aRCHIVO

¿Lo contrario a macrogranja? Ganadería regenerativa

El Pastoreo Racional Voisin busca cuidar el terreno gracias a la observación e imitación de la naturaleza

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ

A pocos kilómetros de las orillas cántabras del Cantábrico, los ecos de la polémica del ministro de Consumo y la producida en España también resuenan. Mientras tanto, impasibles al ruido que se ha generado, en los verdes pastos de San Mamés de Meruelo (Cantabria), el ruido no parece alterar el día a día de las vacas pasiegas de Sergio Canales. Cada día, este pastor saca a su ganado por sus terrenos, lo hace para que se alimenten y, también, para que se regenere el suelo que estas han pisado.

Una acción que tiene un nombre: ganadería regenerativa. Esta forma de cuidar y alimentar a sus vacas pretende proteger el medio ambiente, controlar la erosión del terreno y, además, respetar el bienestar animal.

Cada año, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), desaparecen «13.000 millones de hectáreas de superficie forestal por culpa de su reconversión con finalidades de aprovechamiento agrícola en pastizales y tierras de cultivo que se destinan tanto a la producción de cultivos alimentarios como a la de cultivos forrajero».

Cifras que no paran de crecer al mismo ritmo que España se convierte en la granja de Europa. La ganadería española lidera desde 2015 el número de cabezas de ganado porcino de la Unión Europea con más de 32 millones de animales. Además, en la última década ha crecido un 27% el número de cabezas de animales en España con especial incidencia en Aragón, Cataluña y Castilla y León.

Sin embargo, las tierras de Canales en San Mamés de Meruelo siguen siendo verdes, «manejo al ganado imitando la naturaleza», explica el ganadero cántabro. Desde hace varios años, sus terrenos están divididos en parcelas y sus vacas pasiegas van rotando por cada una de ellas. «En mi caso son cambios diarios, hago una gestión constante», destaca el ganadero cántabro. «Así dejamos que la parcela, dónde ha estado la vaca, descanse para que las plantas tengan su propio ciclo de fotosíntesis y rebroten lo más fuerte posible para volver a alimentarlas», añade.

Esta es la técnica que en la primera mitad del siglo XX diseñó el francés André Voisin y bautizó como PRV o Pastoreo Racional Voisin. «Es un cambio de modelo que viene dado a nivel mundial y se promueve por productores y veterinarios», apunta Canales.

El sector agrícola es «ya responsable del 24% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y las estimaciones indican que seguirán aumentando», señalan desde Greenpeace. «De éstas, el 14,5% del total son provocadas por la ganadería», añaden.

Sergio canales

Pero, gracias a la imitación del entorno y al conocimiento de los múltiples procesos biológicos del suelo y de los animales, las técnicas regenerativas permiten un aumento de la vida del suelo y de su materia orgánica, de su estructura y porosidad y de la retención de agua, y de un aumento de la fertilidad global del suelo. «Son muchas cosas, no solo es el tema económico», responde Sergio Canales.

El manejo diario de un proyecto de ganadería regenerativa es «sencillo», apuntan los expertos. No obstante, esta técnica debe adaptarse a un terreno parcelado que debe incluir una división del área, pero que incluya las reservas de agua, el sistema viario o el arbolado.

Sin embargo, la clave del éxito de este tipo de pastoreo se centra en el POR o Punto Óptimo de Reposo (POR), que es cuando la planta ha conseguido completar sus reservas de raíz o tiene los nutrientes en equilibrio para alimentar correctamente al ganado. «No hay prisa», recalca Canales.

Interés por el entorno

En España, existen más de 60 millones de animales repartidos en 969.193 explotaciones ganaderas, según los últimos datos del Sistema Integral de Trazabilidad Animal (SITRAN).«Desde hace unos años, la industria ha ido ganando terreno y todo ha ido empeorando», añade Canales.

Los alrededores de San Mamés de Meruelo están rodeados de arroyos y ríos, «antes había peces y nutrias y ha desaparecido todo». «Este es uno de los motivos por el que me fijé en la ganadería regenerativa», destaca. «La ganadería tiene que ser así, porque sino no va a poder ser sostenible en el futuro», añade.