Cruz Roja Española realizó ayer el primer envío de ayuda humanitaria y en los próximos días saldrá otro desde Las Palmas de Gran Canaria. / C7

El archipiélago se mantiene solidario con Ucrania a través de las ayudas de las ONG

La principal demanda son fondos económicos para hacer frente a las necesidades de los afectados en el país de manera urgente

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

Mientras Canarias continúa a la espera de cómo va a gestionar el Gobierno de España la distribución de los refugiados ucranianos, las principales muestras de solidaridad se han canalizado a través de las asociaciones de sus residentes en las islas y las ONG. Si bien las primeras están sirviendo de enlace con los afectados y encabezan las protestas pacíficas, las segundas han puesto en marcha toda su maquinaria para atender las necesidades de quienes están huyendo del conflicto.

La principal demanda, en cualquier caso, es de tipo económico, ya que en el contexto de una guerra, admiten voluntarios de distintos colectivos, resulta costoso a la par que complicado desplazar enseres. De esta manera, las ayudas llegan de forma casi inmediata a localizaciones cercanas donde gestionar el operativo.

Ayer Cruz Roja realizaba el envío de su primer lote de artículos de primera necesidad para responder a la crisis humanitaria, al que se sumarán otros durante los próximos días procedentes de los almacenes ubicados en Las Palmas de Gran Canaria, Cataluña y Valencia. En total, la ONG enviará alrededor de 5.200 sets de cocina familiar, 9.900 mantas y 16.000 toldos plásticos para aislar de la lluvia y el frío, valorado en más de medio millón de euros. Estos suministros llegarán directamente a los almacenes que ha establecido en Hungría para luego distribuirlo a países limítrofes, en función de las necesidades.

En Canarias residente entre 1600 y 1800 ucranianos

Tanto Cruz Roja como Cáritas ya han destinado ayudas de sus fondos propios, 25.000 y 10.000 euros respectivamente, y colaboran de forma activa con sus sedes internacionales. En el caso de Cáritas, que cuenta con oficinas en Ucrania, prepara un proyecto de emergencia en las instalaciones que no están siendo atacadas para atender a los desplazados internos y ofrecerles comida caliente, agua y un kit de higiene básica, así como refugio temporal.

Otro colectivo especialmente vulnerable es el de los menores de edad. Unos diez niños y niñas ucranianos cuentan con familias de acogida en Gran Canaria y Fuerteventura a través de la ONG Infancia de Nad. Son pocos los que han conseguido contactar con ellos a través de sus teléfonos móviles para saber si están a salvo, aunque por la información que manejan, ninguno ha conseguido traspasar las fronteras.

De nuevo, las familias canarias han hecho un llamamiento a la población para conseguir donaciones para sacar del país a los menores y sus allegados. Infancia de Nad ya ha recaudado 22.000 euros y ha conseguido movilizar dos guaguas con alimentos y ropa. Todas estas ONG, como también ACNUR, han puesto a disposición de los ciudadanos sendas cuentas corrientes para donativos.

Residentes

El archipiélago ha de lidiar con su propio contexto, en el que la presión migratoria juega un papel fundamental, que es lo que ha llevado a los líderes regionales a insistir en la falta de recursos para atender a más personas.

Con todo, la comunidad de ucranianos en las islas -que actualmente se sitúa en alrededor de 1.600 personas, la mayoría en Tenerife- aumentará previsiblemente en función de las posibilidades que tengan estos de acoger a sus seres queridos. La puesta en marcha de la Directiva de Protección Temporal reconocerá durante al menos un año a los refugiados ucranianos el derecho de residencia, acceso al mercado laboral, una vivienda y asistencia social y sanitaria. En el caso de los menores no acompañados, también se les confiere el derecho a la tutela legal y el acceso a la educación.

Desde CEAR -que además reclama corredores humanitarios y mecanismos ágiles de reagrupación familiar- explican que estas condiciones son independientes a las solicitudes de asilo que puedan formular los afectados. Desde 2014, año que comenzó la guerra en la región del Dombás, al este de Ucrania, 15.751 personas solicitaron protección internacional en territorio español. Una cifra que la ONG también prevé que aumente de forma considerable durante los próximos meses.

La comunidad residente protesta hoy en San Telmo

Las familias ucranianas volverán a manifestarse hoy en señal de rechazo a la guerra iniciada por el líder ruso en el parque San Telmo, en la capital grancanaria, a partir de las 11.00 horas. Muchos de estos residentes han mostrado su preocupación por lo que les deparará a sus allegados en el país y piden que la UniónEuropea una ayuda humanitaria adecuada para quienes huyen del conflicto.

Se trata de la segunda protesta que encabeza la Asociación de Ucranianos de Canarias Dos Tierras, Dos Soles, afincada en Gran Canaria y con casi treinta años de vida de España. Simultáneamente, también se han manifestado en Tenerife, donde reside la mayor parte de la comunidad. En total, entre 1.600 y 1.800 viven en las islas.