Paneles solares alimentan el sistema eléctrico del Aeropuerto de Pensylvania. / AFP

España, la primera en días de sol pero quinta en producción de energía solar

Este vector energético supone solo el 19% de la potencia generada con un origen limpio

A. HERRANZ

Días dedicados a homenajear al sol hay muchos. En Estados Unidos el presidente Jimmy Carter decidió que todos los 3 de mayo se celebrase de manera especial una fecha para conmemorar la importancia de la energía que los humanos podemos obtener del astro rey. Mientras, en Corea del Norte es el 15 de abril y está considerado como una fiesta nacional, ya que ese día nació Kim II Sung, el fundador de la república. Sin embargo, en el hemisferio norte se aprovecha el solsticio de verano para celebrar el Día del Sol, hoy, 21 de junio.

No ha habido otra época de la historia en la que nuestra estrella haya atraído tanta atención como la actual, ya que se ve en ella la clave de un futuro energético sostenible. Ahora que se han dado los primeros pasos hacia la transición energética global, la energía solar, entre otras renovables, están llamadas a reemplazar a los combustibles fósiles en un futuro no muy lejano.

Desde la Revolución Industrial, aún hoy estos últimos siguen siendo la principal fuente de energía de la mayoría de los países. Pero esto tiene un impacto medioambiental muy alto.

Por ello, más que nunca, la solar, junto a otras energías limpmias, está en la conversación de la sociedad española y, precisamente por ello, surgen dudas alrededor del peso de esta fuente de energía y de los planes que hay para ella.

¿Qué peso tiene la energía solar a nivel global?

Se calcula que, en el año 2019, alrededor del 11% de la energía primaria mundial procedió de tecnologías renovables. Según Our World in Data, en 2020 la energía hidroeléctrica sigue siendo, de lejos, la principal fuente renovable, seguida del viento y el sol. El astro rey era responsable de generar 856 tw/hora, poco más del 11% de toda la energía verde a nivel mundial. Eso sí, su curva de importancia se está acelerando rápidamente, mientras que la energía procedente del agua muestra una ligera caída.

En el caso de España, en 2020 más del 20% de la energía provenía ya de las renovables. Dentro de ellas, el viento es la principal fuente (49%), seguido de la hidroeléctrica (25%), solar (19,5%) y otras (5,5).

Además, mientras que la eólica despegaba en generación antes del año 2000, para la solar había que esperar casi hasta 2010, produciéndose la escalada definitiva a partir de 2018, con el fin del denominado impuesto al sol.

La potencia total instalada de energía solar se situó en España en 2020 el entorno de los 11,75 GW según el Anuario Fotovoltaico 2021 de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier.) A lo largo de ese mismo año, se instalaron 126,8 GW, es decir, un 12 % respecto a 2019.

En 2020 Extremadura se erigió la CCAA líder en desarrollo fotovoltaico con 1.321 MW, es decir, un 47% de la potencia instalada a nivel nacional, según el Informe Anuel UNEF.

Esto permite que la solar fotovoltaica sea el tipo de energía que haya liderado el incremento de producción en 2021, con un crecimiento del 36,7 % y haya registrado también el máximo histórico de producción y de participación en el mix del país con un 8 % sobre el total, según datos de Red Eléctrica.

En autoconsumo, la potencia aumentó en 2020 en 596 MWn, un crecimiento de 30% respecto al año anterior.

¿Cuántos parques solares hay en España?

Según Anier, hasta 2020 nuestro país tenía 99 grandes instalaciones de generación fotovoltaica: 41 instalaciones son de 10-50 MW, 52 son de 50-100 MW y 6 mega instalaciones cuentan con más de 100 MW, en total 5.489 MW.

Sin embargo, en estos dos años se han abierto, como mínimo cuatro de la primera categoría, trece de la segunda y dos de más de 100 MW, que ya cuentan con su inscripción previa, lo que agregaría otros 1.216 MW adicionales en el corto plazo.

¿Y en Europa?

Dinamarca generó el 62% de su electricidad eólica y solar en 2020, que fue casi el doble que Irlanda, que le sigue de cerca con un 35%. Asimismo, Alemania fue tercero, y España superó a Portugal en cuarto puesto.

De los parques solares que España inauguró en 2019 tenían una potencia de 4,2 GW. Casi 4 GW de ellos provienen de dos licitadores de 2017. Mientras, en 2020 no hubo más capacidad instalada de otras licitaciones. De hecho, casi un 1,5 GW de las instalaciones de 2020 provienen de una red de acuerdos PPA que estima instalar más de 100 GW.

En estos momentos, España es el quinto país por capacidad instalada, por detrás de China, Estados Unidos, Alemania e India.

¿Qué peso tiene en la economía?

Casi 4 millones de personas trabajaron a nivel mundial en la energía fotovoltacia en 2020, 1,75 millones en nuestro país.

En el terreno estrictamente económico, se espera que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 movilice una inversión 236.000 millones de euros durante esta década, esto supone un aumento del Producto Interior Bruto (PIB), respecto del escenario sin plan, de entre 19.300 y 25.100 millones de euros al año a lo largo de la década.

En el año 2030, el PNIEC prevé una potencia total instalada en el sector eléctrico de 157.000 MW (105.100 en la actualidad), de los que 50.258 serán energía eólica, 36.882 solar fotovoltaica, 27.146 centrales de ciclo combinado de gas, 24.133 hidráulica y bombeo y 7.303 solar termoeléctrica, por citar sólo las más relevantes.

Según Unef, la huella económica total del sector fotovoltaico (sumando la generación de PIB directo, indirecto e inducido, tanto dentro como fuera de la economía nacional) alcanzó en 2020 los 10.688 millones de euros, incrementándose un 7% respecto al valor de 2019 de 10.024 millones de euros.