Borrar
Cómo correr con éxito, una prueba de fondo

Cómo correr con éxito, una prueba de fondo

Los problemas más frecuentes que pueden producirse durante una carrera son traumatismos, deshidrataciones o problemas digestivos, explica la doctora Sara Solana, médica de Urgencias.

Canarias7 Saludable / Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 26 de febrero 2018, 10:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Sentido común, escucha activa de las señales que envíe el cuerpo; una buena preparación física; una correcta hidratación y alimentación antes, durante y tras la prueba y un completo reconocimiento médico-deportivo previo. Son las medidas básicas a tener en cuenta para garantizar el acometimiento cualquier carrera de montaña de fondo como la Transgrancanaria.

En primer lugar el reconocimiento médico-deportivo permitirá determinar si la condición física actual de la persona le permite afrontar una competición de tan alta exigencia sin riesgos así como realizar recomendaciones que permitan maximizar su rendimiento. Es la finalidad de las unidades de Medicina Deportiva como la existente en Hospital Perpetuo Socorro, que además de la labor médica sirve para educar al deportista para que conozca su cuerpo, limitaciones y posibilidades de forma científica, dotándolo así de medios de desarrollo y rendimiento óptimo.

Garantizada la condición física adecuada es fundamental llevar a cabo una correcta hidratación y nutrición que desde antes de la prueba e incluso tras su finalización. “Hay que procurar aumentar la ingesta de hidratos de carbono, como pasta, arroz, papas, legumbres y de grasas saludables como las procedentes de pescados azules; y beber suficiente agua sola alternada con agua sales o con glucosa y fructosa sin excesos que pueden llevar a la hiponatremia, para llegar bien hidratado a la carrera, y continuar esta ingesta durante y después de la competición para lograr mantener los niveles de glucógeno y de hidratación en el cuerpo, evitar el agotamiento y la fatiga y favorecer la reducción del tiempo de recuperación tras la misma. Pesarse antes y después de los entrenos puede ayudar a determinar la cantidad de líquidos perdidos para saber aproximadamente las necesidades de cada deportistas”, explica la doctora Sara Solana, médica de Urgencias de Hospital Perpetuo Socorro y corredora habitual de trail.

Y tras finalizar la carrera, una bebida energética, comer ligeros platos como ensaladas con variedad de micronutrientes, proteínas e hidratos de carbono, estirar, aplicarse baños de agua y hielo y usar medias descompresivas son medidas de lo más recomendables. A las 24 o 48 horas puede realizarse una activación ligera como caminar o dar un tranquilo paseo en bicicleta.

Asimismo, y en el transcurso de una prueba, una sensación excesiva de sufrimiento físico que se mantiene en el tiempo, dolor en el pecho, dolor articular o sobrecargas que se mantienen son síntomas que deben indicar la necesidad de parar y consultar con el servicio médico del evento, que lleva a cabo un año más Hospital Perpetuo Socorro, hasta recuperar las buenas sensaciones o abandonar la carrera sin dilación sea cual sea la modalidad en la que se participe.

Las urgencias más frecuentes que pueden producirse son traumatismos, rozamientos (ampollas), deshidrataciones o problemas digestivos, entre otros. Entre los traumatismos destacan los esguinces de tobillo o rodilla, las tendinitis rotulianas, tendinitis tibial anterior o posterior, del talón de Aquiles, fascitis plantar, fracturas por estrés, en la tibia sobre todo, derivada de una periostitis cronificada.

Entre los eventos cardiovasculares más frecuentes están los derivados de situaciones de deshidratación que pueden dar lugar a alguna arritmia cardiaca o a desequilibrios iónicos que desequilibren el ritmo cardiaco. Ambas circunstancias suelen solucionarse tras ingesta de líquidos por boca si está estable o con perfusión de líquidos intravenosos, si se presenta inestabilidad hemodinámica. Asimismo las situaciones críticas son excepcionales.

Por último puede producirse la llamada diarrea osmótica del corredor por el exceso de aporte de azúcares al organismo durante la carrera. Para evitarlo es conveniente optar por bebidas que mezclen fructosa y glucosa, o incluso contengan alguna maltodextrina (polímero de glucosa), siempre manteniendo los patrones de alimentación habituales al entrenar sin probar nada nuevo.

En cualquier caso, con asesoramiento médico y sentido común es posible prevenir en lo posible cualquier problema y afrontar con éxito una carrera tan exigente como la Transgrancanaria, concluye la médica de Urgencias de Hospital Perpetuo Socorro.

Dispositivo Transgrancanaria

El Hospital Perpetuo Socorro vuelve a ser responsable de la cobertura sanitaria de la Transgrancanaria con un amplio dispositivo sanitario que cuenta con más de un centenar de integrantes e incluye cuatro hospitalitos y 12 vehículos, tanto ambulancias básicas como avanzadas como otros de intervención rápida para cubrir cualquier contingencia, tanto entre los participantes como cualquier otro asistente.

El despliegue efectuado, superior al realizado en 2017 y de gran amplitud dada la dureza de la prueba, está dirigido por la doctora Clara Quintana, especialista en Medicina Deportiva de Hospital Perpetuo Socorro. El servicio permanece operativo desde el pasado miércoles y se mantendrá operativo hasta el domingo, con el progresivo cierre de los puntos por los que hayan pasado ya todos los participantes. En total, cinco días a disposición de la prueba ante cualquier eventualidad.

Casi una veintena de médicos de diferentes especialidades, como traumatología y cirugía ortopédica, medicina intensiva, anestesia y reanimación, medicina deportiva y médicos de Urgencias garantizan esta completa cobertura. Junto a ellos se encuentran diplomados universitarios en enfermería, auxiliares y fisioterapeutas, equipados con el material sanitario necesario para cubrir desde la menor a la mayor incidencia médica posible, incluidos desfibriladores bifásicos y semiautomáticos. Los corredores deben someterse a control médico ante cualquier síntoma que revele un potencial riesgo para la integridad física del participante. Si tal riesgo es confirmado, el personal sanitario tiene potestad para evacuar, retirar de la prueba o asistir al corredor para que continúe con garantías según las circunstancias de cada asistencia en cualquier punto del recorrido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios