Casimiro Camacho y Domingo El Colorao. / JAVIER MELIÁN / ACFI PRESS

Casimiro Camacho, el timplista que soñó ser violinista

La Consejería de Cultura homenajea al timplista de Lajares en tres actos: un busto, un libro de Elías Rodríguez y un concierto

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

En realidad, Casimiro Camacho López (Lajares, 1932) quería ser violinista, pero acabó marcando historia con el timple. La Consejería de Cultura del Cabildo le rinde tributo este sábado en tres actos, como muchas de las piezas musicales que enseñó a sus alumnos, entre ellos Domingo Luis Rodríguez El Colorao: el descubrimiento de un busto -bajo el patrocinio de Faycan Motor Toyota- en la plaza de su pueblo natal a las 11.00 horas, la presentación del libro 'El rey del timple' de Elías Rodríguez a las 19.00 horas y el concierto homenaje en el Palacio de Congresos de Puerto del Rosario a las 20.30.

Casimiro Camacho, «de 89 años para 90», no llegó a la música por casualidad. «Desde pequeño, oía tocar el timple en las parrandas de Lajares, mi padre Pedro Camacho también improvisaba y tenía un tío director de banda en Cuba». Otra cosa es cómo finamente se decantó por el timple porque Camacho «desde chico quería ser violinista, pero no los de violines de aquí que en aquellos años sonaban como un cochino chillando. Un día, cuando me fui a vivir a Las Palmas de Gran Canaria, oí a Pablo Zárate tocando el violín y me dije entonces que ese instrumento era el que yo quería». Empezó a estudiar violín, aunque de nuevo volvió al timple, convirtiéndose en el intérprete referente desde los años 60, como destaca Domingo Rodríguez El Colorao: «La medida al timple fue siempre él, se decía mira toca como Casimiro».

La complicidad entre el antiguo maestro y el alumno aventajado se palpa. «El mejor timplista del mundo es El Colorao, póngalo usted, que lo dice Casimiro». La charla de ambos es una sucesión de anécdotas, parrandas, vasos de vino, isas y -con los achaques de la edad- de consejos. «Tengo el timple arrimado y sólo toco en casa algo con la guitarra y ciertas obras, no todas. Pero de trémolos, nada Domingo».

El folclorista de Lajares tiene un recuerdo para el fallecido Elías Rodríguez, el autor de su biografía que se presenta el sábado. «El amigo Elías, tantos días y noches charlando con él. Yo le contaba muchas cosas».