Ángel Víctor Torres cree que los datos avalan la gestión del Gobierno en una legislatura con muchos imprevistos. / COBER

La Entrevista

«La oposición habla de traición, de ciudadanos de segunda... pero no da ningún dato»

Arranca el curso político que cierra el mandato y Torres (Arucas, 1966) lo hace convencido de que se ha asentado una Canarias que pide lo que le corresponde pero que consigue réditos y también da soluciones

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

- Empieza un curso político que acabará con el examen final de las elecciones. Usted, que fue docente, ¿tiene la sensación de que será evaluado por los electores por lo que haga en el tramo final del mandato y no en toda la legislatura?

- Lo justo sería que la evaluación fuera por lo que se ha hecho en toda la legislatura, igual que el buen profesor debe evaluar al alumno por los meses que ha estado en el aula y no solo por lo que ocurra en las últimas semanas. En ese sentido espero ser evaluado con buena nota, y lo digo con humildad, a pesar de que creo que nos han puesto más temas de los previstos en el temario... Me explico: teníamos una Canarias que se enfrentaba a muchos problemas conocidos, y a esos problemas se añadieron muchos otros que nos íbamos encontrando: el volcán, la covid, problemas económicos derivados de que la crisis sanitaria parase el turismo... y ante todos esos temas creo que hemos estado a la altura.

- Al iniciar su mandato, dijo que entre los objetivos estaba una Canarias más justa socialmente y más sostenible en lo económico y lo ambiental. ¿Cree que se ha conseguido algo de eso?

- Sinceramente creo que sí pero no es una opinión subjetiva. Creo que los canarios, al acabar esta legislatura, deben sentarse con calma y analizar cómo estaba Canarias y cómo está ahora. Ahí está cómo teníamos la educación, donde vemos la gran inversión que se ha hecho o con la educación de 0 a 3 años, que es fundamental, o la mejora en los datos del Informe Pisa; cómo teníamos los derechos sociales, y acabamos ver los buenos datos de dependencia; ahí están los datos económicos, con tres presupuestos en tres años y sacaremos el cuarto, con una política basada en el diálogo con todo el mundo, con ayudas a las empresas, tanto del Gobierno canario como los 1.144 millones que conseguimos del Gobierno de España; en materia medioambiental, recogíamos un conjunto vacío y al final de legislatura no vamos con una ley canaria, la primera del cambio climático, con aportaciones en torno a los 500 millones de euros para islas sostenibles, con una multiplicación por 4 de la introducción de las economías sostenibles frente a lo que había en 2019; en cuanto al sector primario, hemos conseguido mantener las fichas del Posei, en un escenario muy complicado; y vamos a conseguir con la estabilización del personal interino de acuerdo con lo aprobado en las Cortes, lo cual es también resolver un problema heredado de muchos años. Conclusión: es indudable que tenemos que seguir mejorando, pero pese a que lo que nos encontramos en el camino podría haber empobrecido Canarias, creo que los números avalarán la actuación del actual Gobierno.

Presidencia española de la UE

«Canarias es ya una comunidad propositiva y no plañidera»

- También a comienzos de legislatura, Román Rodríguez subrayaba que para que este pacto canario funcionase, era clave que Madrid cumpliese con Canarias. ¿Está cumpliendo con las islas el Gobierno de Sánchez?

- Hay quien dice que no y lo que hacen es criticar, denunciar... Vamos a los datos: se acaba de celebrar la Comisión Mixta bilateral y el punto 1 era la aprobación del acta anterior. El presidente de entonces era Rodríguez Zapatero por el Gobierno de España y Paulino Rivero por Canarias, que dejó de ser presidente en 2011. Este Gobierno actual responde, por ejemplo, en cuestiones como asumir las competencias en Costas y también ha respondido en conflictos duros enfrentándonos a Madrid, como en el decreto turístico o en las ayudas al sector audiovisual... o el convenio de carreteras, que está ya resuelto, pero vemos que nos critican las dos formaciones que fueron responsables del problema: el PP, porque fue el Gobierno de Rajoy el que retiró los fondos, y el Gobierno anterior de CC porque introdujo en el artículo 5 que las obras no ejecutadas en el anterior convenio no podrían aparecer en el nuevo, y eso es condenar el futuro inversor en Canarias. Todavía no he encontrado una explicación a eso. Hemos tenido un Gobierno de Canarias que ha conseguido muchísimo, negociando, acordando, defendiendo lealmente a Canarias, porque otros se sustentan en gritar porque creen que eso les da rédito electoral. Pero eso empobrece a Canarias. Si el grito se queda solo en eso, ¿qué consiguen los canarios?

- Pero si conseguimos el 50% de bonificación al transporte frente al 100% en trenes de cercanías, ¿es que no hemos gritado lo suficiente, que no terminan de entender lo que es Canarias o es una buena solución?

- Lo que aprueba el Gobierno de España es que el 90% de los viajeros en territorio peninsular reciben una bonificación del 30%: estamos hablando de autobuses, como dicen allí, tren y metro. En Canarias lo que se consigue es que ese 30% suba al 50% y para el cien por cien de los viajeros, siendo además la única Comunidad Autónoma que incluye en ese 20% añadido el transporte urbano. Si se va a los números, Canarias es la autonomía que más recibe por viajero de todo el país, y es así sin ninguna discusión. Eso lo hemos conseguido nosotros, porque incluir el transporte urbano no fue fácil. ¿Qué hace la oposición? Habla de traición, de ciudadanos de segunda... pero no da ningún dato. Los trenes de cercanía no llegan a media docena de autonomías y, sin embargo, en las guaguas allí tienen el 30%.

- ¿Es quizás el asunto migratorio donde hay que sacarle la tarjeta amarilla a Madrid? Este verano, con el presidente en La Mareta, hubo un repunte de llegadas. ¿O tenemos que asumir esos episodios como inevitables?

- El presidente del Gobierno de España asumió en el Congreso, y estamos hablando del año 2020, que las cosas se tenían que haber hecho mejor pero es que no había recursos, y eso no fue responsabilidad del actual Gobierno de España ni del Gobierno de Canarias. Otros desmantelaron los recursos disponibles y, ante una llegada masiva durante el confinamiento, no había espacios. La solidaridad no es la misma ahora por parte de las administraciones que hace 20 años, y eso por diferentes razones. Este año, es verdad que hemos tenido algunos repuntes, como en mayo, pero los últimos datos de agosto, respecto al mismo mes del año pasado, hablan de una reducción del 40%. Todo esto en un contexto difícil, porque la inmigración se agrava cuando surge la guerra de Ucrania, que sube los precios de los cereales y reduce la inversión en África. Si a eso añadimos el cambio climático, pues es imposible que la inmigración vaya a menos. Somos territorio fronterizo y por tanto hay que exigir la máxima vigilancia, el cumplimiento de los convenios, el respeto a los derechos humanos y, lo vuelvo a repetir, es un asunto que debe quedar al margen de la lucha partidaria.

Crecimiento poblacional:

«El orden es primero escuchar a los expertos y después sacar conclusiones para tomar decisiones»

- Acaba de mencionar la guerra de Ucrania. ¿Se ha planteado por qué la diferente reacción como país y de las autonomías ante la acogida de ucranianos, frente a lo que ha costado convencer a las autonomías para que se impliquen en el reparto de menores inmigrantes no acompañados que llegaban a Canarias?

- Sí, pero va más allá. La UE y la comunidad internacional aprueba una directriz para que en escasas horas, y me parece magníficos, los asilados y los inmigrantes por la cuestión bélica en Ucrania puedan ser acogidos en los países a los que se dirigen, pero esa directriz se puede aplicar también a los que vienen de África. Y lo he dicho en sede parlamentaria europea, porque también se huye por conflictos bélicos de África. Todas las personas son iguales, vengan de donde vengan y tengan el color que tengan.

- Los datos de turismo son buenos, los de bajada del paro también, las ayudas a las empresas en la pandemia fueron evidentes... pero ¿no está generando eso una fortaleza de la economía canaria que se apuntala en una inyección de dinero público que no sabemos si se podrá repetir en los próximos meses si se confirma la recesión? ¿No hemos anestesiado la economía?

- Creo que hay que hablar en presente teniendo perspectiva de los próximos meses y se está demostrando la fortaleza de la economía canaria. Estamos liderando la bajada de desempleo en nuestro país y Canarias está demostrando, desde el sector privado, que está preparada para situaciones difíciles. Las cosas están complicadas, por la inflación y el aumento en el coste de las materias primas, pero es indiscutible que, pese a ello, somos las autonomía con menos inflación y la economía está respondiendo. El sector turístico nos avanza que los próximos meses, que son capitales para nosotros porque es nuestra temporada alta, no son malos. Es indudable que el alargamiento del conflicto bélico tiene consecuencias negativas en un mundo globalizado y las consecuencias energéticas pueden ser relevantes en los países nórdicos y centroeuropeos, que son mercados importantes para nuestro turismo. Por eso, lo ideal es que hoy, mejor que mañana, acabe el conflicto en Ucrania.

Cober

- Pero Canarias también demuestra su fortaleza recaudatoria. ¿No va siendo hora de apuntalar la recuperación económica con una rebaja fiscal?

- Las rebajas lineales ante una situación provocada por la escasez de oferta, fundamentalmente de energía, lo único que hace es agravar la economía. Lo dice el BCE, lo dice el propio Banco de España, lo dicen las grandes organizaciones y sus expertos. Bajar linealmente el IGIC es lo que dicen los que están en la oposición, porque cuando gobiernan hacen lo contrario. Lo que decimos es que hay que bajar los impuestos en los sectores afectados, como hemos hecho en el sanitario, con aplazamientos en sectores económicos, y ayudas directas a empresas, autónomos, ganaderos, el transporte... y eso lo hacemos gracias a la recaudación.

- A nivel nacional se oyen voces de un escenario de confrontación social vinculado, por ejemplo, a la negociación salarial. Su Gobierno ha sido capaz, por contra, de tender puentes con agentes económicos y sociales. ¿Teme ese escenario y que los puentes tendidos sean dinamitados?

- Enlazo con la primera pregunta de esta entrevista: este ha sido un Gobierno capaz de sentarse, dialogar y llegar a acuerdos con todos. Las circunstancias han sido tan excepcionales y difíciles que han obligado al consenso. Apelo a que se regrese a la mesa de concertación, como se está haciendo en Canarias, y que empresarios y sindicatos sean capaces de acordar aspectos como la mejora del salario mínimo, medidas de tipo energético, otras de carácter internacional. Sé que todo está salpicado por un escenario electoral, con un PP ansioso por llegar a La Moncloa, cometiendo errores de bulto, y no solo hablo de los viajes de jet-foil que anunció Feijóo para ir a Lanzarote, lo cual demuestra su desconocimiento de esta región ultraperiférica.

- Habla de Feijóo, con el que ha tenido muchos encuentros, ya fueran telemáticos con presenciales, en la pandemia. ¿Está viendo muchas diferencias entre el Feijóo presidente gallego y el Feijóo presidente del PP?

- Lo hemos visto todos los españoles. No tiene coherencia que un presidente autonómico con rigor diga que había que tomar medidas de ajuste energético y que después, cuando se toman, las critique porque es presidente de su partido.

- En lo que resta de legislatura nacional y también canaria tocan presidencia española de la UE y también de las islas en las RUP. ¿En qué medida Canarias puede salir beneficiada de eso?

- Creo que Canarias, en esta legislatura difícil, ha cambiado el ritmo y, sobre todo, se ha convertido en una comunidad propositiva y no plañidera. Me alegro de que seamos propositivos; me alegro de que tengamos el Centro Vulcanológico en Canarias, y ya veremos en qué isla, como me alegro de que tengamos muchas posibilidades de ser sede de la Agencia Europea del Turismo, y me alegro de que hayamos presentado la candidatura para ser Centro Español Aeroespacial, me alegro de que seamos la sede de la cumbre de la OCDE o de los congresos de islas turísticas... porque eso significa cambiar la tendencia. Canarias presidirá ahora la Conferencia de las RUP, España presidirá en los últimos seis meses de 2023 la UE y eso nos da la oportunidad de defender con orgullo, con dignidad, lo que significa esta región de ocho islas, que exige, reclama, demanda, pero también propone, ofrece, da, traslada una realidad que es la de un pueblo orgulloso de conseguir cosas.

- En la península se ha hablado mucho de la España vaciada y ahora en Canarias de una región 'sobrellenada', pero además con realidades insulares muy diferentes. ¿Cree que es un debate para afrontar con valentía o seguirá siendo nuestro Guadiana?

- Se ha activado la comisión de estudio en el Parlamento y eso es bueno. Es un debate necesario. ¿Estamos superpoblados? Pues depende de las islas. Nadie dice que El Hierro o La Palma estén superpobladas, porque llevan años perdiendo población, mientras que en Lanzarote, en Fuerteventura, en las islas con mayor población o en sus capitales, porque también vemos que en las cumbres de las islas más pobladas se ha perdido población. El orden es primero escuchar a los expertos y después sacar conclusiones para tomar decisiones.

Caso mascarillas:

«Es un expediente que me molesta y me enfada, porque no puede ser que se paguen 4 millones y no llegue el material»

-¿No está en el horizonte una moratoria turística en las islas más pobladas, como de hecho ya plantean algunas voces?

- No, tenemos que dejar caminar al Parlamento. Estamos en un momento difícil en lo económico y las circunstancias modifican muchas veces las previsiones. Lo estamos viendo en Europa, que apostó por las energías limpias y ahora, con la guerra de Ucrania, está preservando el gas, cuando no era una fuente energética prioritaria hace unos meses en la estrategia comunitaria. En Canarias nuestra economía se sustenta en el turismo, pero es que el turismo está viviendo un cambio de hábitos, y hay quien sostiene que Canarias puede tener menos turistas pero con más pernoctaciones.

- En esa hoja de ruta para lo que queda de mandato, ¿está la ecotasa turística? Porque en el documento del pacto sí está.

-Recuerdo que en dos ocasiones nos planteamos introducir su estudio y en las dos las circunstancias nos obligaron a parar: la quiebra de Thomas Cook y la pandemia. Hoy tenemos también una circunstancia excepcional, que es la invasión de Ucrania y sus consecuencias económicas. Ese debate creo que se tiene que hacer con sosiego y abordar el posible uso de lo que se recaude. Hoy lo importante es mantener los números turísticos que tenemos, ver cómo evoluciona la inflación y contener sus efectos.

- El 19 hará un año del inicio de la erupción en La Palma. ¿Se ha cumplido con los palmeros, no hay demasiado retraso en las ayudas prometidas?

- No teníamos precedente de erupción volcánica de esas características y por tanto no podemos compararlo con episodios similares. Sí creo que para contestar a esa pregunta habría que compararlo con otros fenómenos que tuvimos en Canarias, con otros gobiernos, cuando se perdieron casas, cuando hubo una gran afección a la agricultura, cuando un fenómeno natural se llevó por delante muchos negocios, muchos sueños de la gente... estoy hablando, por ejemplo, de riadas o del Delta. Y en esa comparación sale claramente visible que estos gobiernos, el de España y el canario, han respondido con mayor cantidad y con mayor celeridad. Lo cual no significa que cubras las esperanzas de todos los afectados, porque eso es imposible. A pesar de que han concurrido gobiernos de diferentes fuerzas políticas, como el Cabildo de La Palma, presidido por el PP, o los ayuntamientos, ha habido colaboración plena y lo quiero reconocer.

- El caso Mascarillas está en sede judicial y habrá que ver qué depara. Salvando la presunción de inocencia, ¿la presunción de diligencia no obliga al Gobierno a, como mínimo, investigar si algo se hizo mal?

- Es un expediente que me molesta y me enfada, porque no puede ser que se paguen 4 millones y no llegue el material, y por tanto hay que recuperar esos 4 millones. Y esa es la prioridad. Como dice, eso está en manos de la Justicia y hay que dejarla avanzar, pero en justicia también hay que reconocer que la gestión de este Gobierno en la pandemia fue buena: más de 400 expedientes por emergencia en un momento complicado, con unos 200 millones de euros, y se hizo adecuadamente. Hay que dejar que la Justicia camine y actuaremos según lo que la Justicia diga. También hay quien me reclama que por qué no tomamos decisiones frente a personas que están en el Gobierno y están investigadas, pero tengo que recordar que hay personas investigadas en todas las administraciones. Las decisiones han sido acordes a lo que ha ido apareciendo y cualquier cosa nueva que aparezca tendrá el análisis correspondiente del Gobierno.

- La ampliación y renovación del Materno Insular sufre otro traspiés. ¿Qué le dice a esos profesionales que llevan años reclamando mejoras, y también a los pacientes y sus familias?

- Me comprometí en el Parlamento y analizamos las formas para agilizar los procedimientos, porque es el hospital más viejo y con un problema cronificado. También es verdad que hay expedientes que tienen muchas dificultades, como nos ha pasado en otros.

Cober

- El 1 de enero son efectivas las competencias autonómicas en Costas. ¿Habrá barra libre desde entonces? ¿Los empresarios verán cómo de repente se desatascan todos los expedientes?

- Ellos saben que no es así. La ley es una y la ley es la misma cuando los funcionarios están en manos del Estado o de la Comunidad Autónoma. Los empresarios lo que piden es más celeridad, y eso creo que sí lo conseguimos. Pero si alguien cree que podemos hacer lo que queramos porque Costas venga para acá, se equivocan, porque tenemos que preservar el medio ambiente, que es esencial para nosotros.

-A Sánchez le están diseñando una gira por toda España para acercarlo al ciudadano. ¿Su partido quiere contar con él en Canarias o teme que Sánchez sea un lastre para las buenas expectativas del partido aquí?

- Creo que el Gobierno de Pedro Sánchez ha tomado decisiones de justicia social y defensa de los trabajadores en un momento complicado que creo que la historia, y también los electores, deben reconocer. ¿Cómo se actuó en la crisis del 2008? Pues quebrando el Estado del bienestar. Ahora lo que se ha hecho es aumentar el salario mínimo, ayudar a las empresas a través de los fondos ICO, preservar la relación entre el trabajador y la empresa a través de los ERTE... todo eso creo que en justicia debe ser reconocido. Para nosotros, que nos visite el presidente y candidato, si así lo consideran él y la militancia, pues es importante. Así lo pienso y no va en mi manera de ser el oportunismo.

-Todos los candidatos salen soñando con mayoría absoluta, pero ¿se plantea usted de alguna manera una campaña orientada a reeditar el pacto actual o se plantea otro?

-Este pacto va a aguantar los cuatro años, será histórico, porque será la segunda vez que ocurra, porque hemos estado acostumbrados a convulsiones. Lo lógico es trabajar por tanto para su continuidad pero vamos a aspirar la mayoría absoluta, como el resto de partidos. Lo que le pediría a los electores es que, con todo lo que hemos vivido, miren cómo estábamos y cómo estamos.

- ¿El enemigo a batir para su partido es el PP o CC?

- Aspiramos a ganar, como en 2019, y el principal rival será el partido siguiente en escaños, pero no sé quién va a ser. Tengo que preocuparme en mi organización política y en conseguir el mejor resultado.

- ¿Se ve ya en la cartelería compartiendo su foto con la de Augusto Hidalgo al Cabildo y la de Carolina Darias al Ayuntamiento de la capital grancanaria?

- Lo dirán los procesos internos, la militancia y también las propias personas. Sé que hay compañeros que aspiran a ser candidatos y candidatas... también al Gobierno de Canarias. Estoy en disposición a volver a ser candidato, como también puede haber otros compañeros en esa disposición y en otras candidaturas. Lo que me importa como secretario general es dar continuidad a la labor que se ha hecho en esas administraciones y en otras. Ha nombrado a Carolina, que ha demostrado su capacidad de gestión, como otras compañeros y compañeras en las distintas administraciones donde gobernamos.