Borrar
Contaminación coche de combustión. José Ramón Ladra
Ni etiquetas en el coche, ni restricciones: la inteligencia artificial ayuda a controlar la contaminación

Ni etiquetas en el coche, ni restricciones: la inteligencia artificial ayuda a controlar la contaminación

ODS 13 | Acción por el clima ·

El Ayuntamiento de Cartagena ha establecido su zona de bajas emisiones (ZBE) tras el uso de big data y algoritmos

Miércoles, 10 de abril 2024, 09:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hacer peatonal una calle del centro de la ciudad, plantar más árboles en este parque, ampliar la acera en esta otra avenida. «Hace unos años estas medidas las tomábamos por intuición, ahora lo hacemos con datos en la mano», afirma Pedro Yepes, responsable de proyectos europeos y cambio climático del Ayuntamiento de Cartagena (Región de Murcia). Así es el día a día de Yepes y su equipo desde hace cinco años. «Empezamos a monitorizar la calidad del aire y hasta aquí hemos llegado», explica. Un hasta aquí que significa tener una réplica exacta o lo que los expertos llaman gemelo virtual de la ciudad de Cartagena.

No es un modelo 3D virtual de esta ciudad mediterránea, sino que es un conjunto de datos que se utilizan para realizar simulaciones y tomar decisiones de una manera eficiente. «Yo le planteo al concejal de turno, por ejemplo, que en esta calle hay que poner un semáforo para regular el tráfico y lo hago porque los datos que tengo así 'lo piden' y, además, es más eficiente para controlar el movimiento de personas y vehículos», señala Yepes. «Y contra eso no se pueden oponer», añade entre risas.

A su ordenador llegan cada día cientos de datos de las decenas de sensores desplegados por toda Cartagena. «No solo del casco, sino también de calidad de las aguas de nuestras playas, de la zona rural…», comenta el responsable de proyectos europeos y cambio climático de la ciudad. ¿Sus vigilantes? Un ejército de farolas dotadas de sensores por una iniciativa de las empresas Libelium y Signify. Estas luminarias inteligentes equipadas con dispositivos de comunicación de última generación 5G/6G y tecnología IoT captan los contaminantes del aire y también de ruido. A ello se suman cámaras de tráfico y otros sistemas. «Esto es muy común en ciudades nórdicas y lo hemos exportado a Cartagena», señala Alicia Asín, CEO de Libelium. «Gracias a esto, hemos podido poner al ciudadano en el centro, y crear la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) menos restrictiva de España», responde Cristina Mora, concejala de Ciudad Sostenible en el Ayuntamiento de Cartagena.

Con cerca de 215.000 habitantes, esta ciudad de la Región de Murcia es uno de los 150 municipios españoles obligados por ley a desplegar este área para mejorar la calidad del aire en sus calles. «Tenemos integrada toda la regulación para las zonas de bajas emisiones, pero se pueden añadir o crear otras normativas», aclara Noel Gomariz, ingeniero de Libelium. «Así los técnicos y arquitectos pueden planificar el desarrollo urbano de forma sostenible, basándose en datos transparentes y fiables», añade.

Con este desarrollo, «hemos podido implementar una ZBE con las mínimas restricciones posibles y que no requiere la utilización de etiquetas medioambientales, tomando decisiones informadas y basadas en evidencias y proyecciones futuras», explica el consistorio cartagenero.

Gracias a la interacción de diversos modelos matemáticos de predicción, tanto de movilidad y tráfico, como de contaminación atmosférica, los responsables del municipio han conseguido simular diferentes escenarios con las medidas planteadas para cumplir la nueva normativa estatal y europea. Concretamente, el Ayuntamiento de Cartagena ha podido simular 10 tipos de medidas y evaluar su impacto en las áreas seleccionadas.

Con todos los datos obtenidos, se estableció finalmente la ZBE de Cartagena, delimitada por dos conjuntos distintos. En el primero se fomenta el uso peatonal del espacio público, manteniendo el tráfico rodado sólo para acceder a las viviendas y garajes y transportar mercancías y suministros para los comercios de la zona, con un horario delimitado. En el segundo, se ha reducido el tráfico mediante la creación de supermanzanas que desincentivan el paso de vehículos por zonas interiores para, de esta forma, reducir la contaminación y los ruidos para los vecinos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios