Canarias7
Rosa Rodríguez

Educación mete en los institutos una liga privada de videojuegos

La Consejería de Educación se ha involucrado de lleno en la organización de una liga escolar de videojuegos o e-sports que se pondrá en marcha el próximo año con los alumnos de 20 centros de Educación Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional (FP) a los que se incentiva con 6.000 euros a cada uno (120.000 euros) para que participen en la temporada inaugural de este torneo que arrancará en septiembre con el próximo curso. El colectivo de docentes de Educación Física, el sindicato STEC y formaciones políticas como Podemos ya han anunciado su absoluto rechazo hacia esta iniciativa, a la que califican de «descabellada» y «engañosa».

En un escrito dirigido a los directores de centros, la responsable de la Agencia Canaria de Calidad Universitaria y Evaluación Educativa, Teresa Acosta, que incluso ofrece su correo particular para «cualquier aclaración durante la fase de inscripción» (que concluyó este lunes), expresa como la Consejería de Educación «colaborará» con las sociedades anónimas deportivas (SAD) de la UD Las Palmas el CD Tenerife y también con la empresa Electronic Arts (propietaria del videojuego Fifa 2018) y Movistar «con el fin de contribuir al uso educativo y responsable de los entornos digitales».

El Colegio de Profesores de Educaciónsica en una escrito difundido ayer, al que se ha sumado el STEC, acusan a Educación de partir de una «premisa falsa» al plantear el torneo como una práctica deportiva, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera los videojuegos como posibles generadoras de trastorno mental por adicción. Emilio Armas, del STEC, va un poco más allá y califica de «contradictoria» la consideración que Educación quiera dar a los videojuegos de deporte cuando son «absolutamente sedentarios».

Profesores y representantes sindicales también consideran «arriesgado» el mensaje que Educación envía a la sociedad con la cesión de espacios educativos para competiciones virtuales y aseguran que «no es cierto» que, «como vende la Consejería, se trate de una actividad que fomente ni la igualdad, inclusivo, ni que contribuyan a la formación en competencia digital». Tampoco es, dicen, «ni saludable, ni fomenta valores, ni mejora la formación en idiomas» como pretende porque de que los videojuegos son en inglés.

El diputado de Podemos Francisco Déniz ya ha solicitado la comparecencia de la consejera, Soledad Monzón, para que explique «qué hay detrás de esta liga» porque cree que «se están abriendo las escuelas a las multinacionales» y creando «nuevos consumidores de videojuegos». Déniz, pero también los docentes y el STEC, ligan el torneo al intento del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, de incluir los e-sports en la futura ley del canaria deporte.