Los bulos no cesan: ni hay muertos ni inmigrantes alojados en hoteles de lujo

Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería para móviles difunden como ciertas falsedades cargadas de intencionalidad

RAMIRO FUENTE (EFE) Las Palmas de Gran Canaria

Es falso que las autoridades españolas o canarias hayan alojado a afectados por el volcán de La Palma en polideportivos y que, mientras, proporcionen todo tipo de comodidades en hoteles de lujo a inmigrantes llegados en patera, como afirman numerosos mensajes difundidos en webs y redes sociales.

Circulan esta semana en Facebook, Instagram y Twitter dive mensajes que afirman que tras la erupción del volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma se iba a realojar a 300 personas en polideportivos, mientras que los inmigrantes que llegan a Canarias en patera disfrutan de estancias «en hoteles de cinco estrellas» y con «todo incluido».

Uno de los mensajes más difundidos asegura que «el Gobierno de Canarias y el central van a meter a los pobres evacuados del volcán en un campo de fútbol y en un cuartel militar» cuando, «si hubiesen entrado en patera, estarían en un hotel de cuatro estrellas con pulserita de todo incluido, más móvil y diez euros al día».

También se ha compartido estos días por WhatsApp un vídeo en el que un hombre, a gritos y entre insultos a políticos y periodistas, asegura que los evacuados están «durmiendo en pabellones en colchonetas» o «en los coches», obligados a pedir «ropa prestada y comida», mientras «tienen a los negros en hoteles de cinco estrellas» y «les buscan casa, comida, sueldo y móvil».

Ningún afectado por el volcán de La Palma ha dormido en un polideportivo. La gran mayoría de los 6.000 evacuados se alojaron en domicilios de familiares o amigos o se trasladaron a una segunda residencia en la isla, mientras que quienes no disponían de alternativa, menos de 250, fueron acogidos de forma provisional en un acuartelamiento con camas, comida y atención permanente.

Este acuartelamiento, El Fuerte, está ubicado en el municipio de Breña Baja, cerca de Santa Cruz de La Palma, y la cifra inferior a 250 personas que pasó allí la primera noche tras la erupción se fue reduciendo porque una gran parte optó por otras soluciones: viviendas de amigos o allegados en la propia isla o en Tenerife y, en el caso de algunos residentes extranjeros, el regreso a su país.

Además, tras esa primera noche, la del domingo 19, se empezó a organizar el traslado de las personas dependientes a centros sociosanitarios, dando prioridad a las ocho que presentaban un mayor grado de dependencia.

Y, ¿qué pasa con los supuestos alojamientos de lujo para inmigrantes llegados en patera? Pues que no existen: ante la avalancha migratoria de septiembre de 2020, que desbordó los recursos de emergencia, se aprovecharon hoteles cerrados y sin uso para realojarlos temporalmente, sin acceso a comodidades, y todos ellos acabaron derivados a centros de acogida.

El Gobierno impulsó aquella iniciativa como una solución provisional de emergencia ante la magnitud de la crisis migratoria, en el marco del Plan Canarias, y los últimos migrantes que quedaban alojados en uno de esos establecimientos hoteleros sin uso turístico fueron trasladados a centros de acogida el pasado marzo. Ante la ausencia de recursos de emergencia -Canarias disponía de menos de 100 plazas-, el Ejecutivo optó por realojar a migrantes en hoteles y apartamentos cerrados por la crisis sanitaria y que voluntariamente se ofrecieron a ese uso temporal.

Actualmente no hay migrantes en hoteles.