Trasiego habitual en playa de la Barca, en Jandía, en una edición pasada del campeonato. / Javier Melián / Acfi Press

34 años más tarde, se cancela el Mundial de Windsurf y Kitesurf

El campeonato se celebró de forma ininterrumpida en la playa de la Barca. Este año carece de los permisos de Costas y Capitanía Marítima, por lo que la organización de Meliá y René Egli rechaza su desarrollo por las posibles infracciones administrativas. El Ayuntamiento de Pájara sostiene que ambas empresas le han 'ninguneado'

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

Argumentos de uno y otro lado aparte, lo cierto es que el Campeonato Mundial de Windsurf y Kitesurf no se celebra este verano en la Barca tras 34 años de competición ininterrumpida y de promoción deportiva y turística de las playas de Jandía. El Ayuntamiento de Pájara sostiene que la cancelación se debe a que la organización, a cargo de René Egli y Meliá, le ha «ninguneado», mientras que ambas empresas aseguran que no pueden firmar nada si faltan los permisos de Costas y la Capitanía Marítima.

El alcalde Pedro Armas asegura que Egli y Meliá «exige» al Consistorio sendos permisos que asegura que sí tenía de «palabra», según recoge radio Sintonía. «Nos parece una falta de respeto total hacia el Ayuntamiento después de tantos años de cooperación y de convivencia (...) y hasta aquí llegamos, por eso hemos decidido suspender el mundial».

Por su parte, René Egli y Meliá dan fe de que, a instancias del departamento jurídico y ante la carencia de la totalidad de los permisos preceptivos, entre ellos Costas y Capitanía, les resultó «imposible» firmar el contrato con el Ayuntamiento de Pájara. «Sin estos informes, cómo el Consistorio sabe, la empresa no puede comprometerse con las asociaciones deportivas internacionales que disponen de las licencias para la realización de los campeonatos, y que exige un desembolso importante de fondos que no serían recuperables en caso de que finalmente, por no tener los permisos pertinentes, no se pudiera realizar el torneo».

En cuanto al desarrollo del campeonato, sin contar aún con las dos autorizaciones, «cuya posibilidad se ha sugerido por parte de los representantes municipales, además de suponer una infracción administrativa podría dar lugar a incurrir en responsabilidades graves, civiles o penales ante cualquier posible eventualidad, responsabilidades que es nuestra obligación evitar».