Conrado Domínguez, tras declarar en el juzgado. / c7

Caso Mascarillas: Los mensajes que acorralan a Conrado Domínguez

Los mensajes aportados por el dueño de RR7 dejan en entredicho al director del Servicio Canario de Salud

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Siete de mayo de 2020, primera hora de la mañana. El teléfono móvil de Rayco Rubén González lanza un sonido avisando de la entrada de un mensaje de WhatsApp. «Buenos días Rayco, ¿alguna novedad? Un saludo». Lo envía Conrado Domínguez, entonces secretario general técnico de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias y desde marzo de ese año integrante del comité creado por el Gobierno de Canarias ante la emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19.

El mensaje es uno de los muchos que intercambiaron el alto cargo del Gobierno, que en septiembre de aquel año fue nombrado director delServicio Canario de Salud, y el administrador único de RR7. En declaración ante el fiscal Anticorrupción y también ante el juez instructor del caso Mascarillas y el resto de partes personadas, Conrado Domínguez sostuvo que nunca mantuvo contacto directo con Rayco Rubén González y que su interlocución era a través de Samuel Machín, que hacía de comisionista en la operación.

En una respuesta a preguntas del juzgado que Presidencia del Gobierno de Canarias envió al instructor del caso Mascarillas, Conrado Domínguez dijo que no negoció «condiciones» del contrato de 4 millones de euros con RR7 por la compra de un millón de mascarillas, material que nunca llegó a Sanidad. « Yo no negocié condiciones, ya que la oferta era cerrada, en consecuencia no comuniqué nada a los asistentes del Comité».

Ese saludo vía WhatsApp y otros muchos mensajes entre Conrado Domínguez y Rayco Rubén González, así como entre este y otras personas que intervinieron en la operación, han sido puestos a disposición judicial por el dueño de RR7. Ahora será la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía quien tendrá que acceder a los mismos y situarlos en el contexto en que se produjeron los hechos.

De entrada, aquel 7 de mayo de 2020 se estaba cocinando el contrato con RR7. Por lo que se ha sabido hasta la fecha, es el 5 de mayo de 2020 cuando Conrado Domínguez entra en contacto con la empresa, que se dedicaba a la compra y venta de coches y no tenía experiencia en el campo sanitario. Domínguez asegura que no participó en una llamada a tres que fue el primer contacto, pero lo cierto es que tenía el teléfono de Rayco Rubén González, como queda acreditado con ese mensaje matinal del 7 de mayo y otros muchos.

Según la investigación realizada en su momento por la Fiscalía Anticorrupción, con Javier Ródenas al frente, a comienzos de mayo arrancó formalmente la negociación del contrato y a finales de ese mes Conrado Domínguez envía un mensaje a Ana María Pérez, entonces directora general de Recursos Económicos en el Servicio Canario de Salud, para que hiciera el «pedido de un millón de mascarillas». El 25 de mayo, por procedimiento de emergencia, se formalizó ese pedido a RR7 United SL y el 7 de agosto se hace el primer pago de dos millones de euros; en octubre se hizo el segundo pago de otros dos millones, todo ello sin que se hubiese entregado mascarilla alguna.

¿Cómo trabó contacto Conrado Domínguez, que estaba en Obras Públicas, con una empresa de compra y venta de coches? Según la investigación, y según los testimonios de los propios investigados y de Samuel Machín -hasta ahora testigo en el procedimiento-, el nexo fue Osvaldo Lastras. Conrado Domínguez ha reconocido una amistad de hace años con Lastras, vinculada a que ambos jugaban al balonmano.

Lastras es entrenador personal, ha tenido negocios en Mogán y llegó a participar en política como número 3 de la lista de Nueva Canarias al Ayuntamiento moganero en 2019. No fue elegido concejal. En diciembre de 2020 se le pudo ver participando en el concurso de Televisión Canaria 'Cógeme si puedes', donde se llevó un premio de 19.000 euros.

De Lastras a Choclán

Osvaldo Lastras tendría en su círculo de amistades a Héctor Ramírez, hermano del empresario Miguel Ángel Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas. Este periódico adelantó este sábado que el bufete de José Antonio Choclán, penalista afincado en Madrid, estaría asesorando al abogado defensor de Conrado Domínguez, José María Domínguez Silva. En medios judiciales se interpreta que habría sido Miguel Ángel Ramírez -empresario del motor, como Rayco González, quien habría facilitado el contacto de Conrado Domínguez con Choclán.

En la causa está personado también el Gobierno canario como perjudicado. Desde el Ejecutivo se ha sostenido que su prioridad es « recuperar el dinero», tras haber fracasado en los diversos intentos por vía de apremio.

En todo caso, fuentes judiciales sostienen que el pasado jueves, en la declaración de Rayco Rubén González en el juzgado, en la que desveló sus contactos directos con Conrado Domínguez, el letrado en representación de la Comunidad Autónoma actuó casi como defensor del director del Servicio Canario de Salud. De hecho, en las declaraciones de Domínguez y Pérez, sus intervenciones fueron mínimas.

El papel de Gobierno

El viernes, tras desvelar este periódico esa conexión directa entre el dueño de RR7 y Conrado Domínguez, lo que desmonta la tesis sostenida hasta la fecha por este, el consejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, mostró en una entrevista en Canarias Radio su sorpresa: «Mi primera reacción», dijo Julio Pérez, «es de sorpresa y asombro. A partir de ahí, tendremos que examinar la situación». Seguidamente reiteró que el Gobierno siempre ha intentado recuperar el dinero y que por eso se personó en la causa.

Otros mensajes de los que se habló en la declaración de Rayco Rubén González el jueves reflejarían que a última hora el contrato se encareció en 100.000 euros, sin que Conrado Domínguez pusiera objeción alguna a ese sobrecoste. Asimismo, se examinaron en sede judicial mensajes entre el dueño de RR7 y Samuel Machín en el que este habla, en relación a otros contratos que intentaron gestionar con Domínguez, que los primeros pondrían su precio y ellos (en referencia a Osvaldo Lastras y el director del SCS) añadirían «lo que quieran».

A día de hoy, Conrado Domínguez sigue al frente del Servicio Canario de Salud.

En los próximos días, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, deberá contestar en calidad de testigo a las preguntas de las partes sobre el caso. Lo hará por escrito.

El día 11 están citados en calidad de investigados tres familiares de Rayco Rubén González: su madre, su esposa y un primo, que aparecen en otras empresas vinculadas a RR7.