El fin de semana, la familia González Arroyo valló y puso candado y cartel dentro del BIC de la Casa del Inglés. / Javier Melián / Acfi Press

La alcaldesa da por hecho una doble venta de la Casa del Inglés y afirma que el vallado tiene licencia de 2001

La primera edil e hija del exalcalde Domingo González «reprocha» al Cabildo que no haya dejado personarse a su familia en el expediente de adquisición de la casona del siglo XVIII que es BIC

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

Desde hace varios años, la familia González Arroyo intenta personarse en el expediente insular de compra de la Casa del Inglés. Lo confirma la alcaldesa de La Oliva -y nieta de Ramón González Brito- Pilar González quien habla de que ha existido una doble venta por parte de los propietarios, la familia Manrique de Lara.

La casona es una vivienda que, según la primera edil, «mi querido abuelo paterno Ramón» adquirió mediante escritura pública en 1933 ante un notario de Arrecife, como ya expuso su familia en octubre de 2021 al área de Gestión de Bienes del Cabildo. «La compró a la familia Manrique de Lara ha vendido a la Corporación Insular de forma reciente, no sabemos cuándo porque no hemos tenido acceso al expediente de adquisición».

A renglón seguido, Pilar González «reprocha» a la primera institución majorera que no hayan permitido que «miembros de mi familia, que son los propietarios tanto de la Casa del Inglés como de los aledaños, no hayan podido personarse en el expediente a pesar de haber presentado documentación acreditativo de la compra en 1933 y de la adjudicación de herencia de la vivienda». Eso sí, aclaró que se trata de un tema familiar en el que «nada tengo que ver porque afortunadamente mi padre sigue vivo y es de su familia y es una cuestión que sólo su familia decidirá».

Sobre la licencia municipal para el vallado del también Bien de Interés Cultural (BIC), la alcaldesa aclara que sí, que existe y que data de 2001, «por lo tanto ni estaba en este Ayuntamiento ni se me esperaba».

La polémica sobre la propiedad de la casona del siglo XVIII saltó este fin de semana, cuando la familia del exalcalde Domingo González valló y colocó un cartel donde se proclama herederos por compra de 1933. En diciembre de 2021, el Cabildo anunció su adquisición por 319.396 euros en una operación tutelada por los Juzgados.