Imagen de archivo de Salvamento Marítimo trasportando migrantes / Juan Carlos Alonso

Cinco años de cárcel para patrones de cayuco en el que murieron dos personas

La Fiscalía había solicitado en su escrito una pena de doce años de prisión para cada uno de los detenidos

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La Audiencia de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado este martes a cinco años y medio de prisión a tres ciudadanos malienses acusados de ser los patrones de un cayuco rescatado al sur de Gran Canaria en noviembre de 2020, en el que murieron dos de sus 47 ocupantes.

A los tres acusados, que se encontraban en prisión preventiva desde diciembre de 2020, se les ha condenado a tres años y seis meses por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y a un año por homicidio imprudente por cada uno de los dos fallecidos.

La vista ha tenido lugar en la sección segunda de la Audiencia Provincial y ha durado apenas cinco minutos, ya que los acusados han reconocido los hechos, han aceptado las condenas propuestas y han pedido perdón por el daño causado.

En un primer momento, la Fiscalía había solicitado en su escrito una pena de doce años de prisión para cada uno de los detenidos, siete por un delito contra los derechos de ciudadanos extranjeros y dos años y medio por cada uno de los dos homicidios.

Los hechos por los que se juzgaban a estos tres ciudadanos malienses se desencadenaron tras la salida de una patera de las costas de Nuakchot, en Mauritania, el 19 de noviembre de 2020, que arribó al sur de Gran Canaria, al puerto de Arguineguín, el 24 de noviembre de ese año tras ser rescatada por Salvamento Marítimo.

En el momento del rescate fueron encontrados con vida 49 inmigrantes, así como un fallecido debido a la exposición anormal y continuada a agentes climatológicos y nutricionales extremos, con un cuadro severo de deshidratación e hipotermia que derivó en un fallo multiorgánico.

Del resto de los rescatados, otro hombre murió tras ser trasladado al Hospital Insular de Gran Canaria, donde pereció a causa del grave estado de salud y, al igual que el otro fallecido, al presentar un cuadro severo de deshidratación e hipotermia.

Para la Fiscalía, los tres acusados, «puestos de común acuerdo con otras personas no identificadas y movidos por el ánimo de lucro ajeno, cobraron diversas cantidades de dinero a otros 47 inmigrantes subsaharianos para llevarlos con ellos a las costas canarias en cayuco, a sabiendas de que incumplían las normas sobre entrada en el territorio nacional y que una vez que arribaren, quedarían en situación irregular en España».

Según el relato del Ministerio Fiscal, los encausados patronearon la embarcación desde su salida hasta la llegada a costas canarias, valiéndose de un dispositivo GPS y alternándose en sus funciones.

«El cayuco carecía de cualquier sistema de seguridad, así como de alimento, agua y chalecos salvavidas para la totalidad de los ocupantes, poniendo con ello en peligro la vida de todos los inmigrantes a bordo. Ademas, la escasa comida y bebida se terminó y la embarcación quedó a la deriva antes de llegar a España», se expresa en el escrito.