estas obras suponen un aumento del volumen de lo ya existente y consistieron en la construcción de una calle, una pista de tenis, un aparcamiento y una acera, entre otras.

Otro momento de la protesta laboral ante el hotel Oliva Beach, en Corraljeo. / javier melián / acfi press

La concesión del Oliva Beach data de julio de 2003 y se prorrogó en 2016 por 75 años, esto es hasta 2089.

Caducidad archivada para el Tres Islas

La caducidad es un lastre más que pesa sobre el Oliva Beach, que lleva esperando por una licencia de obras de renovación que no llega desde hace unos cuatro años. A su vecino en las Grandes Playas de Corralejo y también propiedad de la empresa Riu, el hotel Tres Islas, Costas también lo tiene en el punto de mira por la construcción de ocho suites de lujo en 2007 en la azotea.

Los dos hoteles de la cadena Riu en las Grandes Playas: en primer término, el Tres Islas; y en segundo el Oliva Beach con los apartamentos. / Javier Melián / Acfi press

El Ministerio pidió que se demolieran las ocho habitaciones de lujo en la azotea por exceso de volumen en 2020, además de imponer una multa de cerca de 15.000 euros que la Riu pagó. Entonces, Transición Ecológica también inició la caducidad de la concesión del Tres Islas, construido en 1975, que expira en 2037. El 18 de agosto de 2021, Costas dio un giro y archivó este expediente, con lo que sus 400 trabajadores respiraron tranquilos.