Borrar
Niños afectados por un huracán en Guatemala en 2020. AFP
Los fenómenos meteorológicos extremos cuestan 15 millones de euros a la hora

Los fenómenos meteorológicos extremos cuestan 15 millones de euros a la hora

Las tormentas, los huracanes y los ciclones representan dos terceras partes de la factura total

Álvaro Soto

Madrid

Lunes, 9 de octubre 2023, 17:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los fenómenos meteorológicos extremos han costado al mundo 15 millones de euros cada hora desde el inicio del siglo XXI. Entre 2000 y 2019, la economía perdió 133.000 millones anuales a causa de los desastres provocados por el cambio climático, y la factura aumenta progresivamente. En el 2022, el gasto total ascendió a 324 millones de euros, según un estudio de los investigadores Ilan Noy y Rebecca Newman, de la Universidad Victoria de Wellington, en Nueva Zelanda, publicado en la revista Nature Communications. Los científicos avisan, además, de que la cifra real puede ser mucho mayor ante la falta de datos en los países con menos ingresos, muchos de ellos, los más afectados y explican que no tienen información sobre el número de muertes causadas por las olas de calor en el África Subsahariana o sobre las consecuencias del aumento del nivel del mar.

De la cuenta total, dos terceras partes corresponden a la pérdida de vidas humanas y el resto, a la destrucción de propiedades o infraestructuras. Los fenómenos meteorológicos más dañinos son las tormentas, los huracanes y los ciclones, que representan dos terceras partes de los costes climáticos, por delante de las olas de calor, que suponen el 16%, y de las inundaciones y sequías, que provocan el 10%.

Hasta 2022, los años con mayores costes fueron 2003, cuando una larga ola de calor castigó a Europa; el 2008, cuando el ciclón Nargis golpeó Myanmar, y el 2010, cuando Somalia sufrió una gran sequía y Rusia, otra ola de calor.

Las consecuencias económicas se miden en dos escalas. Por un lado, nada más ocurrir el evento y de un modo directo, se cuantifica la destrucción ocasionada; después, las pérdidas indirectas recogen el impacto microeconómico, como la falta de ingresos provocadas por la incapacidad para continuar con la actividad económica. En total, el clima extremo ha afectado a 1.200 millones de personas en las últimas dos décadas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios