Borrar
El acceso a una educación adecuada, entre los factores que determinan el índice de pobreza infantil en Europa. Unicef
España tiene la tasa de pobreza infantil más alta de Europa

España tiene la tasa de pobreza infantil más alta de Europa

ODS 1 | Fin de la pobreza ·

Dos de los 20 millones de niños que viven en riesgo de pobreza o exclusión social en el continente residen en nuestro país, según Unicef

Lunes, 19 de febrero 2024, 13:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La pobreza infantil no se mide solo por la cantidad de dinero del que dispongan las familias. También tiene que ver con la posibilidad de cubrir adecuadamente las necesidades básicas, desde la alimentación a la vivienda; de recibir una buena atención en servicios esenciales como lo son la salud o la educación y, más allá, de disfrutar de las mismas oportunidades a la hora de participar en la comunidad e integrarse socialmente.

Sumando todos estos factores, España suspende en su atención a la infancia. Según destaca Unicef en su primer informe 'Estado de la Infancia en la Unión Europea 2024', España tiene la tasa más alta de pobreza infantil del Viejo Continente.

Las cifras que arroja el citado trabajo son claras. Uno de cada cuatro niños, 20 millones en total, está en riesgo de pobreza o exclusión social. «De esos 20 millones de niños y niñas, más de 2 millones (el 28% de la población infantil y adolescente), viven en España, país de la UE con la tasa de pobreza infantil más alta», resalta la citada organización referente en la lucha por los derechos de la infancia en el mundo.

La inflación de los alimentos y la energía, tras el empeoramiento del indicador

En el conjunto de la UE, esto supone un aumento de 1,6 millones de menores desde 2019 en el principal indicador de pobreza. Aunque en la última décadas no se han logrado cambios significativos, y la cifra de niños en riesgo se ha mantenido alrededor de los 20 millones. De hecho, reconocen desde la organización, esta tarea «se ha estancado» y advierten de que será necesario «un nuevo impulso mejorado» para cumplir con el objetivo (que ven «realista») de reducir en 5 millones los niños en situación de pobreza para 2030.

Cierto es que la tendencia mostraba una leve mejora hasta 2019. Pero ese año la cifra volvió a crecer. Las razones de este empeoramiento de la situación puede deberse, valoran los autores del informe, a los efectos combinados de las consecuencias de la pandemia de covid-19 y la reciente inflación de los alimentos y la energía.

Sobre esto último, lo destaca el informe como el resurgimiento de «problemas antiguos». Así, reflexionan al respecto: «Desde 2021, cuando los países comenzaron a recuperarse de la pandemia, la inflación se ha convertido una vez más en un desafío para las economías europeas, al mismo tiempo que erosiona los presupuestos domésticos de las familias»

La guerra y su regreso a Europa en 2022 tampoco ha ayudado a que la situación de muchos niños haya mejorado en este tiempo. La migración tampoco. Uno de los temas políticos que debe abordar la UE, si quiere seguir haciendo gala de la atención prestada a la infancia en las últimas décadas, es precisamente las políticas de asilo.

En este sentido, el informe arroja un dato estremecedor. En 2022, el número de niños que llegaron a Grecia, italia, Bulgaria, España, Chipre y Malta aumentó un 46%, hasta alcanzar alrededor de los 35.200, frente a los 24.147 del año anterior. El 18% eran niñas y el resto niños. Lo más destacable de esta realidad es que aproximadamente el 67% de estos niños qwue llegaron a Europa estaban no acompañados o habían sido separados de sus padres.

¿Qué significa 'en riesgo de pobreza o exclusión'?

Para hacerse una idea de qué circunstancia se puede encontrar un niño en esta situación, Unicef cita la privación grave de necesidades materiales, como pueden ser mantener un hogar caliente o poder reemplazar adecuadamente la ropa gastada. También se cuentan en riesgo aquellos niños cuyos padres (o adultos responsables del hogar) trabajan menos del 20% de su potencia laboral o cuyos hogares tienen un 60% de ingresos inferior a la media nacional.

Las circunstancias que más influyen a la hora de poder acabar en esta situación son vivir en un hogar monoparental (el doble de riesgo que el resto), sufrir discapacidades o que el padre haya nacido fuera del país.

También influyen en los resultados las disparidades geográficas dentro de los países: supone mayor riesgo de pobreza crecer en lugares remotos y periferias urbanas.

Sobre las soluciones, y más allá de una implantación plena de la garantía infantil europea y un seguimiento de la misma, Unicef reconoce que el de la pobreza infantil es un problema complejo y multidimensional, que no tiene una solución única. Entre otras medidas, propone políticas del mercado laboral para mejorar el acceso a oportunidades de trabajo remunerado de buena calidad, apoyo a los ingresos para proporcionar prestaciones en efectivo universales, incluidas las prestaciones por hijos, que suponen un «apoyo esencial para las familias de bajos ingresos» y, por último, viviendas adecuadas en barrios socialmente diversos.

Inundaciones en Ucrania. Reuters

La influencia del cambio climático

El informe Estado de la Infancia en la UE 2024, además de la pobreza, incluye la valoración de la salud mental y la salud medioambiental de la que disfrutan los pequeños en el conjunto de la Unión. Sobre esto último, los datos son más positivos. Al menos, en lo que a evolución del entorno en el que se desarrollan los niños europeos se refiere. El informe se centra en calidad del aire y contaminación, químicos peligrosos, eventos climáticos extremos y espacios verdes. Sobre el primer factor, concluye que ha habido una disminución «importante» de niños fallecidos por esta causa en los últimos 30 años. El número de muertes atribuibles a la mala calidad del aire en 1990 fue de 3.273, casi siete veces mayor que en 2019. Por último, Unicef advierte del riesgo de que se produzcan más desplazamientos de niños de sus hogares por eventos climáticos extremos en el continente europeo. En 2022 ya fueron 85.000 personas de 16 países las desplazadas por este motivo, de las que «muchos miles» eran niños.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios