Canarias7
Alexis gonzález (Ahora plus) Las Palmas de Gran canaria

Alba, de vacaciones en Maldivas, de baja y sin poner la sentencia de Faycán

El CGPJ pudo localizarlo hace 8 días para notificarle los plazos de su suspensión

El juez Salvador Alba Mesa se encuentra desde este domingo disfrutando de sus vacaciones en el archipiélago de Maldivas, donde permanecerá hasta el próximo día 17. Acusado de la comisión de cinco presuntos delitos por conspirar contra su compañera la magistrada Victoria Rosell, Alba ha viajado más de 14 horas en avión pese a encontrarse de baja por enfermedad, pendiente de ser suspendido por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y sin haber puesto la sentencia del caso Faycán, juicio del que es ponente y que finalizó el pasado 12 de marzo.

Alba viajó este domingo a Madrid para, desde allí, tomar un vuelo de Emirates a las 15:20 rumbo a Dubai. Tras aterrizar a las 00:45 hora local, el juez tomó otro vuelo de la misma compañía rumbo a Malé, la capital de la República de Maldivas, donde debió tomar tierra a las 07:40 horas de este lunes, hora local (cuatro más sobre la hora canaria).

En Maldivas pasará el polémico magistrado nueve días porque tiene previsto regresar a España, con el mismo itinerario inverso, el día 17. Volará cuatro horas desde Malé a Dubai y, a las 07:35, regresará a Madrid tras siete horas y cuarto de vuelo. En total, el magistrado estará a bordo de un avión poco más de 14 horas de ida y otras tantas de vuelta. El viaje por persona con ese itinerario en estas fechas es de alrededor de 800 euros.

Salvador Alba tomó la baja médica pocos días después de que la magistrada Margarita Varona, que lo investigaba por cinco delitos, decretara la apertura de juicio oral el 10 de mayo pasado. Esa baja fue firmada por un facultativo que no se encuentra en su cuadro médico, el doctor Sergio Hernández, que está a punto de sentarse en el banquillo, ante la Audiencia Provincial de Las Palmas, acusado de haber falsificado la historia clínica de su exmujer en pleno proceso de divorcio, añadiéndole patologías psiquiátricas. Se enfrenta a una petición de seis años de cárcel y a la inhabilitación como médico del Servicio Canario de la Salud, donde actualmente ejerce.

A partir de la apertura de juicio oral al juez Alba debió activarse el expediente disciplinario que contra él permanece hibernado en el Consejo General del Poder Judicial desde mayo de 2016; pero dos meses después del auto de Margarita Varona, el juez sigue en activo.

Aunque el CGPJ no informa de la marcha de ese expediente, este periódico ha sabido que fue el pasado viernes, día 29 de junio, cuando pudo localizársele para notificarle formalmente el plazo legal de 10 días que la ley le otorga para alegar contra su suspensión provisional como juez.

En el CGPJ se limitan a informar de que «se están llevando a cabo todas las gestiones necesarias para cumplir con lo dispuesto en los artículos 383.1 y 384.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y 190.3 del Reglamento de la Carrera Judicial».

De baja por enfermedad y sin ser suspendido en sus funciones como juez, Salvador Alba tiene en su mano la sentencia del caso Faycán, de la que es ponente. No puede deliberar con sus dos compañeros de sala, Carlos Vielva y Oscarina Naranjo, porque está de baja por enfermedad, lo que mantiene bloqueado el proceso.

Sobre ese juicio pende el riesgo de nulidad si, llegada la suspensión de Alba como juez y su imprevisible alta médica, la sentencia sigue sin ser deliberada y redactada. Sólo cabría una posibilidad: que los otros dos magistrados pidieran autorización al CGPJ para ser ellos quienes pusieran esa sentencia y evitar así la repetición de un juicio en el que 20 de los 28 acusados se conformaron con las penas propuestas por la Fiscalía Anticorrupción.