@casaspasivas

¿Quién puede acceder a una 'hipoteca verde'?

Los bancos ofrecen intereses ventajosos si el dinero prestado se destina a viviendas de bajo consumo energético

ARANTXA HERRANZ

La definición de hipoteca verde es simple: un banco o entidad hipotecaria ofrece al comprador poder comprar una casa en condiciones preferenciales si puede demostrar que la propiedad para la que está pidiendo el dinero prestado cumple con ciertos estándares ambientales. Como incentivo para que el comprador adquiera un edificio ecológico, el banco ofrecería una tasa de interés más baja o una mayor cantidad en el préstamo.

Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, los edificios representan el 40 % del consumo de energía final de la Unión Europea. En nuestro país, más de la mitad de estas edificaciones (el 55 %) se construyó antes de 1980 y aproximadamente el 21 % cuenta con más de 50 años. Es decir, que 6 de cada 10 edificios se levantaron antes de que se decretara la primera normativa que introdujo en España unos criterios mínimos de eficiencia energética en la construcción de edificios lo que conlleva que no sean eficientes en este sentido.

Así, y con el fin de mejorar la eficiencia energética de los edificios, no solo se van poniendo en marcha distintas regulaciones, sino que a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) se suelen aprobar ayudas para la rehabilitación de los edificios desde el punto de vista energético.

En este sentido, cabe señalar que estas hipotecas verdes no solo pueden solicitarse para la adquisición de una nueva vivienda, sino también para correr con los gastos que suponen las obras a realizar para mejorar la eficiencia energética del hogar.

Este coste puede añadirse a la hipoteca utilizada para comprar una casa o incorporarse a su hipoteca actual. Es decir, que una hipoteca verde es una hipoteca dirigida específicamente a edificios ecológicos o a hacer que los antiguos se acerquen a cumplir este estándar.

Los defensores de este tipo de créditos consideran que estos préstamos pueden proporcionar una forma asequible de realizar mejoras en los edificios. Unas reformas que pueden ser muy costosas pero que pueden suponer un ahorro de dinero a largo plazo: ventanas de doble hoja, calentadores de agua sin tanque, un sistema de calefacción o aire acondicionado de alta eficiencia (HVAC), un nuevo aislamiento... Estas mejoras en los edificios permitirán que se consuma menos energía, con el consiguiente ahorro económico y su impacto medioambiental.

Algunas entidades bancarias rebajan en la actualidad hasta un punto el tipo de interés si el certificado energético acredita que la vivienda es de tipo A, es decir, el mínimo consumo energético al que se puede llegar con una vivienda. Además de los hipotecarios, la oferta financiera también incluye créditos a tipos ventajosos si el cliente acredita con un proyecto o una factura que el destino del dinero han sido mejoras (como las citadas) en la vivienda tendentes a optimizar el gasto energético de la misma.

¿Cuál es su origen?

La idea de las hipotecas verdes surgió durante el proyecto Build Upon, que buscaba, en su primera edición, ayudar a los gobiernos de toda Europa a establecer estrategias para renovar los edificios existentes en la región. La Federación Hipotecaria Europea (EMF) y otras entidades incluso han diseñado una hoja de ruta para establecer hipotecas verdes europeas bajo la iniciativa EeMAP.

Para los bancos, dar una hipoteca verde supone reducir el riesgo de impago. Según el World Green Building Council (WorldGBC), hay una clara evidencia que sugiere que los edificios ecológicos (y sus ocupantes) representan una inversión de menor riesgo para los bancos.

Y no porque estos edificios puedan ser más caros y, por tanto, ser accesibles a quienes tengan un mayor nivel adquisitivo, sino porque para mantener estas viviendas hay que emplear menos dinero (para calefacción o refrigeración, por ejemplo). Al tener unas facturas de menor importe, el prestatario tiene más dinero para devolver su préstamo, lo que reduce las posibilidades de impago de la hipoteca.

Además, los edificios ecológicos tienen un valor mayor en comparación con aquellos que no tienen esta etiqueta. Algo que les hace revalorizarse más (los mercados cada vez encuentran menos atractivo aquello que no cumpla con unos mínimos de sostenibilidad) y ser una opción más segura ante cualquier imprevisto.

Según esta organización, estos dos factores no harán sino incrementarse con el paso del tiempo, lo cual es una consideración especialmente importante ya que las hipotecas suelen tener plazos de amortización de 25 o 30 años.

La nueva ola de renovación urbanística

Recientemente, la Comisión Europea puso en marcha la Renovation Wave ('ola de renovación'), con la que se quiere actualizar 35 millones de edificios de aquí a 2030.

La renovación del parque de edificios de la UE es (junto con la descarbonización del sector del transporte y la ecologización de las ciudades) una de las prioridades clave del Pacto Verde. No solo por su potencial para reducir tanto el consumo de energía como las emisiones de CO2, sino también como motor del crecimiento sostenible y la creación de empleo (se calcula que el sector de la construcción es el que más puestos de trabajo genera por cada millón de euros invertido).

Además de mediante ayudas como las que ofrece el IDAE, este nuevo tipo de préstamos hipotecario podría ayudar a conseguir el objetivo marcado por la UE. Sin embargo, y para evitar que entre tanto río revuelto sobre las hipotecas verdes haya algún pescador ganador, se ha creado la Etiqueta de Hipoteca de Eficiencia Energética (EEML) con la que se pretende que los consumidores, prestamistas e inversores tengan un sello de confianza a la hora de identificar las hipotecas de eficiencia energética (EEM) en las carteras de las instituciones de crédito.

Cabe señalar que se calcula que, solo en Europa, el dinero que aún se debe a los bancos en créditos hipotecarios tendría un valor equivalente al 44 % del PIB de la UE.

[Esta información se enmarca en los ODS 7 y 11]