Borrar
Fragmentos de los centros loceros de El Mojón, en los fondos del MAF, con su característico tono blanquecino que le da el tegue. Javier Melián / Acfi Press
Los 160 fragmentos de cerámica que unen a Fuerteventura con Lanzarote

Los 160 fragmentos de cerámica que unen a Fuerteventura con Lanzarote

Arqueología ·

En los fondos del Museo Arqueológico de Fuerteventura, se han inventariado restos de esta producción locera lanzaroteña de El Mojón que confirma las relaciones comerciales entre ambas islas. Proceden de los yacimientos de La Oliva y Tetir

Catalina García

Betancuria

Miércoles, 20 de marzo 2024, 22:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En los fondos del Museo Arqueológico de Fuerteventura (MAF), con sede en Betancuria, existen inventariados hasta 160 fragmentos cerámicos de distinto tamaño procedentes de los centros loceros de El Mojón en Lanzarote, de los que 58 son fragmentos cerámicos amorfos, correspondientes a distintas partes de las piezas cerámicas.

En cuanto a los bordes y a las asas de las cerámicas, «que nos dan mucha información», apunta Isidoro Hernández, conservador del MAF, hay cuatro fragmentos, «existiendo sólo un fragmento que identificamos como un fondo de cerámica». Los materiales están en buen estado de conservación, manteniendo los dibujos característicos de la cerámica de El Mojón y su típico color blanquecino del tegue. Son de distintos tamaño y están almacenados correctamente, identificados a través de etiquetas y separados de otras tipologías.

Esta cerámica -datada entre los siglos XVI y mitad del XX- llegó a la isla a través de las relaciones comerciales con Lanzarote, puesto que se descarta que existiera en la isla un centro de producción locera de las características de El Mojón, más la gente que llegó tras las erupciones del Timanfaya. En este sentido, el conservador del MAF opina que los seis autores sobre la investigación del centro locero de Lanzarote «presentan teorías muy acertadas acerca de su aparición en Fuerteventura, vinculadas a la población de Lanzarote que huyó a nuestra isla debido a las erupciones del Timanfaya».

Los trabajos de inventariado que realiza el Museo Arqueológico de Fuerteventura desde 2021 llevaron aparejadas a su vez tareas de investigación con el fin de que muchos materiales no se disociaran y se pudiera perder información. «Desgraciadamente, no fue posible en todos los casos, y los fragmentos de cerámica de El Mojón son un ejemplo. No encontramos referencias geográficas sobre ellos en las cajas que los contenían, aunque creemos que corresponden a los materiales recogidos en los trabajos de realización de la Carta Arqueológica en 1984, y seguro que con una investigación más amplia podremos localizar el sitio en el que se recogieron. Otros fragmentos sí sabemos que proceden del yacimiento arqueológico de La Culata, en Tetir», detalla Isidoro Hernández.

En cuanto a la datación, al ser recogidos en prospecciones superficiales y no estar vinculados a ninguna estratigrafías, es imposible saberla, pues están descontextualizados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios