Protesta de los trabajadores del Tres Islas de este lunes. / Javier Melián / acfi press

La caducidad del hotel Tres Islas es parte de la campaña de «acoso» de Costas contra la Riu

Asofuer se erige en defensa de los 300 trabajadores del establecimiento turístico cuya concesión expiraba en 2037

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

El expediente de caducidad de la concesión del hotel Tres Islas, en Corralejo, es otra prueba del «acoso» de Costas a la cadena Riu, da fe Asofuer. Para acabar con esa campaña contra la también propietaria del hotel Oliva Beach, la patronal turística pide la transferencia «urgente» de las competencias desde el Gobierno central al Ejecutivo canario.

La construcción de las ocho suites de lujo en la azotea del Tres Islas en 2008, un año después de la concesión por 30 años en el dominio público marítimo-terrestre, no es sino «un mero pretexto», según palabras de Antonio Hormiga, presidente de Asofuer, para seguir con el derribo de la Riu. Estas obras «no pueden ser, trece años después, motivo suficiente para caducar el permiso que expira en 2037».

La patronal añade que estas obras no supusieron un exceso de edificación. Según sus informaciones, únicamente se techó una terraza y se habilitó un jacuzzi. «Es ridículo cerrar un hotel por eso y echar a más de trescientas personas a la calle».

Tanto el hotel Tres Islas como el Oliva Beach, situados uno al lado del otro en las Grandes Playas de Corralejo, en el municipio de La Oliva, son infraestructuras «emblemáticas». Ambos complejos cuentan con «toda la protección legal, se han formado buena parte de los trabajadores del sector turístico majorero y constituyen un núcleo económico muy potente para el norte de Fuerteventura».