El presidente de la AEB, José María Roldán, durante los cursos de la APIE en Santander. / aeb

La banca critica a Competencia por hacer pública la investigación por los ICO

El presidente de la AEB advierte de que publicar la apertura de un expediente provoca un daño reputacional «irrecuperable» incluso si el resultado es favorable al sector

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El presidente de la Asociación Bancaria Española (AEB), José María Roldán, ha lanzado este jueves una dura crítica a la Comisión Nacional del Mercado de Competencia (CNMC) por los expedientes abiertos contra cuatro bancos por posibles malas prácticas en la gestión de los créditos avalados por el ICO durante la crisis.

No se trata de las investigaciones en sí. Sino de hacerlas públicas antes de que tengan un resultado a favor o en contra de las entidades en cuestión. Durante su participación en unas jornadas organizadas por la APIE y BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, Roldán ha reconocido sentirse «tremendamente incómodo» ante la publicación de la apertura de estos expedientes sancionadores pues, independientemente del resultado, «provocan un daño reputacional irrecuperable».

A su juicio, el daño a la imagen del sector no se podrá resarcir incluso si el resultado de la investigación es favorable para los bancos afectados, para los que el presidente de la patronal ha puesto la mano en el fuego a la hora de valorar posibles sanciones. «Estoy seguro de que los bancos afectados que pertenecen a la asociación -como Santander o Banco Sabadell- lo han hecho bien y así quedará demostrado», ha explicado durante su intervención.

Riesgo reputacional

La reputación es, precisamente, una de las grandes prioridades para el sector, que ya consideran este punto como un activo casi tan importante como el financiero. Durante la crisis, y precisamente por su ayuda a los clientes a base de liquidez, las entidades lograron ese 'lavado de cara' que llevaban intentando consolidar tras años de escándalos judiciales, mala praxis en la comercialización de directivos o retribuciones demasiado elevadas a juicio de muchos.

Sin embargo, la ola de despidos y, de nuevo, los sueldos de los banqueros, vuelven a estar en el foco de los consumidores, poniendo en peligro todo lo recuperado en los últimos meses en esos términos de reputación. «En pocos meses y en circunstancias extraordinarias fuimos capaces de dar liquidez, de dar alivio a nuestros clientes; esto no es debatible. No es que el sector haya sido parte de la solución, es que sin él no habría habido solución», defiende Roldán.

Precisamente por eso, en la banca ha sentado especialmente mal la apertura de los expedientes de la CNMC, con los que el organismo comandado por Cani Fernández quiere comprobar si Santander, Sabadell, CaixaBank y Bankia ofrecieron productos vinculados como condición para acceder a los préstamos con garantía estatal.

La banca está ultimando ya un documento en el que se detallarán algunas recomendaciones para evitarlo. Pero Roldán ha negado que esta propuesta parta de una iniciativa o de un pacto con el Gobierno, que en los últimos meses ha sido precisamente uno de los más críticos con los despidos y las retribuciones en el sector. «Somos plenamente conscientes del sector en el que trabajamos y estamos dispuestos a mejorar, introducir criterios ESG en las remuneraciones, evitar la exclusión financiera...» aseguraba el presidente de la patronal.

Respecto a las políticas de retribución en las cúpulas de los bancos, Roldán ha defendido que las entidades españolas ya acumulan años de rebajas en los tramos variables, que incluso la mayoría de entidades suspendieron el pasado año como consecuencia de la pandemia. Asegura, además, que la industria está muy regulada y que los sueldos de los banqueros se discuten en las juntas de accionistas, añadiendo que los directivos del sector cobran mucho menos que sus homólogos en Europa y en EE UU.