Borrar
Astrid Pérez es la segunda mujer en la historia en presidir la Cámara, después de Carolina Darias hace dos legislaturas. Juan Carlos Alonso
Presidenta del Parlamento de Canarias

Astrid Pérez: «Los diputados están conectados con la ciudadanía»

La presidenta del Parlamento de Canarias analiza la importancia de la cámara regional para las islas, los desafíos de la presente legislatura y sus retos personales

Ingrid Ortiz Viera

Santa Cruz de Tenerife

Miércoles, 29 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

– El Parlamento viene a ser el reflejo de todos los canarios pero a veces da la sensación de que los diputado viven en su propia burbuja. ¿Se han desconectado del sentir de la sociedad?

– En el Parlamento estamos representadas todas las fuerzas políticas, con lo cual estamos todos los canarios y si en algo nos caracterizamos es en que hay pluralismo, hay debate y creo que la inmensa mayoría de diputados trabajamos por el interés general del pueblo. Hay gente que puede pensar que los políticos no están al tanto de los problemas de la ciudadanía pero no creo que sea real. El político es un ciudadano más. Lo que sí es verdad es que tenemos debates muy rígidos, por eso planteamos nuevas formas de acercamiento, como el podcast 'Parlamento abierto' en el que poder tratar otros temas diferentes al que plantean los grupos parlamentarios y en el que intervengan no solo los políticos.

– Es verdad que puede ser una fórmula para incluir a la ciudadanía de una forma más participativa en la actividad de la Cámara, pero también lo son las Iniciativas Legislativas Populares, que muchas veces no llegan a ningún lado.

– Las ILP las presenta la comisión promotora pero necesitan el impulso de los grupos para poder tramitarlas, así que hay algunas que van con mucha diligencia y otras que no. Esta misma semana debatimos una sobre turismo. Se trata de eso, de incorporar a la sociedad civil, porque creo que en la estructura del Estado se conoce la actividad ejecutiva (el Gobierno) y la judicial (los tribunales), pero la del parlamento es la más difusa. Se puede pensar que está alejada del ciudadano pero no es así. Se trabaja mucho.

– En cualquier caso, la legislación suele llegar tarde a los debates sociales. El del reto demográfico, por ejemplo, ya lleva algunas legislaturas en marcha...

– Tenemos un problema en España, en general, con la administración pública. Tiene que haber una reflexión sobre sus protocolos, su funcionamiento y su productividad y es el Gobierno del Estado es el único que puede legislar al respecto. Todo lo de palacio va despacio y todo lo público es lento.

La comisión sobre el reto demográfico se creó en la legislatura 2015-2019. Estos son los plazos. Hay que hacer una reforma estructural, aunque no creo que estén ahora mismo en estas cosas.

FUNCIONES

«El Parlamento es el gran desconocido en la división de poderes. Por eso buscamos nuevas formas de llegar a la sociedad y que esta participe»

– Hablando de eficacia, una crítica común hacia el Parlamento es la escasa eficacia que tienen las proposiciones no de ley. ¿Tiene sentido seguir debatiéndolas?

– Claro que tiene sentido. La reflexión no la tiene el Parlamento sino el Gobierno. En las pnl se habla de Sanidad, de Salud Mental, de Medioambiente... Se habla de todo. Es lo que realmente le preocupa al pueblo y lo que le interesa a Canarias. Otra cosa es que el Gobierno luego decida o no el cumplimiento de las pnl, porque no hay una obligación legal. En cualquier caso habría que preguntarle al presidente o a los consejeros el porqué no se ejecutan ciertas pnl pero, por supuesto, el Parlamento debe seguir debatiéndolas.

– Igual que se fiscaliza a los dirigentes habría que plantearse fiscalizar a los diputados. ¿Existen mecanismos para controlar o penalizar a los diputados que no cumplen con su trabajo?

– En el sistema público español no se penaliza ni al enviado público que no va a trabajar. Es duro pero real. ¿Cuál es el trabajo de un parlamentario? ¿Presentar iniciativas, realizar preguntas? Puede que aparezca uno cada 70 años que no trabaje, pero el 90% de los diputados son gente que se preocupa, que trabaja y que sabe cuál es su función. Sin embargo, no hay manera de controlar al político. Lo que sí es verdad es que en el sistema público tenemos graves problemas de absentismo laboral por parte del empleado público. No digo en el Parlamento, que funciona muy bien desde el punto de vista político y funcionarial. Pero hay que hacer una reflexión también desde el Gobierno español respecto a la productividad del empleo público en todas las administraciones públicas.

En este sentido, me reitero en la necesidad de una reforma integral urgente porque debemos plantear criterios de productividad, eficiencia y eficacia. Si no, nos enfrentamos a una administración lenta y por tanto ineficiente.

– En un momento de crispación a nivel nacional, con discursos polarizados, ¿se traslada también ese ambiente a la Cámara?

– Yo entré en política en el año 2003 y tras 21 años he conocido momentos de crispación importantes. Sinceramente, ahora es cuando menos hay en el Parlamento de Canarias. Dije cuando me nombraron presidenta que iba a garantizar el pluralismo político y el respeto al que piensa diferente, y gracias todos los grupos estamos teniendo un parlamento así. En España, sin embargo, estamos viviendo lo de siempre. Recuerdo cuando se metían con la mujer de Aznar, a Mariano Rajoy le pegaron un bofetón, escraches en Madrid... Ahora no hay agresiones físicas pero sí muchos insultos y violencia verbal.

– ¿Qué desafíos urgentes se les presentan en esta legislatura?

– Todos. Hay leyes obsoletas que hay que abordar con carácter de urgencia. Por ejemplo, la ley de diversificación económica va a ser muy importante, además de otros temas que llevamos arrastrando como la ley del menor, la emergencia energética, la emergencia habitacional, la hídrica... El problema es que en esta comunidad autónoma se ha avanzado muy poco en cuestiones muy importantes y ahora la situación es crítica en muchas cosas. Hay mucho trabajo.

– Es la segunda mujer en presidir el Parlamento de Canarias. ¿Se marca retos a nivel personal que abran la puerta a más mujeres en los puestos más altos al frente de las instituciones públicas?

– Uno de mis planteamientos cuando llegué a la Cámara fue que no hubiera una sala de presidentes ni una sala de diputados. Ahora lo hemos modificado a sala de presidencia y sala 8 islas. Además, creo que no había en el Parlamento ningún elemento que simbolizara la igualdad y para mí era importante que estuviera presente en algún elemento artístico que representara eso y desde hace tres meses tenemos una escultura de Máximo Oriol, procedente de Telde, que hace alusión a Clara Campoamor, conocida por conseguir el voto femenino. Parecen medidas baladíes pero no lo son. Por supuesto, dentro de nuestras posibilidades hay un cumplimiento escrupuloso de la Ley de igualdad. Las mujeres estamos dando pasos, no solo por ser mujeres sino por nuestra valía porque estamos preparadas y en política tenemos muchas. Ayer mismo (refiriéndose al 23 de mayo) tomó posesión por primera vez una mujer al frente de la Diputación del común. Es un hecho histórico que tiene el nombre de Dolores Padrón y desde luego que las mujeres valemos mucho y podemos con todo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios