Borrar
Directo Domínguez afirma que el problema de la inmigración solo cambiará con otro Gobierno español
Montañas del municipio de Betancuria, en su mayoría zona de costa ganadera. Javier Melián / Acfi Press
El Cabildo recupera el proyecto del Parque Nacional de Zonas Aridas de Fuerteventura

El Cabildo recupera el proyecto del Parque Nacional de Zonas Aridas de Fuerteventura

Medio Ambiente ·

La presidenta Lola García confirma que está trabajando en el proyecto del Geoparque. La idea de parque nacional empezó a caminar en 2003 y pasó por varias vicisitudes, entre ellas el establecimiento de su delimitación y la polémica social de los usos y las prohibiciones, sobre todo pesqueras y ganaderas

Catalina García

Puerto del Rosario

Jueves, 23 de mayo 2024, 16:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Cabildo de Fuerteventura trabaja en la reactivación del Parque Nacional de Zonas Aridas o Geoparque como protección última del paisaje majorero frente a las autorizaciones de sondeos mineros para tierras raras como los tres presentados por Satocan para los municipios de Puerto del Rosario, Pájara y La Oliva.

El proyecto inicial surge en 2003, pero no acabó de coger forma hasta que en 2007 la primera institución majorera encarga a un equipo multidisciplinar de la Universidad Complutense de Madrid la elaboracion de una propuesta para su remisión al organismo autónomo de Parques Nacionales. En 2012, el Cabildo realiza un nuevo encargo a la empresa i3dat consulting.

La propuesta final de i3dat consulting establecía que los límites serían Taca (al sur de El Cotillo) por el norte y la montaña de Mazacote y el morro Encantado por el sur, abarcando el campo de tiro de Pájara y dejando fuera la montaña de Tindaya. Esta delimitación de Parque Nacional de Zonas Aridas se remitió por el pleno insular en julio de 21012 al Gobierno de Canarias, que es el organismo autorizado para su tramitación.

Esta propuesta primera, desde sus inicios, se vio envuelta en polémica por las prohibiciones de usos, sobre todo ganaderos y pesqueros. Entre los usos, se prohibían los suelos urbanos y edificaciones no compatibles con el Parque Nacional, la caza deportiva y la pesca deportiva, permitiéndose solo con artes tradicionales. Desde la costa se admitía el marisqueo y la pesca tradicional. La agricultura sería compatible, pero no la ganadería en determinados ámbitos.

Ese mismo año, 2012, a Fuerteventura le sale un competidor, Almería, que empezó a bogar por su propio Parque Nacional de Zonas Aridas.

Hay que esperar a 2018 para encontrar noticias sobre el parque nacional majorero y no son las más alentadoras: la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, por segunda vez, detecta varios obstáculos técnicos a las ya tres propuestas de delimitación.

Y hasta aquí las noticias sobre la tramitación de un expediente que ahora el Cabildo majorero concibe como freno a cualquier enemigo del paisaje, sea en forma de sondeos mineros, sea de nuevas torretas, parques eólicos o solares.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios