Última milla. / Sara I. Belled

Por qué un envío urgente nunca es gratis (aunque no se pague)

La digitalización es la verdadera arma de la logística para hacer más ecológica la conocida como última milla

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

«Aquí y ahora». Este es el lema de muchas personas. Tanto que incluso puede llegar a ser un modo de vida. Para contribuir a esta tendencia, la tecnología ha conseguido instalar en la sociedad la «cultura de la inmediatez». El tiempo es oro y cada vez es más caro conseguirlo.

Los audios de Whatsapp se escuchan a velocidad x1.5 o x2.0, los capítulos en Netflix o HBO también van acelerados y si Amazon no consigue traer el pedido «antes de las 14:00 horas» se cancela. El comercio electrónico ha elevado la dependencia de 'lo inmediato'.

Al día, en España, se entregan un millón y medio de paquetes de media. De hecho, si la entrega no es en 24 horas, la compra ya no resulta tan satisfactoria. «El usuario ha madurado», rebate Francisco Aranda, presidente de UNO, (la Organización Empresarial de Logística y Transporte de España). «Hace ocho o diez años se pedía todo de forma urgente, esa demanda ahora se ha relajado», añade. «Nosotros vemos un crecimiento sostenido en el tiempo», contrapone Leticia Martín, directora de comunicación de CTT.

Esta cultura de la inmediatez choca de frente con otra corriente y filosofía de vida que es más verde y, sobre todo, más sostenible. La irrupción de los gigantes del comercio electrónico en España como Amazon o AliExpress ha desatado una auténtica carrera por ser los primeros en el reparto a domicilio. Una batalla encarnizada que queda reflejada en la última milla.

Así se define la entrega de paquetería dentro de las ciudades al consumidor final. Una revolución total que ha cambiado las entregas y los puntos donde se dejan los productos. Múltiples entregas, múltiples destinos y múltiples gastos.

El proceso de la última milla

1 Compra online

El último estudio de

eCommerce en España en

2020 determina que las

compras online se han

incrementado un 20%

en un solo año

2 Preparación del pedido

La petición de compra se registra en el comercio donde se ha realizado y el producto se envía a los almacenes de las empresas logísticas

Los envíos urgentes

son cada vez más frecuentes en España

3 Llega a almacén o

hub de consolidación

El 25% de las emisiones totales de gases contaminantes procede del transporte

El20% del tráfico en las

ciudades es consecuencia

del transporte de

mercancías

ÚLTIMA MILLA

4 Envío al cliente

La entrega en 24 o 48 horas

es la más habitual en España,

pero hay una alternativa más ecológica y sostenible

4 Hubs urbanos, microhubs urbanos

Para reducir las emisiones

y descongestionar el

tráfico, las grandes

empresas de logística han

introducido la figura de

pequeños almacenes

urbanos, en las entradas

de las ciudades, como

paso intermedio antes de

llegar al cliente final

5 Entregas

más ecológicas

Según datos de Deloitte,

la sustitución del 40% de

las furgonetas de reparto

actuales por eléctricas

necesitan una inversión

de 15,7 millones de euros

Para evitar ese gasto,

muchas han optado por

el reparto en patinete,

bicicleta eléctrica

o, incluso, a pie

6 Envío al cliente

La aplicación de este

modelo de microhubs

urbanos podría reducir

un 30% los vehículos

necesarios...

...y hasta un 50 % el

impacto ambiental

Fuente: Deloitte, Capgemini

SARA I. BELLED

El proceso de la última milla

1 Compra online

El último estudio de

eCommerce en España en

2020 determina que las

compras online se han

incrementado un 20%

en un solo año

2 Preparación del pedido

La petición de compra se registra en el comercio donde se ha realizado y el producto se envía a los almacenes de las empresas logísticas

Los envíos urgentes

son cada vez más

frecuentes en España

3 Llega a almacén o

hub de consolidación

El 25% de las emisiones

totales de gases

contaminantes procede

del transporte

El20% del tráfico en las

ciudades es consecuencia

del transporte de

mercancías

4 Envío al cliente

La entrega en 24 o 48 horas

es la más habitual en España,

pero hay una alternativa

más ecológica y sostenible

4 Hubs urbanos, microhubs urbanos

Para reducir las emisiones y descongestionar el tráfico, las grandes empresas de logística han introducido la figura de pequeños almacenes urbanos, en las entradas de las ciudades, como paso intermedio antes de llegar al cliente final

5 Entregas

más ecológicas

Según datos de Deloitte,

la sustitución del 40% de

las furgonetas de reparto

actuales por eléctricas

necesitan una inversión

de 15,7 millones de euros

Para evitar ese gasto,

muchas han optado por

el reparto en patinete,

bicicleta eléctrica

o, incluso, a pie

6 Envío al cliente

La aplicación de este

modelo de microhubs

urbanos podría reducir

un 30% los vehículos

necesarios...

...y hasta un 50 % el

impacto ambiental

Fuente: Deloitte, Capgemini

SARA I. BELLED

«No todo es urgente», aseguraba Correos en una de sus últimas campañas informativas sobre sostenibilidad. Según un estudio realizado por la consultora Capgemini, el 97% de las empresas cree que los actuales modelos de reparto de última milla no son sostenibles si se implantan a gran escala geográfica y que la política de envío gratuito no puede mantenerse a menos que los costes de entrega se reduzcan mediante su automatización.

El 97% de las empresas cree que los actuales modelos de reparto de última milla no son sostenibles a gran escala geográfica

Junto con la inmediatez, el 'pain of paying' o el dolor por pagar ha convertido la cultura de lo gratis en una tendencia en el comercio electrónico. Sin embargo, nada es gratis. El coste económico lo asume el emisor del producto, muchas pequeñas y medianas empresas que usan internet para abrir un nuevo canal de venta llegan a pagar 15 euros por envío urgente, una cifra que puede variar por destino y por plazo de entrega.

Una cifra inasumible para algunos vendedores, pero que es rentable para los grandes del sector que por una breve suscripción anual, ofrecen envíos gratis e inmediatos. Sin embargo, no es el único coste. La entrega a domicilio es entre 3 y 4 veces más cara que exponer el producto en un lineal de supermercado, revela AECOC, la asociación de fabricantes y distribuidores.

Coste ambiental

«No tiene sentido comprar una chaqueta hecha con botellas de plástico», avanzaba Correos en su campaña publicitaria, «y pedirla por envío urgente», añadía. La clave está en la entrega. Un paquete urgente implica el uso de un solo vehículo.

Esta tendencia genera un importante impacto en el medioambiente y la sostenibilidad. El 25% de las emisiones totales de gases contaminantes procede del transporte y el 20% del tráfico en las ciudades es consecuencia del transporte de mercancías. No obstante, Leticia Martín, directora de comunicación de CTT, le da la vuelta al argumento: «En una furgoneta podemos llevar a las casas 120 envíos, así evitamos que mucha gente vaya al centro comercial, ¿no?».

El último estudio de eCommerce en España en 2020 determina que esta actividad se ha incrementado un 20% en un solo año. Otro estudio, en este caso del Foro Económico Mundial, calcula que las entregas de última milla en zonas urbanas aumentarán en más de un 30% para 2030 en las cien principales ciudades del mundo. Y si las autoridades no lo remedian, las emisiones de CO2 emitidas alcanzarán los 25 millones de toneladas ese año. «Los nuevos modelos logísticos están basados en los deseos e inquietudes del consumidor», apostilla Eloy de Sola, Head of Consumer Products & Retail en Capgemini Invent. «El consumidor va a construir la última milla y la sostenibilidad está en el centro y es muy importante para ellos».

Las emisiones de CO2 emitidas por la última milla en 2030 alcanzarán los 25 millones de toneladas

El futuro verde del reparto está en el aire. La electrificación o gasificación de la flota es una de las soluciones, pero no a corto plazo. «En estos momentos es muy cara y lo que queremos es una economía sostenible, pero que no nos empobrezca», explica Francisco Aranda.

Según datos de Deloitte, la sustitución del 40% de las furgonetas de reparto actuales por eléctricas necesitan una inversión de 15,7 millones de euros. «Tiene que ser realista», añade el presidente de UNO logística.

Junto a esta sustitución, la distribución ha puesto el foco en partir en dos la cadena de entrega. La aparición de pequeños almacenes en las ciudades ha permitido añadir un punto intermedio en la última milla y realizar la entrega a puerta «a pie, en bicicleta o en patinete», explica Aranda.

«El sector está en un período de fuertes inversiones en la última milla», comenta Eloy de Sola. Pero, «tienen que aprovechar mejor las redes de distribución», añade. «Es un reto que tienen que resolver a través de asociaciones, de compartir activos y hacerlo en torno a grandes plataformas tecnológicas», aconseja el Head of Consumer Products & Retail en Capgemini Invent.

Sin embargo, la respuesta y la solución está en la tecnología y la digitalización. «Somos casi tecnológicas que ofrecemos servicios de logística», comenta Aranda. «No seríamos capaces de ofrecer respuesta a la demanda actual», añade.

La inteligencia artificial y el big data son ya dos herramientas indispensables en el día a día de los repartidores de última milla. «Nuestros trabajadores tienen PDA (dispositivos tecnológicos de mano) que les permiten calcular una ruta más eficiente para las entregas», detalla Martín.

Pero esta adopción va más allá. «Si se produce una solicitud urgente con la tecnología somos capaces de coordinarnos y hacer la entrega en el menor tiempo y lo más sostenible posible con la colaboración», explica el presidente de UNO. Además, «el big data nos permite adelantarnos y planificar nuestro trabajo», revela.

Esta información se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 11 y 12.