Borrar
Última hora Basilio Valladares, Eduardo Aznar y Gonzalo González, Premios Canarias 2024
Anselmo Pestana, esta semana, en las dependencias de la Delegación del Gobierno. COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

«Los hechos acreditan que hay una sensibilidad especial con Canarias»

El político palmero pone en valor la voluntad político para resolver «algunas disfunciones» y la apuesta de Ángel Víctor Torres por el diálogo

FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 24 de julio 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Palmero, nacido en 1965, Anselmo Pestana fue nombrado en febrero de 2020 delegado del Gobierno en Canarias. Presidió el Cabildo de su isla, fue alcalde de Santa Cruz de La Palma, senador, diputado autonómico y es secretario general de los socialistas palmeros.

-A usted le toca dar la cara por decisión que se adoptan en el Gobierno de España. ¿Comparte esa afirmación, casi histórica y muy repetida estos días, de que en Madrid siguen sin entender la singularidad de Canarias?

-Este año es el primero que tenemos un presupuesto estatal que cumple con el REF y también es verdad que cuando la economía se ha visto afectada por la crisis del covid, hemos contado con la protección de unos fondos que ayudan a mantener un empleo que estaban en tela de juicio. Hay hechos que acreditan que hay una sensibilidad especial con Canarias, fruto de la sensibilidad ante nuestra singularidad, con una economía que ha sufrido muchísimo por el impacto en el sector turístico. Creo que en el Gobierno de España se ha sido sensible; ha habido algunas disfunciones pero se han corregido en la mayoría de los casos. Es una lucha que siempre tendremos, igual que hay otros territorios que intentan también hacerse un hueco ante el Gobierno y Canarias creo que lo ha hecho bien en ese sentido.

«En los Presupuestos Generales del Estado de 2022 va a estar contemplado el REF»

-¿Cuántas veces ha tenido la sensación de que algunos ministros se lo ponían muy difícil en ese ejercicio de explicar lo que se hacía?

-Ha habido temas complejos. Cuando llego, está el tema de la inmigración y, como sabe, se habían desmantelado los centros de atención por los gobiernos del PP, que permitieron dar respuesta en caso de crisis migratoria. Y nos llegó otra crisis migratoria sin esos recursos. Esa fue nuestra principal debilidad en este periodo, porque otros asuntos, como los económicos o el propio REF, se han solucionado con diálogo y consenso con el Gobierno canario. Pero en inmigración teníamos que buscar recursos sobre la marcha, mientras llegaban las embarcaciones a nuestras costas. Ahora casi no es noticia. ¿Por qué? Pues porque tenemos esos recursos y los vamos ajustando en cuanto a la capacidad. Es cierto que tenemos algunas debilidades aún que corregir, sobre todo en el flanco de Fuerteventura y Lanzarote, pero se están resolviendo.

-En aquellos meses de crisis migratoria se criticó desde la Delegación y desde algunos ministerios la falta de colaboración institucional. ¿Sigue echando en falta esa ayuda?

-Si lo comparamos con la crisis de 2006, está claro que sí. Siempre hay excepciones, con administraciones que nos ofrecieron todo lo que pudieron en los momentos que pudieron, como el Gobierno de Canarias con instalaciones educativas o el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y alguno más, también algún Cabildo... pero también ha habido mucha polémica y se estigmatizaba o se condenaba, cuando el objetivo era contar con recursos. Afortunadamente todo eso se ha superado.

-Pero ¿hace usted algo de autocrítica respecto a lo que hizo la Delegación en aquellos momentos críticos, algo que pudiera haber hecho y no hizo? Y se lo pregunto desde un periódico que pidió abiertamente su dimisión.

-Lo dijo el propio ministro Escrivá cuando señaló que en algunos aspectos habíamos llegado tarde, pero hay que tener en cuenta la dimensión del fenómeno migratoria en aquellos meses en un contexto de pandemia. Desde la Delegación y desde el gobierno en su conjunto se asumió el reto, tal es así, que actualmente tenemos capacidades para la atención humanitaria hasta para 7.000 personas. Por eso hoy el fenómeno migratorio casi no es noticia; lo es cuando, desgraciadamente, se produce alguna tragedia en el mar.

-Se lanzaron entonces mensajes que entraban abiertamente en el campo de la xenofobia. ¿Cree que esos argumentos han calado en la sociedad canaria?

-Creo que hubo un antes y después con una rueda de prensa que dimos aquí en la Delegación en la que expusimos los datos sobre delincuencia, deslegitimando aquellos usos que se hicieron, por ejemplo, de vídeos descontextualizados que buscaban decir que en Canarias había un problema de delincuencia generalizado asociado a la inmigración, cosa que no era cierta. Mucha gente creo que se avergonzó con lo que estaba haciendo: compartiendo vídeos que no tenían nada que ver con lo que sucedía, como pasó con el PP. Eso es lo último que uno se espera de un partido democrático... ¡qué lejos, por ejemplo, de la posición de Merkel!

«Hay que valorar la capacidad de diálogo del Gobierno de Canarias»

-En esos meses se produjo la detención de la alcaldesa de Mogán por una investigación judicial. Onalia Bueno dijo que era una represalia, y señaló a la Delegación y al Gobierno, por denunciar la situación de Arguineguín. ¿Se encarga usted de dar órdenes a las fuerzas de seguridad para perseguir a quienes cuestionan al Gobierno?

-No. Eso lo ha hecho otro partido y hay procedimientos judiciales sobre eso. En cualquier caso, no se me ocurriría nunca. Era Policía Judicial quien intervino en esa actuación en Mogán, bajo las órdenes de un juez, y yo fui informado justo cuando estaban entrando en el Ayuntamiento. Había secreto de sumario y yo no soy quién para que informen previamente. Fue una decisión que tomó un juez, incluso en contra del criterio del fiscal.. Lo fácil es desviar la atención y no explicar ante la opinión pública las cosas. Lo que hizo fue atacar a la Delegación, que no tiene nada que ver con la investigación judicial.

-En cuanto a los incumplimientos del REF, ¿de verdad se ha cerrado ese capítulo o hay que estar vigilante ante la confección de los presupuestos de 2022 por si también se producen incumplimientos?

-Creo que hay que recordar las declaraciones de la ministra Montero cuando dijo que había voluntad política de llegar a un acuerdo y creo que lo ha enfocado así en la reunión con el presidente y el vicepresidente del Gobierno de Canarias. En los Presupuestos Generales del Estado va a estar contemplado el REF, y lo aprobado ahora sobre los incentivos a la industria audiovisual es neutro desde el punto de vista fiscal, porque todo lo que cabía en esa bonificación está incluido en los 12,4 millones de euros para el periodo 2020/2021, de manera que ninguna producción audiovisual hecha en Canarias va a tener problemas. Ese primer paso ya se dio y el segundo es ponerlo en los próximos años con cifras que permitan mantener el diferencial fiscal que recoge el REF.

-En esas y otras cuestiones, ¿el delegado del Gobierno ha recibido llamadas del Ejecutivo canario en plan 'si somos del mismo partido, cómo es posible que nos hagan esto'?

- No. Hemos hablado porque hay mucha interlocución y hemos hablado, en mi caso, con el Ministerio de Política Territorial, del que dependemos, para trasladar que ese es un tema sensible para Canarias, porque es un tema de fuero. Pero desde el minuto uno la ministra Montero dejó claro que se iba a arreglar. Esa capacidad de diálogo también por parte del Gobierno canario hay que ponerla en valor, porque todos recordamos etapas, tanto con el PP como con el PSOE en Madrid, en las que el Gobierno de Canarias se enfrascaba en una dinámica de enfrentamiento que igual les venía bien de cara a la opinión pública, pero no tanto para buscar soluciones.. Hoy se busca la solución, que es lo que interesa a todos, y se encuentran las soluciones, que es lo importante. El ciudadano debe ver que no nos enfrascamos en debates estériles que no llevan a nada.

-Acaba de mencionar el Ministerio de Política Territorial, que es uno de los afectados por los siete cambios decididos por Pedro Sánchez. Cuando se produce una remodelación de ese calado, ¿se siente usted como el que tiene que empezar el curso de nuevo? ¿Tiene el vértigo de quien no sabe por dónde irá el Gobierno ahora?

-En todo esto después hay equipos que permanecen estables en los distintos ministerios, y eso es importante. En estos cambios se ha priorizado que entramos en una etapa de recuperación económica y creo que, en general, han sido cambios bien recibidos por la sociedad española. El delegado del Gobierno lo que tiene que hacer es ponerse a disposición de los ministros y secretarios de Estado para que tengan la máxima información sobre Canarias y sobre los temas sensibles.

-Y que haya una persona de Canarias en el Consejo de Ministros, ¿de verdad tiene alguna utilidad para las islas?

-En el caso, además, de Carolina Darias, ha sido delegada del Gobierno, presidenta del Parlamento y conoce perfectamente la realidad de Canarias. Es una voz autorizada para que en cualquier tema que vaya al Consejo de Ministros dé ese enfoque. Es algo que va desde las grandes leyes a las pequeñas cosas, o que parecen pequeñas, como por ejemplo el hecho de que ahora ya hay oposiciones del Estado que se celebran en Canarias, porque hay una sensibilidad sobre la descentralización de las pruebas, y eso permite a los canarios acceder a ellas con menor coste.

-Llevamos un año y cuatro meses con pandemia. En el inicio se produjo un despliegue importante de fuerzas de seguridad del Estado para vigilar el cumplimiento del confinamiento, incluso con militares. ¿Volveremos a ver eso, con policías, guardias civiles y militares desplegados vigilando que se cumplan las normas, como de hecho plantea el TSJC al no acceder al toque de queda?

-Policías y guardias civiles están muy comprometidos, pero es verdad que no podemos tener un agente por cada ciudadano. Apelamos sobre todo a la responsabilidad individual, porque la actividad económica hace que tengamos que 'abrirnos' más, pero cumpliendo unas restricciones. Eso necesita el compromiso de la gente y entiendo que es un sobreesfuerzo después de un año y cuatro meses de decretarse el estado de alarma, pero estamos en la recta final. Lo que está claro es que nadie desea un Estado policial.

-¿Confía de verdad en un retorno progresivo del turismo?

-Las noticias de estos días son positivas. Irá a más conforme la gente vaya cogiendo confianza y la vacunación se vaya generalizando. Eso permitirá recuperar cierta normalidad, pero será paulatino. Esto no va a ser de golpe. Los datos a nivel nacional de afiliación a la Seguridad Social reflejan que ya hay una recuperación.

La figura del delegado

-¿Un delegado del Gobierno hace política o gestiona?

-Ayuda a gestionar a los ministerios, fundamentalmente allí donde hay algún problema que resolver. El equipo de la Delegación ayuda a bajar al terreno la visión que puedan tener los ministerios. Después de un periodo marcado por la pandemia y la crisis migratoria, ahora podemos sacar adelante decisiones que igual parecen menores, pero que ayudan a que la sociedad avance.

-En el Estatuto de Autonomía inicial se incluyó expresamente dónde debía estar físicamente la Delegación. Ahora tenemos un Estatuto que nos reconoce el máximo de competencias. ¿En 20 o 25 años no llegaremos a la conclusión de que las delegaciones son innecesarias?

-Hay un aparato del Estado que es importante, y no solo en lo relativo a fuerzas y cuerpos de seguridad, sino a asuntos como los aduaneros, controles fitosanitarios, extranjería y migraciones... y son competencias muy importantes. Este es uno de los pocos cargos también, y está recogido en el artículo 154 de la Constitución, que está concebido para ayudar a los ministerios a entender la realidad autonómica. El paso del tiempo no hará superflua la figura del delegado.

-Cuando se viene de la política insular, como es su caso, ¿un cargo como el que tiene ahora ayuda a entender más Canarias o a entender más el Estado?

-Las dos cosas (sonrisas). En mi caso, como vengo de una isla no capitalina, ayuda también a tener una visión diferente.

- Tras presidir el Cabildo palmero y de ser delegado del Gobierno, ¿qué otro cargo tiene en su hoja de ruta?

-Quién sabe... A lo mejor es volver a casa. Como sabe soy funcionario público y mi vocación es seguir ayudando y estar a disposición de los que mi partido estime.

- ¿Echa de menos las batallitas políticas?

- Sigo siendo secretario general insular de mi partido, y espero seguir siéndolo, así que las batallitas de partido las conocemos y las continuamos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios