Mateo se encuentra estable en el Hospital San Juan de Dios de Barcelona. / Instagram: @mateovuelveacasa

La carrera contrarreloj para traer a Mateo a España

La ministra de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España, Reyes Maroto, asegura que las gestiones para trasladar al niño canario enfermo en Bali fueron «muy complicadas»

EFE Yakarta

La ministra de Industria, Comercio y Turismo de España, Reyes Maroto, destacó este lunes que las gestiones para trasladar a España a Mateo, el bebé canario de 21 meses que estaba ingresado en un hospital de Bali, «fueron muy complicadas» por la falta de tiempo ante la gravedad de su enfermedad.

«Las gestiones han sido muy complicadas porque no teníamos tiempo . El niño tenía que salir ayer porque no había bolsas de sangre para hacer las transfusiones«, declaró Maroto a Efe por teléfono desde Bali, donde ha participado hoy en la cumbre de ministros de Turismo del G20.

Maroto gestionó junto a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y el Ministerio de Asuntos Exteriores a través de la Embajada de España en Indonesia el operativo que permitió el domingo el traslado a Barcelona del bebé y de su familia para tratarlo por su dolencia hematológica que le obligaba a recibir una transfusión diaria.

A pesar de que la falta de tiempo «dificultaba garantizar un traslado con la seguridad que el niño requería», la ministra subrayó que se dieron «circunstancias favorables» que permitieron finalmente llevar a cabo el traslado.

La primera de esas circunstancias fue, según Maroto, que «los informes médicos garantizaban que ese viaje se podía hacer» algo que calificó de «fundamental» porque «sin la autorización de los médicos ninguna aerolínea lo hubiera aceptado».

«Uno pone en valor la sanidad pública en estos casos»

Una vez solventado ese escollo, el operativo comprobó que el servicio médico que atendió al niño en el avión era seguro, coordinó con el grupo Iberia-Qatar Airways aspectos logísticos y garantizó que el niño contara con un dispositivo de oxígeno modular en el avión.

«Fue un trabajo muy intenso con la premura de la falta de tiempo y se dieron circunstancias favorables para que Mateo y sus padres subieran a ese avión y todo se pudiera desarrollar bien«, resumió la ministra.

En este sentido, Maroto subrayó que el traslado fue posible «gracias a gente invisible que no va a aparecer en ninguna referencia» y recalcó que «uno pone en valor la sanidad pública española cuando ve casos como estos».

«Han sido unos padres muy valientes, han luchado por su hijo«, dijo la titular de Turismo, quien agradeció también la labor de los sanitarios de Bali por »hacer lo que han podido con los medios que tenían«.