Rueda de prensa de Julio Pérez. / acfi press

Tenerife y Lanzarote siguen en nivel 2 y se anuncian nuevas medidas en Canarias

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, confirma que el archipiélago adoptará nuevas medidas a la espera de las restricciones anunciadas por el Consejo Interterritorial

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO Las Palmas de Gran Canaria

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, anunció este jueves que Tenerife, Lanzarote y La Graciosa seguirán siendo los únicos territorios en el nivel 2, de riesgo medio, del archipiélago porque «aunque la evolución es positiva, no se dan datos suficientes para cambiar los niveles», aseveró Pérez tras confirmar que no hay variaciones de niveles de alerta.

«Los distintos niveles o colores de los semáforos no tienen variación esta semana. A pesar de que hay algunos indicadores positivos, no son los suficientes para que se produzcan variaciones en los niveles de las islas. Por tanto, Tenerife, Lanzarote y La Graciosa no descienden para bajar al nivel«, reiteró Julio Pérez, quien afirmó que no variarán las normas esta semana, aunque sí anunció cambios la próxima de cara a la temporada estival.

« Puede que cambien las normas y restricciones la semana que viene tras los acuerdos del Consejo Interterritorial de salud de cara al verano«, aseveró el portavoz del Gobierno de Canarias.

Gran Canaria sigue en nivel 1

La pasada semana Gran Canaria bajó a nivel 1, que seguirá en este nivel al igual que Fuerteventura, El Hierro, La Gomera y La Palma. En estas islas se pueden reunir tanto en el ámbito público como privado grupos de hasta diez personas.

En la restauración, el cierre se mantiene a las doce de la noche, pero las terrazas al aire libre podrán tener ocupado todo su aforo y en los interiores, el 75%. Además, dentro de los bares y restaurantes se establece un máximo de seis personas por mesa y grupos de hasta cuatro en barra.

Con el nivel 1 aumentan los aforos de prácticamente todas las actividades, como los gimnasios y espectáculos culturales, y se abre la puerta a la celebración de actos multitudinarios con autorización previa.