El presidenet de BBVA, Carlos Torres, junto al consejero delegado de la entidad, Onur Genç. / r. c.

BBVA mejora su política de dividendos hasta el 50% del beneficio

La entidad se marca el objetivo de elevar su rentabilidad al 14% para 2024

Clara Alba
CLARA ALBA

Buenas noticias para los accionistas de BBVA. La entidad ha decidido mejorar la política de dividendos y repartirá entre el 40% y el 50% de su beneficio ordinario de cada ejercicio, frente al rango de entre el 35% y el 40% que regía desde 2017 y que mantenía su 'pay-out' (porcentaje del beneficio que se destina al dividendo) entre los más bajos de los principales bancos cotizados en el Ibex-35.

Esta nueva fórmula se llevará a cabo con el reparto de un dividendo a cuenta en el ejercicio, que se abonaría en el mes de octubre de cada año, y un reparto complementario que se desembolsará, previsiblemente, en el mes de abril. Desde la entidad indican que esta retribución en efectivo se podrá combinar con recompras de acciones.

BBVA ha explicado que la nueva política aplica para la remuneración ordinaria y, por tanto, excluye el plan de recompra de acciones de 3.500 millones de euros que la entidad acaba de lanzar y que está considerada como remuneración extraordinaria. En este sentido, la entidad tiene previsto que el primer tramo de este programa -por importe de 1.500 millones- se ejecute tras el Investor Day que se está celebrando este jueves.

El banco presidido por Carlos Torres también ha detallado sus planes de aquí a 2024. Y uno de los datos más optimistas tiene que ver con la rentabilidad esperada, en un entorno de tipos negativos que sigue presionando, y mucho, los márgenes del sector. En concreto, BBVA espera alcanzar al final del plan una rentabilidad sobre fondos propios (ROTE, por sus siglas en inglés) del 14%, frente al 11,7% de los primeros nueve meses de 2021.

En cuanto a la ratio de eficiencia (que mide la proporción de los costes sobre los ingresos), la mejora sería hasta el 42%, desde el 44,7% en el que se situaba a cierre de septiembre de 2021.

La entidad también ha centrado una de sus prioridades estratégicas en el crecimiento de clientes. Y prevé sumar 10 millones en el periodo. «BBVA tiene uno de los mayores niveles de ambición de la banca europea y así lo demuestran nuestros objetivos», ha señalado Onur Genç, consejero delegado del banco. «Vamos a ser un banco más grande y más rentable, con una oferta de valor única, afianzando nuestro liderazgo en eficiencia».

La entidad también ha defendido la operación por la que se ha hecho con el 50,1%de su filial turca (Garanti)que aún no controlaba, asegurando que se trata de una transacción «que crea un significativo valor para sus accionistas». Pese a ello, la cotización de BBVA volvió a desplomarse cerca de un 6%, acumulando una caída de más del 11% en las últimas cuatro sesiones.

Mientras esto sucedía, Torres también dejaba abierta la puerta a nuevas compras, incluyendo una posible operación con Banco Sabadell. «Ya saben que estuvimos en conversaciones con ellos y las tuvimos que suspende. Veremos qué nos depara el futuro», indicó el directivo.

Respecto al negocio en España, BBVA tiene previsto priorizar el uso del capital en los productos más rentables: consumo, pymes y empresas.

Del mismo modo, y para su negocio en conjunto, la entidad busca impulsar los segmentos de negocio de mayor valor y con mayor potencial de crecimiento, como los medios de pago «con propuestas de valor innovadoras como Aqua y la plataforma de pagos para empresas Openpay». Pymes, banca privada y gestión de activos y seguros serán otro de sus objetivos de aquí a los próximos años. «La banca de inversión y corporativa, que actualmente contribuye con el 15% de los ingresos del Grupo BBVA, es otro segmento con alto potencial», indican desde la entidad.

Otra de sus palancas se centrará en inversiones digitales en mercados nuevos y atractivos, como el reciente lanzamiento de su banco minorista digital en Italia, o inversiones directas como Atom en el Reino Unido y Solarisbank en Europa. Por otro lado, seguirá invirtiendo en fintech a través de vehículos de capital riesgo como Propel y Sinovation.

Temas

BBVA, Bolsa