https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

¿Cómo pasan la ITV los coches eléctricos e híbridos?

La particularidad de los vehículos híbridos es que utilizan tanto motor de combustión como eléctrico

S. M. Madrid

Según la Asociacón Española de Fabriacantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), las matriculaciones de vehículos eléctricos, híbridos y de gas -contando con turismos, cuadriciclos, vehículos comerciales e industriales y autobuses- han aumentado sus ventas un 55,2% en 2021 respecto al año anterior y se estima que, en los próximos años, siga aumentando su utilización.

Cada vez es más frecuente encontrar en las carreteras vehículos eléctricos e híbridos que ofrecen la posibilidad de desplazarse reduciendo el consumo de combustible, las emisiones de CO2 y la contaminación medioambiental.

Sin embargo, al igual que en el caso de los vehículos convencionales, este tipo de vehículos también deben superar el proceso de ITV.

Desde TÜV SÜD explican que, en primer lugar, se debe tener en cuenta que el tipo de motor no es relevante, es decir, si el vehículo es de uso particular y de combustión, eléctrico o híbrido, la ITV conserva la misma periodicidad, siendo obligatoria la primera una vez hayan transcurrido 4 años de la matriculación. A partir de ese momento y hasta los 10 años, deberá realizarse cada dos años y, una vez el coche tenga una antigüedad de 10 años o más, se deberá pasar anualmente.

Por su parte, la documentación a presentar en la ITV será la misma que requiere cualquier otro vehículo de combustión. Es decir, se necesita la ficha técnica de la ITV, el justificante de la cita previa y del pago online -si se hubiera realizado a través de la web- y el permiso de circulación. Por último, el proceso ITV de este tipo de vehículos funciona prácticamente igual en la base, al de un vehículo de combustión, pero con algunos matices. Por este motivo, conviene diferenciar entre vehículo eléctrico e híbrido:

Sin pruebas de emisiones ni ruido

La mayor diferencia en el proceso de inspección técnica de un vehículo eléctrico es que, al no emitir ningún tipo de gases y, además, al ser completamente silenciosos, no son necesarias las pruebas de emisiones ni de ruido. Cabe destacar que, aunque se pueda pensar que este tipo de vehículos presentan diferencias constructivas que pueden conllevar a una inspección distinta a la habitual, sus componentes ya están contemplados en el Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones ITV.

La particularidad de los vehículos híbridos es que utilizan tanto motor de combustión como eléctrico. Por tanto, al contrario que los coches eléctricos, deben pasar la prueba de emisiones y de ruidos.

Finalmente, una vez el vehículo, sea del tipo que sea, supera el proceso de inspección recibirá una pegatina ITV que acredita que el coche es apto para circular en condiciones de seguridad. En el caso de no llevarla visible en la luna delantera, la infracción puede suponer una multa de 100€.