La consulta con Ramón Santana

Perder peso tras la menopausia puede reducir el riesgo de cáncer de mama

05/02/2018

La obesidad es un factor conocido de riesgo para sufrir cáncer de mama. Estudios preliminares demuestran que diminuir el peso corporal conlleva rebajar el riesgo de sufrir la patología. El especialista aconseja cambios nutricionales y el aumento de la actividad física.

El médico Perder un 5% de peso o más tras la menopausia podría reducir el riesgo de cáncer de mama en un 12%. La obesidad es un factor conocido de riesgo para sufrir cáncer de mama, pero los resultados preliminares del estudio realizado por el equipo del Dr. Rowan T. Chlebowski, profesor del departamento de investigación en oncología y terapias médicas en City of Hope en Duarte (California), apuntan a que la pérdida de peso puede, de hecho, reducir el riesgo de este tipo de cáncer.

Los investigadores observaron que una pérdida mínima de un 5% del peso corporal tras la menopausia puede reducir las probabilidades de aparición de cáncer de mama en un 12% aproximadamente. Cuando las mujeres perdieron aún más peso (15% o más), el riesgo de cáncer de mama se redujo un 37%.

El estudio ha analizado datos de más de 61.000 mujeres posmenopáusicas de la Women’s Health Initiative, un estudio de gran envergadura realizado a muy largo plazo con mujeres de los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos. Las edades de las participantes cuando fueron incluidas en el estudio entre 1993 y 1998 estaban comprendidas entre los 50 y los 79 años y no tenían antecedentes de cáncer de mama.

Todas las participantes mostraron resultados normales en la mamografía realizada al principio del estudio. Además se las pesó, y se registró su peso de nuevo a los tres años. Por otro lado, se hizo un seguimiento de su estado de salud durante un promedio de más de 11 años. En ese periodo, más de 3.000 mujeres desarrollaron un cáncer de mama invasivo.

Del grupo original, más de 8.000 mujeres perdieron un 5% de su peso corporal o más. Los investigadores compararon a esas mujeres con más de 41.000 cuyo peso se mantuvo sin cambios.

Medición del aumento de peso. La obesidad, en general, se mide con el índice de masa corporal (IMC), la relación entre el peso y la estatura de una persona, y las medidas de la cintura. Un IMC normal oscila entre 18.5 y 24.9. Un IMC entre 25 y 29.5 se considera sobrepeso, mientras que un IMC de 30 o más se considera obesidad.

Consejos para el control del peso

Para controlar el aumento de peso, debe saber qué come y qué cantidad de actividad física hace. También debe tomar decisiones saludables en lo que respecta a lo que come y bebe. Esto puede ser difícil. Aquí se ofrecen algunos consejos que pueden ayudar:

• Comer más frutas, verduras, proteínas magras y granos integrales. Algunos tipos de alimentos, como las sopas a base de caldos, también ayudan a que una persona se «llene» más rápido.

• Limitar los alimentos y las bebidas con alto contenido de azúcar, como los jugos y los refrescos.

• Comer y beber solo las calorías que necesita para mantener un peso saludable y complementar su nivel de actividad física.

• Realizar como objetivo entre 30 y 60 minutos de actividad física de moderada a intensa al día, la mayoría de los días. Pero incluso los leves aumentos en la actividad física son beneficiosos.