Presentan una hoja de ruta para convertir a El Hierro en isla autosuficiente

Se trata de un proyecto que responderá a las necesidades básicas de los ciudadanos y basado en la sostenibilidad y la economía azul

EFE Santa Cruz de Tenerife

El diputado del Grupo Nacionalista Canario, Narvay Quintero, ha presentado este lunes un proyecto que aspira a convertirse en la hoja de ruta que transforme a El Hierro en una isla autosuficiente, con un modelo extrapolable a otros territorios insulares y que responda a las necesidades básicas de los ciudadanos y basado en la sostenibilidad y la economía azul.

El documento es fruto de un trabajo de más de 20 años, en el que ha participado el ingeniero agrónomo Javier Morales, bajo la dirección de los expertos en Sostenibilidad y Ecología Gunter Pauli y Luigi Bistagnino, y la colaboración de la Universidad de La Laguna, la Universidad de Turín y la Corporación Mondragón.

Este estudio pone el foco en el efecto multiplicador que supone para la economía producir de manera circular, a través de sistemas de producción interconectados en los que el subproducto de una actividad es el insumo de la siguiente, y así sucesivamente, creando cascadas de producción, ha explicado Luigi Bistagnino, en rueda de prensa.

De esta forma se genera una comunidad con fuertes sinergias entre productores y consumidores.

Gunter Pauli, por su parte, ha recordado que la globalización se basa en producir lo máximo posible al menor costo posible, «y esta dinámica solo puede funcionar para diez países en el mundo».

Por este motivo, territorios más alejados y fragmentados como Canarias «tendrían que asumir un nuevo modelo económico que les permita ser sostenibles y autosuficientes y conseguir, así, mayores oportunidades de felicidad y de vivir una vida sana», ha argumentado.

El proyecto, por tanto, pretende aprovechar la situación coyuntural derivada de crisis para transformar el modelo socioeconómico de la isla y reducir su dependencia externa, «y que al final los recursos económicos se queden y circulen dentro de la isla, con un exquisito respeto al medioambiente», ha detallado Quintero.

Durante su intervención, Javier Morales ha asegurado utilizar las mismas estrategias para salir de la actual crisis llevará a la sociedad a una posición de «debilidad y desamparo», pues en el futuro habrá nuevas crisis, que se afrontarán con menos recursos, mientras la parte de la sociedad con menos capacidad económica sigue debilitándose.

Según ha explicado el ingeniero agrónomo, mientras una empresa ganadera de 60 cabezas de ganado caprino gestionada con la metodología convencional obtiene unos beneficios mensuales de 552 euros y da empleo a una sola personas, la estrategia de economía azul de Pauli permitiría obtener toda la alimentación del ganado y el agua para los forrajes con unos beneficios mensuales de 10.641 euros, y creando empleo, además, para cuatro personas con sueldos de 2.700 euros.

Esta propuesta económica, denominada Blue Economy (economía azul), diseña Gunter Pauli, economista y empresario, permite incrementar la rentabilidad económica en márgenes en torno a un 600 por ciento comparado con la economía convencional.

El experto ha hecho hincapié en que el mundo está llegando al límite en cuanto al cambio climático, la producción de basura, el plástico en los océanos y las desigualdades sociales; y ha insistido en que este proyecto no es un «utopía», pues cuentan con experiencias reales en otros países, «que demuestran que es posible ser más rentable cuidando al mismo tiempo a las personas y al planeta», ha afirmado.

Para el empresario belga la eficiencia no es lo más importante, sino la resiliencia, «tener la capacidad de resistir las crisis en comunidad».

«Este es el drama de Amazon, del e-commerce, que no tienen ningún efecto multiplicador en la economía local», ha continuado Pauli, para posteriormente afirmar que el efecto multiplicador es lo que permitirá dará a la isla la oportunidad de ser independiente del exterior y del «turismo barato».

El objetivo es que este proyecto puede llevar a cabo con cargo al Plan Reactiva Canaria y a los fondos de recuperación europea, «pues entendemos que todos estos fondos no solo deben servir para la recuperación de los sectores afectados por la crisis, sino para conseguir un cambio de modelo», ha remarcado Quintero.

Para una población como El Hierro, con unos 10.000 habitantes, la factura por la electricidad que pagan anualmente empresas, familias e instituciones asciende a unos 9,5 millones de euros anuales.

Actualmente el 60 por ciento de la electricidad, en el cómputo anual, proviene de la energía renovable de Gorona del Viento, con múltiples días en los que se alcanza el cien por cien de suministro limpio.

Debido a que más del 65 por ciento de la propiedad de Gorona es insular, una parte importante de la factura que se paga permanece en la economía isleña. Este es el objetivo.

De hecho, para Morales, el Hierro podría alcanzar el autoabastecimiento eléctrico en cinco años y en diez años, «si hay voluntad política y un compromiso de todos, uno más generalizado, que incluiría también la alimentación», ha concluido.