Pedro Sánchez en Moncloa. / Moncloa

España saca un notable en el cumplimiento de los ODS

Por primera vez desde 2015, Europa retrocede en el respeto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

Ni el alumno aventajado, ni tampoco el más rezagado. España roza el notable en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), según la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN), SDSN Europa y el Instituto de Política Ambiental Europea (IEEP). Estudiante aplicado con un 7 de media en el global, pero que, como dirían, los profesores: «necesita mejorar».

Con una puntuación de 68,5 sobre 100, España se sitúa en la parte baja de la tabla en comparación con el resto de países del Viejo Continente. Concretamente, se sitúa en el puesto número 22, justo por delante de Italia y detrás de Hungría. Lideran la tabla los países nórdicos (Finlandia y Suecia) con datos por encima de los 80 enteros.

Treinta y cuatro países analizados y todos ellos por encima de los 50 puntos que marcan el aprobado. Sin embargo, «la Unión Europea cuenta con instrumentos legislativos y políticos ya establecidos, o en preparación, para abordar la mayoría de los retos de los ODS, pero aún no tiene claro cómo piensa alcanzarlos», alerta Adolf Kloke-Lesch, copresidente de SDSN Europa y coautor del informe.

«La Unión Europea cuenta con instrumentos legislativos para abordar los retos de los ODS, pero no tiene claro cómo piensa alcanzarlos»

Adolf Kloke-Lesch

Copresidente de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN)

La llegada de la Covid-19 ha supuesto un giro en los hábitos cotidianos de los europeos y un frenazo en la política y cumplimiento de los ODS, ya que por primera vez desde la adopción de estas metas globales el cumplimiento de los mismos cayó.

«El impacto de la pandemia en la esperanza de vida, la pobreza y el desempleo tienen su reflejo en el cumplimiento de los objetivos», señalan los expertos. En 2019, previo a la Covid-19, el conjunto de la Unión Europea alcanzó el máximo grado de cumplimiento de los ODS con un 71,43 puntos, cifra que descendió ligeramente en los pasados doce meses hasta los 71,39.

Similar movimiento se ha registrado en España tras el máximo de 2019 (68,97 puntos), la nota final cae hasta los 68,49 puntos con la aparición del SARS-CoV-2. «La pandemia es un revés para el desarrollo sostenible en la UE y en el resto del mundo. Sin embargo, las políticas deliberadas para proteger la economía y a las personas ayudaron a mitigar los impactos de la COVID-19 sobre los ODS en la UE en comparación con la mayoría de las otras regiones del mundo», explica Guillaume Lafortune, Vicepresidente de la SDSN y autor principal del informe.

España, mucho por hacer

Con el 2030 en el horizonte, España aún tiene mucho camino por recorrer. El informe de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible evalúa uno por uno los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas (ONU). La radiografía de la SDSN no deja bien parada a España: 0 de 17 ODS alcanzados.

Las notas de España. / SDSN

No obstante, se queda cerca de alcanzar las metas planteadas en la Agenda 2030 en materia de «salud y bienestar» (ODS 3) y en «agua limpia y saneamiento» (ODS 6). En la cara opuesta, el cuidado de «la vida en ecosistemas terrestres» (ODS 15). Es en esta meta donde España obtiene la menor calificación y donde quedan «más retos por resolver», según el informe de la SDSN.

Una asignatura pendiente que es común al conjunto de países del Viejo Continente. «Europa se enfrenta a sus mayores retos en materia de ODS en los ámbitos de la alimentación y la agricultura sostenibles, el clima y la biodiversidad (ODS 2, 12-15), en el fortalecimiento de la convergencia de los niveles de vida en sus países y regiones, y necesita acelerar el progreso en muchos objetivos», refleja el texto.

¿Cómo medir la sostenibilidad en la empresa?

La sostenibilidad ya es uno de los objetivos de las grandes empresas en Europa y también en España. Un concepto repetido constantemente en las memorias de responsabilidad social corporativa (RSC), sin embargo «las pymes no pueden permanecer ajenas a un modelo de reactivación económica basado en la sostenibilidad», recuerda José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España. «El reto está en que las pequeñas y medianas empresas también lo hagan», añade.

Para cerrar este reto, Cámara de España ha desarrollado una herramienta de autodiagnóstico para evaluar el nivel de sostenibilidad en las pequeñas y medianas empresas españolas. «Permite en apenas cinco minutos obtener un diagnóstico y unas recomendaciones para seguir trabajando en la gestión de los aspectos sociales, ambientales y de gobernanza», explican en un comunicado.

Además, las Cámaras de Comercio ponen a disposición de las pequeñas y medianas una plantilla para realizar reportes ASG (ambiental, social y de buen gobierno), de manera que puedan elaborar un informe básico de sostenibilidad, que incluya los aspectos e indicadores más relevantes, y les ayude a planificar acciones de mejora y medir su progreso.