https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

La alergia al volante, riesgos y cómo blindar el vehículo

La ventilación del habitáculo, la limpieza de los filtros y el mantenimiento de la tapicería son recomendaciones para reducir los efectos de las alergias a la hora de conducir durante esta época estival

S. M.

Se calcula que en España alrededor de 16 millones de personas padecen algún tipo de alergia y de ellas, 14 millones son alérgicas al polen, responsable del picor de nariz y ojos tan característico de estas fechas. Y supone un gran problema ya que el incremento de la contaminación y el abuso de antibióticos están incrementando la gravedad de algunos cuadros alérgicos, llegando a producir en los afectados importantes episodios de asma y dificultad respiratoria.

Al ser un espacio cerrado, nuestro vehículo puede convertirse en un foco importante de proliferación de partículas nocivas para nuestra salud. De ahí que Oscaro nos dé una serie de consejos que nos permitan combatir la alergia al volante y conducir de manera más cómoda esta primavera:

- Cambiar el filtro del habitáculo: El filtro del habitáculo es el encargado de retener gran cantidad de la suciedad que entra en el interior del vehículo. Cuando se acerca la temporada de alergias es recomendable hacer un cambio de este filtro o bien, limpiarlo en profundidad, para que así pueda retener las partículas que se cuelan en el interior con mayor facilidad. Los hay de dos tipos, filtro de polen simple y filtro de carbón activado. Este último es más recomendable, ya que permite retener un mayor número de partículas.

- Tecnología para hacer recircular el aire: Hay ciertos productos tecnológicos para los coches que nos pueden ayudar a reducir los efectos de la alergia a través de la limpieza y purificación del aire. Los ionizadores son un claro ejemplo de ello, ya que pueden ayudarte a respirar mejor y mantener una atmósfera más saludable en el interior del habitáculo gracias a la circulación del aire que generan, capturando el polvo y reduciendo los gases nocivos y las bacterias que pueda tener tu coche.

- Conducir con las ventanillas subidas: Cuando nos desplazamos en nuestro coche en la temporada de alergias, deberemos hacerlo con ventanillas subidas para impedir la entrada de partículas de polvo y polen al interior del vehículo. Conducir con las ventanillas bajadas puede provocarnos un ataque de alergia y pondremos en peligro nuestra conducción. Además, no estará de más cambiar las juntas de las puertas si estas están desgastadas, ya que impediremos que el aire entre en el interior y, por lo tanto, las partículas que nos producen la tan temida alergia.

- Limpiar el coche con mayor frecuencia: Nunca está de más limpiar el coche, pero las personas con alergia deberán hacerlo más asiduamente en los días de primavera. Limpiando el coche con un trapo de microfibras lograremos eliminar la suciedad y evitaremos la proliferación de partículas nocivas para nuestra salud. Debemos prestar especial atención tanto a la tapicería como a los asientos, que suelen ser los sitios donde más se acumulan estos micro-organismos.

- Evita las horas punta de la alergia: Hay ciertas horas del día que en las que deberemos evitar conducir, siempre y cuando sea posible. El atardecer y el amanecer son los momentos del día donde suele haber más polen en el ambiente, lo que puede provocarnos un ataque de alergia mientras conducimos. Si no podemos evitar estas horas punta, tendremos especial cuidado a la hora de bajar las ventanillas para que así las partículas que nos producen alergia no puedan entrar en el interior del habitáculo.