Borrar
David Shaw Heinz
«El cambio climático es un reto, pero también una oportunidad de negocio»
David Shaw | Director internacional de ESG en Heinz

«El cambio climático es un reto, pero también una oportunidad de negocio»

ODS 13 | Acción por el clima ·

Heinz trabaja con los agricultores españoles en la restauración y conservación del suelo para el cultivo de tomates

Martes, 21 de noviembre 2023, 06:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la pasada campaña veraniega, España produjo 475.051 toneladas de tomates y se prevé que para estos próximos meses alcanza 1,2 millones de toneladas de este vegetal. Los campos de Andalucía, Almería y Extremadura son la tierra de esta fruta roja que da color a muchos platos y es indispensable en la dieta mediterránea. Aunque, la sequía y las plagas están haciendo daño en su producción. «El cambio climático representa un gran reto para las empresas alimentarias, pero también una oportunidad para reforzar nuestro compromiso con la sostenibilidad», señala David Shaw, director internacional de ESG en Heinz. Muchos de los tomates que usan sus productos salen de la huerta española, concretamente, de la extremeña. «Trabajamos para mejorar las técnicas de cultivo y la calidad de las cosechas para mantener las condiciones óptimas», añade.

-¿Cómo impacta el cambio climático en su negocio?

-El cambio climático puede tener un impacto significativo en nuestro negocio, y podemos ver los primeros signos de este impacto en varios frentes. En primer lugar, la variabilidad climática afecta directamente a nuestros cultivos y, por tanto, a la disponibilidad y calidad de ingredientes clave para nuestros productos. Las sequías, las inundaciones y los cambios estacionales pueden alterar la producción y la disponibilidad de estos ingredientes. Además, la demanda de los consumidores y la concienciación sobre el cambio climático refuerzan la necesidad de una gestión más sostenible en nuestro negocio. Trabajamos activamente para reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, gestionar eficientemente los recursos naturales y utilizar métodos agrícolas sostenibles como parte de nuestra estrategia de sostenibilidad. El cambio climático representa un gran reto para las empresas alimentarias, pero también una oportunidad para reforzar nuestro compromiso con la sostenibilidad, seguir siendo responsables con el medioambiente y con las necesidades de nuestros consumidores.

-¿Cuál es la hoja de ruta de la compañía en materia de sostenibilidad?

-Nos centramos en varios aspectos clave de la sostenibilidad. En primer lugar, nos hemos comprometido a mejorar la salud de los suelos con los que trabajamos, reconociendo su importancia tanto para nosotros como productores como para el medioambiente en general. Además, hemos introducido cambios significativos en nuestros envases, como la introducción de botellas totalmente reciclables, incluyendo una tecnología innovadora para eliminar la válvula de silicona de nuestros tapones y explorando opciones de materiales alternativos para reducir el impacto de los envases en nuestro medio ambiente. Nos hemos fijado el objetivo de lograr cero emisiones netas en toda nuestra cadena de valor para 2050 y reducirlas a la mitad para 2030, lo que refleja nuestra responsabilidad en la lucha contra el cambio climático

-¿Dónde se cultivan los tomates que luego toman en el ketchup los españoles?

-España es precisamente el paraíso del tomate ketchup, tiene las condiciones perfectas para cultivar nuestros tomates madurados al sol, y la zona de Badajoz siempre ha sido una zona de cultivo. La familia Vázquez, propietaria de Conesa, lleva más de tres generaciones cultivando tomates con nosotros. Trabajamos con ellos para mejorar las técnicas de cultivo y la calidad de las cosechas, y juntos hemos implementado mejoras clave para mantener las condiciones óptimas para el cultivo de tomates de alta calidad.

-En España, la agricultura está sufriendo la sequía. ¿Qué planes tienen?

-Hemos colaborado estrechamente en la aplicación de prácticas de restauración del suelo, como la roturación y el cultivo de cobertura. Como resultado, hemos aumentado significativamente la capa superficial del suelo y la cantidad de tomates en los campos de la familia Vázquez. Estos esfuerzos han dado resultados notables, mejorando la materia orgánica del suelo y aumentando significativamente el rendimiento de los tomates. Al principio, sólo probamos estas prácticas en cuatro campos, pero hoy en día el 100% de las explotaciones que producen tomates Heinz en España aplican cultivos de cobertura.

-¿Cuál es la huella hídrica de su negocio? ¿Cómo tratan de reducirla?

-En cuanto a la huella hídrica de Heinz, es un aspecto clave de nuestro enfoque de la sostenibilidad y estamos tomando medidas concretas para reducirla. Nuestros objetivos incluyen una reducción del 20% de la intensidad del uso del agua en las cuencas hidrográficas de alto riesgo y una reducción del 15% en nuestras instalaciones de fabricación. Estos objetivos reflejan nuestro compromiso con la gestión sostenible de los recursos naturales, incluida el agua, y demuestran nuestro interés por reducir nuestra huella medioambiental en todas las fases de nuestra cadena de valor.

-En su agenda de hitos ESG afirman que en 2022 crearon una botella de ketchup de tomate Heinz totalmente circular. ¿Qué porcentaje de sus envases es circular?

-El objetivo a largo plazo es que en 2025 el 100% de nuestros envases sean reciclables, reutilizables o compostables. Además, aspiramos a que al menos el 30% de los materiales utilizados procedan de material reciclado. Pero esto no es todo: junto con Pulpex, hemos probado opciones de materiales alternativos como parte de los esfuerzos en curso para cumplir nuestro compromiso más reciente de reducir el plástico virgen basado en combustibles fósiles en un 30% para 2030.

-¿Cuándo veremos el plástico fuera de su negocio?

-En Heinz nos comprometemos a mejorar la huella medioambiental de nuestros envases, incluida la circularidad, la huella de carbono y la eliminación. Hemos lanzado un compromiso de reducción absoluta de plástico virgen del 30 % para 2030, diseñado para reducir nuestra dependencia de los plásticos basados en combustibles fósiles.

-¿En qué materiales se trabaja para sustituirlo?

-Una de las asociaciones clave que establecimos el año pasado fue con Pulpex, una empresa innovadora en envases de papel. Con su colaboración, desarrollamos una botella de papel que es, sin duda, un gran paso adelante en nuestro empeño por reducir el uso de plástico en nuestros envases. Está fabricada con un 100% de pulpa de madera de origen sostenible, lo que garantiza que procede de fuentes renovables. También es renovable y reciclable, lo que reduce significativamente su impacto ambiental.

-¿Qué ocurre con los desechos alimenticios derivados de su negocio? ¿Dónde se trasladan? ¿Qué se hace con ellos?

-Lo mejor es que originalmente era una solución al desperdicio de alimentos, ya que se utilizaban tomates demasiado maduros o poco maduros y se mezclaban para crear el producto que ahora conocemos y adoramos. Desde entonces, Heinz ha optimizado los tomates utilizados para elaborar el ketchup de tomate y otros productos a base de tomate con el fin de eliminar el desperdicio de alimentos en las granjas. Nuestra fábrica de Elst (Países Bajos), ha obtenido recientemente la certificación de vertido cero, ya que la mínima cantidad de residuos generada se recicla, reutiliza o recupera.

-Por cierto, ¿cómo surge la idea de llevar la sostenibilidad al Fortnite?

-Esta idea surge de nuestro deseo de educar y conectar con un público más amplio y diverso, en particular la generación de 18 a 34 años. Reconocimos que, en un mundo cada vez más digital, los videojuegos son una poderosa plataforma para llegar a este público. Nuestra misión era educar a este público sobre el estado actual de la salud del suelo y fomentar un cambio medioambiental positivo. Al asociarnos con Fortnite, pudimos transmitir un mensaje serio de una manera que resonara entre los jugadores y generara conciencia sobre la importancia de cuidar nuestros suelos. Fue una forma innovadora de conectar con un público más joven.

-¿Cuál es el objetivo? ¿Qué acogida ha tenido?

-El objetivo de esta iniciativa era doble. En primer lugar, queríamos concienciar y dar a conocer la importancia de mantener sanos nuestros suelos. La salud del suelo es esencial para la producción de alimentos y el bienestar del planeta, y queríamos transmitir este mensaje de forma eficaz a un público más joven. En segundo lugar, hemos puesto en marcha un programa de salud del suelo para los productores con el fin de mejorar la calidad y la salud del suelo. Hacemos aportaciones económicas a los agricultores para promover el uso de prácticas agrícolas regenerativas a través de nuestro «programa de salud del suelo», que incluye prácticas como el cultivo de cobertura, la rotación de cultivos y el compostaje

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios