Borrar
El fiscal superior de Canarias, Luis del Río, durante su intervención de ayer en el Parlamento de Canarias. Ramón de la Rocha (EFE)
La Fiscalía asumió más trabajo en 2019 pero con las mismas carencias de personal
Tribunales

La Fiscalía asumió más trabajo en 2019 pero con las mismas carencias de personal

Del Río advierte del aumento de la carga de trabajo en las fiscalías ya que se incoaron 171.000 delitos totales, 2.464 más que en el año 2018

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 27 de noviembre 2020, 06:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Fiscalía de Canarias asumió en 2019 una carga de trabajo mucho mayor con respecto a ejercicios anteriores y lo hizo con las mismas carencias de personal que ya denunciaron en 2018, cuando catalogaron este problema de «mal endémico», indicó ayer el fiscal superior Luis del Río durante la comisión parlamentaria en la que ofreció información detallada del trabajo desarrollado en el último ejercicio.

Del Río advirtió a los diputados que los datos reflejados en la memoria de 2019 dejan claro que hubo un aumento de la carga de trabajo en las Fiscalías de las islas, ya que se incoaron unos 171.000 delitos totales, 2.464 más que en el año 2018. El mayor aumento de procedimientos se produjo en la provincia de Las Palmas de forma general.

En lo que respecta a la violencia sobre la mujer, los datos ofrecidos por Luis del Río fueron «preocupantes», detallando que en 2019 hubo ocho asesinatos de mujeres en Canarias, de los cuales cuatro fueron en la provincia de Las Palmas y otros tanto en Santa Cruz de Tenerife. En tres de ellos se registraron denuncias previas a la muerte por parte de la víctima sobre su agresor. En lo que respecta a juicios, se dictó una sentencia por asesinato en Las Palmas y dos en Santa Cruz de Tenerife.

También hubo un aumento en lo que respecta a los delitos contra la libertad sexual, que subieron un 36% con respecto a 2018, un aumento «constante» a juicio de Luis del Río, que se viene detectando desde 2015. Este dato tiene especial incidencia en los delitos de agresión sexual y abuso sexual tanto a menores de 16 años como a mayores, las dos figuras penales que «atacan frontalmente al bien jurídico de la libertad sexual, especialmente su modalidad violenta», determina el fiscal superior de Canarias.

También ascienden de forma ligera los delitos contra la vida y la integridad física como pueden ser los asesinatos, homicidios y lesiones en cualquiera de sus vertientes, además de los delitos contra el patrimonio, que un año más fueron los más numerosos. Los delitos contra la salud pública, en mayor medida los de tráfico de drogas, aumentaron, sobre todo y nuevamente en Las Palmas.

Por último, en cuanto a los delitos contra las relaciones familiares, se mantuvieron con respecto al 2018, con los impagos de pensiones como la figura más prevalente.

El fiscal superior manifestó que no se registraron «excesivos cambios» en cuanto a la evolución de los procedimientos judiciales, como refleja, por ejemplo, el número de diligencias previas que arroja «una cifra muy reveladora» de la carga de trabajo que está asumiendo la Administración de Justicia, con 130.730, bastante por encima de las 129.000 de 2018.

La pendencia, que se refiere al estado de un procedimiento que está pendiente de resolución, aumentó a algo más de un 16%, los procedimientos agregados «bajaron ligeramente» y subieron las diligencias urgentes y los sumarios y procedimientos ante tribunal de jurado, detalló el fiscal superior.

Además, se formularon casi 15.000 escritos de acusación, de los que más de 9.000 fueron para juicios rápidos y algo más de 5.000 en procedimientos abreviados y el resto en calificaciones de sumarios o procedimientos ante tribunal de jurado.

Aún queda para alcanzar el «punto óptimo» en lo que se refiere al expediente digital, se lamenta

  • En lo que se refiere a la digitalización del expediente, Luis de Río manifestó que «se ha avanzado muchísimo», pero no se ha alcanzado el «punto óptimo» como para poder decir que «estamos cerca de un expediente digital».

  • Por otra parte, dijo que la posibilidad de crear nuevas plazas de fiscales «no es sencillo» porque «el Ministerio de Justicia tendría que proveerlas, luego la Comunidad crearía las plazas de funcionario y dotaría de medios», detalló Del Río. «No es algo que se pueda conseguir de forma inmediata, pero es clave para agilizar la Justicia», expresó

Se celebraron más de 25.000 juicios por delitos leves en Canarias el ejercicio pasado, lo que evidencia para Del Río que la reforma del 2015 en la normativa al respecto no consiguió su propósito inicial de plasmar el principio de intervención mínima y «descongestionar» a la Administración de Justicia.

Pese a que disminuyeron los juicios celebrados, aumentaron las sentencias, y el porcentaje de conformidad de las mismas osciló entre el 85 y el 87%.

El número de diligencias previas incoadas en 2019 da a entender, según Del Río, la carga de trabajo que está asumiendo la Administración de Justicia, con 130.730, bastante por encima de las 129.000 de 2018.

Considera muy «importante» la creación de la oficina fiscal

El fiscal superior de Canarias, Luis del Río, expuso en el Parlamento regional las que, a su juicio, son necesidades de la Administración de Justicia en el desempeño de sus funciones y deberes legales, algunas de ellas recogidas el año pasado o incluso ya «males endémicos», como puede ser la falta de personal en las fiscalías a pesar del considerable aumento de la carga de trabajo existente en el pasado ejercicio 2019.

El fiscal superior destacó en primer lugar que era sumamente «importante» que comience a funcionar la nueva oficina fiscal que aún no se ha creado y que estará destinada a proporcionar soporte a la actividad que desempeñan a diario. La misma contaría con una unidad de apoyo y un gabinete de prensa, para poder mantener así mantener una política de «comunicación y transparencia» que a día de hoy les resulta muy complicado, dados los medios de los que disponen, al contrario que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que dispone de su oficina de comunicación. «Para nosotros en el Ministerio Fiscal es muy complicada la relación con los medios de comunicación, y qué transmitir, hasta qué punto y en qué momento sobre los temas de interés que se estén llevando a cabo. Y a veces es necesario hacerlo para evitar que la información llegue desvirtuada y que la opinión pública no tenga un conocimiento exacto y real de lo que se realiza», indicó Del Río, que ha mantenido sin éxito negociaciones con el Ejecutivo acerca de que le doten de un equipo de prensa.

También quiso volver a insistir en la creación de una oficina de asistencia a las víctimas de delitos, un órgano que ya está impuesto por ley y que aún no se ha materializado en Canarias.

Tuvo Del Río palabras para referirse al efecto de la pandemia de la Covid-19 en el Ministerio Público, un hecho que provocó «cambios en la forma de trabajar de los fiscales y necesidades sobrevenidas», ya que se han adaptado a llevar a cabo declaraciones, vistas, reuniones o juntas de la Fiscalía de forma telemática.

En esa línea, Luis Del Río no dudó a la hora de reconocer «avances importantes» en torno al proceso de digitalización de la Administración de Justicia, sobre todo en áreas como la civil, pero que aún queda mucho camino por recorrer en este campo y en jurisdicciones como la penal. Un recorrido que, paradójicamente, en los primeros momentos de aplicación de las nuevas tecnologías «conllevan más trabajo para funcionarios y fiscales», aunque a medio y largo plazo «estas dificultades desaparecerán». «En el sistema de gestión procesal Atlante II hubo avances y mejoras, pero no estamos en una verdadera digitalización, no existe aún un verdadero expediente digital», insistió.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios