«Es momento de repensar el turismo para incluir criterios ambientales»

La CEO del Grupo Piñero analiza el momento de cambio hacia la sostenibilidad que pide el sector

ENCARNA PIÑERO

Un año más, como cada 27 de septiembre, celebramos el Día Mundial del Turismo. Una fecha para dar a conocer el valor social, cultural, político y económico del sector. Precisamente, en esta edición, marcada por la clara recuperación, la Organización Mundial del Turismo lanza un claro mensaje: es momento de repensar el turismo.

Esta labor de recapacitar, de reconsiderar, en definitiva, de reconstruir, está más que justificada por los datos que, aunque cada vez son más positivos y esperanzadores, no hacen más que recordarnos que debemos «arrimar el hombro» y ponernos «manos a la obra» para consolidar esta senda de crecimiento que estamos experimentando.

No debemos olvidar que mientras que en 2019 el turismo suponía el 12,4% del PIB de España, en 2020 este porcentaje se desplomó por debajo del 5%. Cierto es que, en 2021, la contribución total del sector turístico al PIB español se acercó a los 88.000 millones de euros, lo que supone, en valores relativos, una aportación de aproximadamente un 7,4%.

Superar los datos prepandemia debe entonces ser nuestra meta. En un contexto de inestabilidad como en el que nos encontramos, se hace necesario dar un paso más al frente y fortalecer nuestra resiliencia.

«La juventud cada vez valora y prioriza más las experiencias que generan un impacto positivo en el medioambiente y en las comunidades de los destinos anfitriones»

Por ello, es momento de repensar el turismo e impulsar su transformación con el fin lograr un sector más sostenible, inclusivo y resiliente, un sector que contribuya al desarrollo a través de la educación y la generación de empleo.

Se hace imprescindible, como decía, impulsar su modernización. Es decir, evolucionar e innovar. La digitalización juega un papel clave para afrontar los retos del futuro, favoreciendo el desarrollo eficiente de las compañías y la reducción de su impacto medioambiental.

La tecnología ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad, erigiéndose así como la perfecta aliada para garantizar la excelencia operativa y mejorar la experiencia del cliente y del empleado.

Por fortuna, observamos una mayor concienciación y exigencia en materia de sostenibilidad por parte de la sociedad en general (el 71% de los clientes aseguran que quieren viajar de forma responsable), y especialmente de la juventud, que cada vez valora y prioriza más las experiencias que generan un impacto positivo en el medioambiente y en las comunidades de los destinos anfitriones.

«Debemos tener el propósito común de incorporar criterios ambientales, sociales y de buen gobierno en todas nuestras decisiones corporativas y proyectos»

Contar, por tanto, con la visión de los jóvenes, como potenciales turistas y empleados, es clave para enfocar el camino que debemos seguir. Además, en respuesta a este nuevo paradigma, las empresas tenemos una influencia directa en la sociedad, el planeta y el desarrollo económico, y debemos asumir nuestro compromiso de sensibilizar a todos nuestros grupos de interés, tanto a clientes, como proveedores y comunidad local, así como de capacitar a los empleados en estas nuevas formas de hacer y entender el turismo.

Nos enfrentamos a un futuro con grandes desafíos y, ante ello, todos y cada uno de los actores involucrados en el sector debemos estar preparados para asumirlos con optimismo y entusiasmo.

Es más, deberíamos tener un propósito en común. Y este no es otro que el de incorporar criterios ambientales, sociales y de buen gobierno – ESG- en todas las decisiones corporativas y desarrollo de proyectos, con el objetivo de que la industria turística sea un sector referente en el ámbito de la sostenibilidad.

«En un contexto de inestabilidad como en el que nos encontramos, se hace necesario dar un paso más al frente y fortalecer nuestra resiliencia»

Por otro lado, el turismo, por su actividad, lleva implícito el respeto absoluto por los entornos y la devoción por las personas. A este respecto, no debemos obviar que nuestra prosperidad está directamente relacionada con la prosperidad de los destinos donde operamos.

Por ello, es de importancia capital que apoyemos a las comunidades locales, conservando su esencia y su cultura; haciendo un uso responsable de los recursos. Solo de este modo, podremos ofrecer a los clientes un servicio excelente.

En definitiva, hoy, en el Día Mundial del Turismo instamos a repensar juntos la responsabilidad compartida que tenemos para impulsar la competitividad del sector y construir entre todos el Turismo que deseamos.