El portavoz de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, en el Parlamento de Canarias. / EFE

CC acusa al Gobierno de inmovilista e incapaz de dar soluciones a los canarios

El portavoz de los nacionalistas calificó al Gabinete de Torres de «irresponsable e incumplidor» que llega «tarde y mal»

INGRID ORTIZ / B. HERNÁNDEZ Santa Cruz de Tenerife

El cara a cara entre el portavoz de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, y el presidente, Ángel Víctor Torres, se convirtió en un 'y tú más', jaleado por las bancadas a uno y otro lado del hemiciclo. Ambos se lanzaron reproches sobre decisiones adoptadas en mandatos pasados, en Madrid o en las islas, para justificar sus posiciones.

El portavoz nacionalista no dio tregua en su primera intervención en el Debate del Estado de la Nacionalidad y acusó al jefe del Gobierno de vivir en una «Canarias de fantasía», incapaz de poner en marcha iniciativas encaminadas a solventar los problemas que afectan a los canarios, de plegarse ante Madrid y de estar «más preocupado de ser el hombre de Pedro Sánchez en las islas que de presidir el Ejecutivo. Calificó al Gabiente de Torres de «irresponsable e incumplidor» que llega «tarde y mal».

Además, en su lista de críticas, Barragán señaló que el Gobierno hace oídos sordos a las propuestas de la oposición, como las que tienen que ver con las iniciativas que están a su alcance para abordar la situación de crisis generada por el conflicto bélico en Ucrania y la inflación. En este sentido, denunció que Torres no activa los instrumentos disponibles por la comunidad autónoma para adaptar la política fiscal a la situación actual.

Por el contrario, apuntó que frente a esta inacción, Coalición Canaria ha elaborado una batería de medidas «temporales» que ya hizo llegar al Gobierno «sin que hasta el momento haya obtenido respuesta». Entre estas iniciativas, el dirigente nacionalista planteó acciones para modificar el IRPF en el tramo autónomo o reducir el tipo general del IGIC del 7% al 5% para industria, industria o transporte.

Asimismo, entiende que la comunidad autónoma también puede flexibilizar impuestos especiales a los combustibles, la actividad industrial o las tasas aeroportuarias, así como distintas medidas para el sector primario. Torres, en línea mantenida hasta ahora a este respecto, insistió en que la rebaja fiscal «no sirve para nada» porque se come los precios» y apostó por las ayudas directas a la agricultura o el transporte.

José Miguel Barragán también se refirió durante su réplica al Plan Reactiva para volver a reclamar mayor transparencia en la ejecución de este programa porque «lo que el presidente pide es un acto de fe», aseguró, tras señalar que «no se ha publicado ni un dato acerca de donde va el dinero», y recordó que el Grupo Socialista ha rechazado que se ponga en marcha un plan de fiscalización de este plan.

Se refirió también el dirigente nacionalista a los recursos extraordinarios que recibe el archipiélago para indicar que cuenta con más recursos que nunca, aunque «no sabemos cuanto durará». Por eso, indicó que «no puedo imaginarme a este Gobierno sin fondos extraordinarios», porque aún así «no pueden cumplir con su compromiso de no dejar a nadie atrás».

Agregó que «no han cumplido con la ejecución presupuestaria ni en el peor momento social y económico de las islas» e insistió en la necesidad de aliviar las economías de las familias y las empresas con las posibilidades que tiene a su alcance.

En su tiempo de respuesta, Torres afirmó que el Gobierno acabará la legislatura, lo que dio pie para que el portavoz de CC quisiera saber «si había hablado de este asunto para reafirmarse frente a amenazas internas». El presidente puntualizó que el mandato acabará en 2023 «cuando toque, porque este Gobierno no está por la inestabilidad».

Como era previsible, también el viraje del Gobierno de España sobre el Sáhara fue objeto de debate entre Ángel Víctor Torres y José Miguel Barragán. Este acusó al PSOE de «haber vendido» al pueblo saharaui utilizando para ello «unos argumentos muy contradictorios» y le pidió que volvieran a la neutralidad, afirmación que fue contestada por la bancada del Grupo Socialista.

Defendió la necesidad de mantener un buen marco de relaciones con Rabat, basada en la colaboración, «que la diplomacia marroquí quiere usarla sobre el chantaje» y Madrid ha cedido, lo que, a su juicio «no es nada bueno».

Para el portavoz de CC, nada se puede esperar del Gobierno central ya que, dijo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, piensa que Canarias «es un lastre porque nos ignora o pone piedras en el camino».

Barragán aseguró que el Estado «nos escucha menos que antes» y se preguntó si es la debilidad o el silencio lo que le impide a Torres gestionar mejor, desastre al que contribuye también, indicó, «el camarote de los Hermanos Marx en que se ha convertido el Gobierno».